Opinión

Banorte pasa la guillotina

1
 

 

BANORTE

“Buscar la eficiencia o despedir personal en el intento” será uno de los lemas fundamentales que parece aplicará Banorte en este año.

En estos días se pondrá en marcha un proceso de recorte de personal que, dicen algunos, es parte del proceso permanente de eficiencia operativa y, este año, esa institución financiera busca reducir entre 5 y 7 por ciento los gastos y, con ello, hacer un mejor uso de los recursos.

Si tomamos en cuenta el reporte de KPMG sobre la renovación tecnológica que hacen los bancos, el área de tecnología no tendrá ningún cambio, ya que desde hace dos años llevan el proceso de renovación de sus sistemas con la empresa IBM y eso implica también menor uso de personas en otras áreas del negocio, al contar con nuevos sistemas.

El grupo es uno de los pocos bancos que opera un gran número de trabajadores de forma directa, es decir, sin el famoso outsourcing, pero en esta quincena dirá adiós a muchos de sus trabajadores.
Aunque se especulaba podría ser entre 10 y 12 por ciento de la plantilla, que significaría más de dos mil despidos, parece que no es así, y el recorte de personal estará concentrado en reducir costos en general y despedir en aquellas áreas en donde haya duplicidades. Incluso José Córdoba Montoya que tenía un cargo en el grupo, ahora es sólo asesor externo.

Lo que no les han dicho del todo a los trabajadores en el eventual recorte del llamado “banco fuerte de México” es que una de las razones principales no es por falta de recursos o porque sean malos trabajadores, sino que (se sabe) es una condicionante que le han puesto los principales accionistas a Carlos Hank para tomar posesión como presidente del consejo de administración del grupo.

Aunque el consejo de administración lo aceptó en sustitución de Guillermo Ortiz el año pasado, para que el cargo tenga validez debe ser ratificado por la asamblea de accionistas, lo cual no ha sucedido aún, a pesar de que entró en funciones a partir del 1 de enero.

Dado los tiempos, Carlos Hank podría ir a la Convención Bancaria, el próximo 19 y 20 de marzo en Acapulco, sin haber sido todavía ratificado, ya que se prevé que la asamblea se realice a finales de ese mismo mes.

Se comenta que los accionistas han puesto condicionantes de que mejore la eficiencia del grupo, que si bien se ha venido optimizando, todavía no está en niveles aceptables. En 2014, el Índice de Eficiencia ubicó a Banorte en 48.5 por ciento, mejorando con respecto al índice de 52 por ciento que reportó en diciembre de 2013, debido a que los ingresos crecieron a un ritmo mayor que los gastos.

En el otro lado de la moneda se encuentra Santander, que en su informe anual, presentado por primera vez por Ana Patricia Botín, se destacó que en México se contrataron 2 mil nuevos empleados en 2014, mientras en Brasil su plantilla laboral se redujo en 2 mil 900.

Por lo pronto, para el “banco fuerte de México” y Carlos Hank la moneda está en el aire.

PENDIENTE
Y si eres menor de 30 años, quizás te interese que las bancas comercial y de desarrollo lanzarán el programa Crédito Joven con el que darán financiamientos de entre 50 mil y 2 millones de pesos, con una tasa de menos de 10 por ciento, suena bien, habrá que ver.

También te puede interesar:
¡Odio a mi banco!
¿Adiós a Banamex?
Empleados bancarios de primera y de segunda