Opinión

Banamex, Oceanografía
y CNBV, ¿capítulo cerrado?

Ernesto Torres Cantú, nuevo director general de Banamex, recibirá como regalo de bienvenida la multa que le impuso la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), desde el pasado 29 de abril, por las fallas detectadas en el origen del crédito por el caso Oceanografía.
Luego de cinco meses y medio, todo indica que este 15 de octubre la autoridad hará pública la multa que le aplicó a Banamex por sus malos procesos en el otorgamiento del crédito –en el producto de factoraje–, que ocasionó el concurso mercantil de Oceanografía, la salida de once empleados y la renuncia de Javier Arrigunaga, entre otras consecuencias más.

Según el reporte de la autoridad, enviado al Senado desde mayo, la investigación que se hizo detectó irregularidades, como deficiencias en los contratos, en la administración de riesgos y de auditoría interna, así como desapego a políticas y procedimientos internos. También, deficiencias en el sistema de control interno y fallas en el proceso de “originación” y administración de créditos. Esto, según el tabulador de multas, le puede significar algo así como 20 millones de pesos.
Una multa importante, pero no para rebasar a la sanción históricamente más alta que ha aplicado hasta ahora la CNBV, que corresponde a HSBC por su malos procesos en materia de prevención de lavado de dinero por 379 millones de pesos.

En lo que respecta a la CNBV, luego de esta multa y de haber entregado la opinión de delito a la Procuraduría General de la República (PGR), el caso de Banamex y Oceanografía lo puede dar por cerrado, ya que las investigaciones del presunto fraude corresponden a otras autoridades.

Los meses transcurridos, luego de que Banamex recibió la multa, hacen pensar que se inconformó con algunas de las observaciones hechas. De ser así, mañana sabremos si ya pagó la multa impuesta y aceptó esos errores que, incluso, originaron ya nuevas regulaciones para los bancos en materia de factoraje.

Para Ernesto Torres esta será la primera ola que tendrá que “surfear” en el mar negro de Oceanografía, ya que todavía falta que los créditos
–que pidieron se les reconozcan– sean aceptados, pues la lista definitiva de acreedores todavía no está concluida. Además queda esperar si aceptan la propuesta de la familia Alemán o no, pero, sobre todo, le falta poner en orden la casa ante los cambios que siguen dándose por renuncias y despidos en Banamex. Ahí la moneda sigue en el aire.

El miércoles será sin duda un día especial para el director general de Banamex. Por un lado una multa y, por el otro, estrenará su voto como miembro en la Asociación de Bancos de México para avalar la presidencia interina de Luis Robles, de BBVA Bancomer.

Twitter: @JLeyvaReus