Opinión

Ayer se decidió un recorte al gasto público

1
 

 

Módulo especial gabinete de Enrique Peña Nieto

En las próximas semanas, el gobierno federal va a anunciar una medida que fue decidida ayer. La decisión no fue fácil, por las implicaciones que tiene, pero la conclusión es que no hay de otra.

En una reunión de gabinete celebrada este lunes, se tomó la determinación de que habrá de efectuarse un recorte del gasto público programado para este 2015.

Le puedo asegurar que la decisión quizá no guste a muchos en el gobierno y, menos aún, a integrantes del propio partido del presidente, pues existía la idea de que en un año electoral esto no ocurriría.

Sin embargo, el mensaje enviado por el presidente Peña a su gabinete ayer fue contundente: por encima de cualquier coyuntura, incluso electoral, el gobierno se asegurará de preservar la estabilidad económica en medio de las turbulencias financieras y del derrumbe del precio del petróleo.

Ayer mismo, el precio del crudo mexicano quedó en 37.77 dólares por barril, uno de los mínimos de todo este ciclo bajista.

Desde luego que la directriz que ayer se dio es que el ajuste se comience en casa.

Habrá fuertes medidas de austeridad para todo el gobierno federal y el recorte que habrá de anunciarse apuntará al gasto corriente.

El trasfondo de esta determinación es la situación de volatilidad que persiste en los mercados financieros y que podría incluso agravarse.

El otro elemento a considerar es la mecánica de la cobertura petrolera, como aquí le hemos comentado.

A pesar de proteger los ingresos del gobierno federal, tal protección no se da de manera continua durante el año.

La programación de gastos e ingresos, cuyo calendario habrá de hacerse público en los siguientes días, debió tomar en cuenta una fuerte caída de los ingresos desde los primeros meses del año.

De este modo, si el gasto siguiera con el ritmo con el que se había previsto cuando se elaboró el presupuesto, probablemente se hubiera tenido que recurrir a un mayor endeudamiento para financiarlo, lo que fue rechazado.

Algo que ha conseguido México es diferenciarse de otras naciones emergentes por la solidez de sus finanzas públicas.

Si, aun de manera temporal, la respuesta a la caída de los precios del crudo fuera elevar el endeudamiento, probablemente hubieran empezado a surgir inquietudes respecto a la estabilidad futura, lo que hubiera alimentado la incertidumbre.

Justamente para evitar esa circunstancia es que se tomó la decisión ayer.

Probablemente el anuncio no ocurra de manera inmediata. Es muy probable que se dé a conocer cuando ya estén sesionando las Cámaras en febrero.

Pero puede dar por hecho que no hay vuelta atrás.

La opción era apostar al interés político-electoral de corto plazo, a costa de causar un alto riesgo para la estabilidad de largo plazo, o sacrificar ese interés inmediato en aras de asegurar que el país tenga el menor daño económico posible por efecto de la inestabilidad. Se optó por lo segundo.

Davos

En un próximo comentario concluiremos la reflexión sobre Davos.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:

Cómo se vio a México en Davos
México: otra historia que contar
Datos para el optimismo