Opinión

Avances en la lucha contra la ilegalidad, pero aún falta mucho por hacer

 
1
 

 

SAT

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), así como el Servicio de Administración Tributaria (SAT), se han dado cuenta de que hacer valer la ley combatiendo el contrabando y la subvaluación de mercancías en las aduanas del país, además de beneficiar a la planta productiva nacional, les genera mayores ingresos fiscales.

Pero antes de dar las buenas noticias en este sentido, es necesario explicar que el contrabando técnico y la subvaluación son prácticas ilegales a las que recurren algunos importadores ventajosos, quienes no declaran correctamente la cantidad de productos que ingresan al país y tampoco manifiestan verdaderamente cuanto les costaron, para de esta manera evadir el pago del Impuesto General a la Importación (IGI) y del Impuesto al Valor Agregado (IVA). Con esto logran una ventaja en costo respecto a los productos hechos en México que si pagan impuestos, lo que ocasiona que los productos extranjeros desplacen a los nacionales, lo que se traduce en ocasiones en cierre de empresas y pérdida de empleos.

A continuación presento un ejemplo de cómo funciona la subvaluación y porque es tan dañina: suponga que un producto importado tiene un precio de $10 dólares. Si el tipo de cambio es de $18 pesos por dólar, el arancel es del 20% y el IVA es del 16%, entonces ese producto importado debe pagar 70.56 pesos de impuestos; pero si el importador falsifica la factura y dice que el producto le costó 1 dólar, entonces dicho producto sólo pagará 7.06 pesos de impuestos. Esta evasión de las contribuciones es lo que le permite obtener un beneficio en costo y desplazar a los productos hechos en México.

Afortunadamente hay datos alentadores de que la autoridad ha avanzado en la lucha contra este mal. Sucede que de acuerdo con informes de la SHCP, no obstante que las importaciones totales de nuestro país cayeron en 1.2%, al haber pasado de 399.977 miles de millones de dólares (mmdd) en 2014 a 395.232 mmdd en 2015, la recaudación por el impuesto general a las importaciones aumentó 26.5% el año pasado, porcentaje superior al alza que el dólar registró en promedio, el cual fue de 19.5 por ciento.

Si bien lo recaudado por el impuesto general a las importaciones en 2015 sumó 44.095 miles de millones de pesos (mmdp), y representa sólo el 1.8% de los 2.366 billones de pesos de ingresos tributarios, es una cantidad considerable que tiene un enorme potencial para seguir creciendo en la medida en que la autoridad fiscal realice mejores análisis de riesgo respecto al comportamiento de los importadores, sea más preciso en las revisiones físicas que hace a los contenedores; y sobre todo, tenga mayores elementos para poder desechar el valor de la mercancía cuando resulta evidente que se pretende importar algo a un precio por debajo de lo que costó fabricarlo (por ejemplo: pantalones de mezclilla a 50 centavos de dólar).

Desde luego que aún falta mucho por hacer, ya que la recaudación por impuesto a las importaciones en 2015 es equivalente a apenas unos 2.76 miles de millones de dólares (44.095 mmdp a un tipo de cambio promedio de 15.9698 pesos por dólar), cifra que representa apenas el 0.7% del total de importaciones de dicho año, las cuales sumaron 395.232 mmdd.

Es verdad que poco más del 66% de las importaciones de México provienen de países con los que tenemos tratado de libre comercio por lo que no pagan impuesto a la importación; pero aun así, el cobrar 2.76 mmdd por impuestos a la importación es muy poco en relación al volumen de comercio, por lo que los esfuerzos se deben redoblar para seguir combatiendo el problema del contrabando y subvaluación en las aduanas.

Quiero ser enfático en que no se trata de aumentar los impuestos a la importación actuales, sino de que se respete el marco legal vigente en aras de que la competencia que enfrentan los fabricantes en México sea legal para que puedan crecer en producción y empleo. Y es que en teoría los aranceles sirven para compensar las diferencias entre países en sus costos de fabricación (mano de obra, energía, etc.), por lo que debe quedar bien claro que un importador que realiza contrabando o subvaluación perjudica a la planta productiva nacional.

En este sentido, la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores también deben trabajar con la autoridad de manera que se puedan hacer los cambios necesarios a la Ley Aduanera para que se tengan aún más instrumentos para castigar a los importadores que recurrentemente importan mercancías en condiciones de subvaluación.

Director General GAEAP.

Correo:alejandro@gaeap.mx

www.gaeap.mx


También te puede interesar:

La complejidad de las decisiones de política monetaria

Efectos negativos y positivos de la caída en el precio del petróleo

Tipo de cambio y la competitividad ganada por México