Opinión

Aumentar salarios
y ¿reducir gastos?

Mucho se ha hablado, opinado y analizado sobre las ventajas y desventajas, costos y beneficios, de incrementar el salario mínimo, a partir de la propuesta del jefe de Gobierno del Distrito Federal. Sin embargo, poco o nada se ha planteado acerca de qué políticas públicas, acciones e inversiones se deberían realizar para reducir los gastos en los que incurre la población, en particular aquellos que le posibilitan trabajar y generar ingresos, y que se vinculan con la dotación de servicios públicos. El más evidente es el gasto en traslados y movilización que incluye no sólo el costo del transporte privado (automóvil) o público (Metro, Metrobús y microbuses) sino el tiempo que se pierde en ello.

De acuerdo con estimaciones del Centro de Transporte Sustentable México (2012), en el Distrito Federal (DF) y área metropolitana se pierden 3.3 millones de horas-hombre al día por problemas viales lo que, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), significa una pérdida neta de 33 mil millones de pesos al año. Esos cálculos suponen que el tiempo promedio de un desplazamiento es de una hora con veinte minutos en automóvil y de dos horas con ocho minutos en transporte público, cifras que según la evidencia diaria de los habitantes de la ZMCM previsiblemente se han incrementado en los últimos años.

Según el Imco, si esos tiempos se redujeran a la mitad, ello sería equivalente a 32 días de salario por trabajador en promedio que, si los destinara a ampliar su jornada laboral, significarían un incremento de aproximadamente 13 por ciento de su salario anual; si los destinara al “ocio” (descanso u otras actividades no remuneradas) y como demuestran múltiples estudios en la materia, ello se traduciría en un aumento de su productividad. Proporcionalmente el efecto sería mayor para la población de menores ingresos, en la medida que utiliza transporte público y los tiempos de traslado son mayores al promedio.

Por otra parte, de acuerdo con la Encuesta Ingreso-Gasto de los Hogares que elabora el Inegi, en 2013 los tres estratos de menores ingresos (30 por ciento de los hogares) gastaron entre 7.0 y 10 por ciento de su ingreso en transporte. Por tanto, cualquier medida tendiente a reducir los costos correspondientes, significaría un incremento del “ingreso neto” de esos trabajadores.

La reducción de los tiempos de movilización y de los costos de transporte requiere inversiones en infraestructura vial, pero también capacidad administrativa, cambios regulatorios y decisión política para instrumentar acciones correctivas. El Metro muestra un rezago de inversión de más de 20 años y su expansión ha sido prácticamente nula, sobre todo si se excluye la fallida Línea 12; como planteó el jefe de Gobierno en su participación en “La Silla Roja” de EL FINANCIERO Bloomberg, ahora sí se ampliará la red del Metro. Ojalá sea el caso, pero hace falta mucho más que eso, empezando por una coordinación mínima de los sistemas de transporte urbano.

El sistema de semaforización de la ciudad es un desastre y, desde 2007, no se actualiza la información de los flujos origen-destino, con lo que es imposible precisar dónde y cómo desatorar los cuellos de botella. La falta de bacheo en vialidades primarias y secundarias no sólo implica costos adicionales para vehículos públicos y privados, sino que entorpece la circulación. La nula capacitación de policías de tránsito (y/o de sus superiores) implica cierres arbitrarios de carriles en vialidades con un “efecto cucaracha” en la congestión vehicular. En el ámbito regulatorio, la ausencia de disposiciones para el transporte pesado de carga, así como de las manifestaciones y plantones, también agrega a dicha congestión. Y qué decir de la anarquía que prevalece en los paraderos y en las rutas de los microbuses.

Si bien el debate para incrementar los salarios mínimos es deseable, también lo es que las autoridades instrumenten políticas públicas que contribuyan al bienestar de los ciudadanos y cumplan con las funciones para las cuales fueron electas.

Twitter: @ruizfunes