Opinión

Audi y las dos
cadenas de TV

1
 

 

Audi

Los medios de comunicación mexicanos son una selva en materia de gestión de recursos humanos. La norma es que carecen de estándares de clase mundial para reclutar, capacitar, desarrollar y hacer concordar prioridades individuales con las prioridades de la organización. El reciente caso de MVS lo refleja fielmente: la empresa iba por un camino, mientras los empleados despedidos iban por el suyo, lo cual no habría ocurrido si hubiese existido concordancia de ideales, metas y objetivos pactados ex-ante. El caso ya tomó carácter de lavadero.

Afortunadamente la llegada de empresas globales a México ha permitido que atestigüemos cómo sí es posible administrar los recursos humanos más allá de las leyes laborales. Empresas como Nestlé, American Express, Coca Cola, Unilever, Pepsico, MSD y cientos más que operan aquí son reconocidas por sus altos estándares en la gestión del talento. Son estas empresas las que ponen el ejemplo: se toman su tiempo para reclutar al personal idóneo; lo desarrollan; le diseñan planes de carrera. Muchas de estas multinacionales aparecen con regularidad en el ranking de las mejores empresas para trabajar. La gente que trabaja ahí es feliz.

En los medios de comunicación mexicanos estas prácticas no existen. Las contrataciones ocurren sin procesos formales; el desarrollo de los empleados aparece intuitivamente; los planes de carrera no existen; a la gente la despiden sin procesos de outplacement; los tramos de toma de decisión están pobremente definidos y dañan el clima organizacional, y otras atrocidades de dar pena.

Hace unos días la empresa alemana Audi dio a conocer una comunicación que refleja lo que implica echar a andar un proyecto de gran magnitud. En la comunicación se lee: “Audi está formando a más de 600 empleados mexicanos en las plantas de la empresa en Alemania. Dentro del marco del programa de cualificación individual, los compañeros mexicanos reciben, dependiendo de su perfil profesional, entrenamiento on the job, formación continua específica y clases de idioma (…). De este modo, la empresa permite que los empleados mexicanos establezcan vínculos a nivel profesional y personal, yendo aún más allá de los límites del ámbito laboral, al tiempo que conocen la cultura del país que los ha acogido.” ¿Qué implicará esto? Que desde la primera Q5 que aparezca en San José Chiapa, Puebla, los procesos de Audi serán perfectos.

Ahora que surgirán dos cadenas de TV nuevas en México deberíamos aspirar a que cambie el panorama de la gestión de recursos humanos en esta industria. Es algo de lo que nadie habla, pero que es primordial para elevarle el nivel. ¿Difícil? No. Basta imitar lo que hacen las multinacionales en México. Como Audi.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
Tenemos las mejores finanzas... y al mejor financiero
“Hay un andador de piedras”
No hay mexicano feliz con su banco