Opinión

Atrevimientos

 
1
 

 

Isaac Castillo Luna.

Gil desea empoderarse, pero no es mujer. ¿Qué le aconsejan la lectora, el lector y el lecter? ¿Acaso comprarse un vestido de Carolina Herrera?

¿Adquirir un coordinado de Victoria’s Secret, de esos que ningún hombre soporta sin aullar como un lobo? ¿Un tratamiento de inyecciones de estrógeno? ¿Una charla de mujer a mujer con Marta Lamas? Lo que sea con tal del empoderamiento. Gil lo sabe: el que se empodere será un gran empoderador. Dejemos este asunto aspiracional (gran palabra que Gamés no veía la hora de escribir en esta página del fondo; otra vez: aspiracional).

Olvidemos de momento el empoderamiento y dirijamos baterías al atrevimiento (miento-miento). Gil había rendido la plaza y entregado la guarnición al diputado panista que preside la Comisión (ción-ción) de Cultura, el joven abogado Taboada. Eso no es nada, el mismo día, Ricardo Monreal nombró a Isaac Castillo Luna como jefe de Unidad Departamental de Fomento Educativo.

El angelito es egresado de la Facultad de Ciencias Políticas. En el año 2013, el joven Castillo formó parte del asalto y toma de la Dirección del CCH en protesta por la expulsión de varios porros del CCH Naucalpan que agredieron a trabajadores de la UNAM, prendieron fuego a una oficina y reventaron petardos a las puertas de la escuela.

Ideas
El flamante jefe de la unidad educativa de la Delegación Cuauhtémoc gana sus buenos 18 mil pesos. Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y caviló: que nadie se confunda, no se trata de un contrasentido, mucho menos de un error o un desacierto informativo.

Monreal ha nombrado al joven Castillo porque sabe que necesita un grupo de choque en la delegación y Castillo sabe de eso. En buen español, Castillo Luna es el jefe de la unidad de porros de la Delegación Cuauhtémoc. Isaac: necesitamos reventar el acto de Mancera en tal o cual lugar. Isaac asiste con unos amiguitos. Isaac: queremos llamar la atención del delegado perredista Sutano. Isaac va.

Gil no quiere quedarse atrás. Si Taboada puede presidir la Comisión de Cultura y Castillo Luna la unidad educativa de la Cuahtémoc, la locutora Monserrat puede perfectamente ser la nueva directora de publicaciones del Conaculta. ¿Han hablado con Monserrat? Se van de espaldas. Mju. ¿De acuerdo? Si el verde Arturo Escobar, puede ser subsecretario de Gobernación, Gilga se pregunta si Rubén Núñez, líder de la CNTE, no haría un papel decoroso en la subsecretaria de Educación Media Superior, la Básica le quedaría chica. La verdad, para lo que ha hecho Rodolfo Tuirán, Núñez no desmerecería, lo que sea de cada quién. Recuerden: sin audacia y atrevimiento no crecen los olivos.

Anjá.

En San Pedro
Ah, Gil se enamoró de la imagen. Liópez en el Vaticano frente al Papa Francisco entregándole una medallita de Fray Bartolomé de las Casas y un breve mensaje. Liópez dio a conocer al mundo en su cuenta de Facebook el contenido de su misiva: “Estimado Papa Francisco: vine a entregarle una medallita de Fray Bartolomé de las Casas, defensor de los indios...”.

Gil tuvo un ataque de risa loca. El “estimado Papa” de Liópez está a la altura del “Hola, Rey” de Fox cuando habló por teléfono con Juan Carlos. Desde luego pudo ser peor y escribir: “Qué onda, Papa”. La medallita le trajo de inmediato a Gamés la cumbia de la Sonora Dinamita (todos a bailar): “Ay, el niño salió a la calle y encontró una medallita / el niño salió a la calle y se encontró una medallita / representa la imagen de la virgen María/ preciosa virgencita y el niño se persigna / y besa su medallita”. Lectora, lector, recuerden esta cumbia, por piedad, por amor a Dios, por respeto a su representante en la tierra.

Gil se reventó completa la versión de la Sonora Dinamita deslizando sus ágiles pies sobre la duela de cedro blanco: “Ay, el niño salió a la calle y se encontró una medallita”. En fon.

Con prosa no del todo inspirada, Liópez le recuerda a su Santidad que todos los papas han sido cristianos, pero unos más y otros menos. “A diferencia de Dios, somos seres humanos con errores y aciertos”.

¿Errores? ¿Ha pronunciado usted la palabra error? Esto lo va a saber Liópez. Ah, que usted es Liópez. Pues entérese, estimado Liópez, que usted no comete errores, se los fabrica la mafia del poder. Entre en razón, por favor, la cercanía con Dios lo ha cegado.

“Celebro su decisión de visitar nuestro país el año próximo. Su presencia en estos tiempos aciagos será de gran aliento para nuestro pueblo. Su mensaje espiritual ayudará a que no se pierda la fe en la justicia y ha mantener encendida la llama de la esperanza”. Para ser el mensaje de un líder de la izquierda mexicana, no está nada mal. Se sabe que los papas curan de los males espirituales a pueblos enteros. Ay, Liópez, es que de veras.

Sí, los viernes Gil toma la copa con amigos verdaderos. Mientras los acólitos, perdón, los meseros, se acercan con las charoles y las charolas que soportan una botella y otra botelle de Glenfiddich 15, Gamés pondrá a circular la máxima de Chesterton: “donde acaba la biología empieza la religión”.

Gil s’ en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Muy digerible
Basave
El paro