Opinión

Así vamos... grave problema la caída del sector productor de bienes de capital

10 febrero 2014 4:57 Última actualización 18 julio 2013 5:27

 
 
 
Juan Castaingts Teillery
 
 

EL FINANCIERO del pasado martes 9, indicó en su página 9, que el sector de bienes de capital se encuentra al borde de la desaparición; de 2,600 empresas en el 2001, hoy quedan 400, y señaló además que esta industria sólo trabaja al 50% de su capacidad.
 
 
Es una noticia muy mala con graves consecuencias negativas para el país. Lo analizaremos y pedimos perdón y un poco de esfuerzo por el siguiente análisis debido a que es un poco teórico para un artículo periodístico, pero que considero muy importante.
 
 
Tomaremos en cuenta dos ramas de la producción, la rama 1 que se dedica a la producción de bienes de capital y la rama 2 que se dedica a la producción de bienes de consumo y agregaremos el número 1, cuando se trate de la rama 1 y, el número 2 cuando se trate de la rama 2.
 
 
La rama 1, de bienes de producción o de capital, es el resultado del uso del capital que se tiene que reponer y de la acumulación del aumento del capital; de la ganancia lograda en esa rama y del pago de salarios.
 

En la rama 2, productora de bienes de consumo, sucede lo mismo sólo que ahora se le distinguirá porque al final de las siglas se pone el número 2.
 
 
El análisis es simple y de hecho, el conjunto de intercambios mercantiles conduce a la existencia de 3 mercados:
 
 
1. El mercado de los bienes de capital que produce la rama 1 y que esa misma rama necesita para seguir produciendo y crecer.
 
 
2. La rama 1 necesita bienes de consumo para sus asalariados y para los bienes de consumo que se adquieren por medio de las ganancias. La rama 2 necesita bienes de capital para reponer el desgaste de sus máquinas y para obtener partes e implementos así como materias primas que le debe de comprar a la rama 1. Así hay un intercambio entre las dos ramas, la rama uno vende bienes de capital (maquinaria, partes, implementos y materias primas), y la rama dos vende bienes de consumo para asalariados y empresarios.
 

Este es el segundo mercado.
 

3. La rama 2 produce bienes de consumo para sus mismos asalariados y empresarios.
 
 

La rama 1 y la 2 son interdependientes y se necesitan una a la otra, tanto para producir como para vender. Si la rama 1 no crece lo suficiente, la rama 2 no tendrá los bienes de capital que necesita. Si la rama 2 no produce lo suficiente la rama 1 no tendrá los productos de consumo que requiere para sus asalariados y empresarios.
 
 

El hecho es que hay un progreso técnico el cual conduce en general, a que cada vez más se necesite más capital por hombre ocupado. La productividad de la mano de obra se suele lograr por medio del uso de máquinas cada vez más abundantes y sofisticadas. Este fenómeno tiene fuertes consecuencias en las relaciones entre las dos ramas.
 
 

Primero, la rama 2 (productora de bienes de consumo) por el hecho de su progreso técnico, necesita cada vez más bienes de capital y relativamente, cada vez menos bienes de consumo porque utiliza cada vez más capital por hombre ocupado. Entonces a medida que crece y se tecnifica, aumenta su demanda de bienes de capital y reduce su demanda de bienes de consumo. Segundo, en la rama 1 sucede lo mismo. La tecnificación y el progreso técnico, hace que se requiera cada vez más capital en proporción a los salarios, para producir las máquinas, implementos y materias primas. Y por ende, la rama 1 requiere proporcionalmente, menos bienes de consumo.
 
 

De esta manera el crecimiento económico conduce a que la rama 1 aumente su producción más rápidamente que la rama 2. Dicho de otra manera, todo crecimiento de la rama 2conduce a un aumento multiplicado de la rama 1. Un país que no produce bienes de capital, depende en forma creciente de las importaciones que hace del mismo provenientes de los países industrializados. y tiende a crecer menos que ellos. Esto es en buena parte, la historia de México y América Latina y por eso la crisis de la industria de bienes de capital es una desgracia, una consecuencia grave de la mala política económica y una de las causas del estancamiento actual.

Profesor Investigador UAM-IA.