Opinión

“Así truena la galleta” con las startups

 
1
 

 

Reciclaje de PET. (Bloomberg/Archivo)

México ha ingresado a la dinámica de la “Startup manía”. Los proyectos de política pública pro Pymes y emprendimiento de avanzada en el país, encabezados por el INADEM han logrado insertar a nuestro país dentro del selecto grupo de naciones que aportan innovaciones de aplicación global que estimulan el apetito de capitales de riesgo en las grandes capitales.

No hemos hecho un mal papel. Hay decenas o centenares de proyectos que merecen reconocimiento y han contado con los beneficios de proceso de aceleración comercial. Proyectos de jóvenes mexicanos se incuban o aceleran en instituciones que para ello trabajan en otras grandes capitales de la economía global.

Ya tenemos instituciones mexicanas, derivados de la política pública mexicana, que tienen respaldo o membresía en las grandes aceleradoras del mundo ubicadas en Washington, Los Ángeles, París, Chicago, Inglaterra, Chile, por mencionar algunas.

La creatividad del mexicano ofrece frutos interesantes que despiertan la curiosidad y admiración de extranjeros. Empresas de muchachos nacidos en territorio nacional ahora son creadas en otras partes del mundo aprovechando los estímulos que para ellos se han articulado.

Una de las características de estas empresas son su aplicabilidad global y se vinculan la mayoría en el terreno de las tecnologías de información y el “mundo digital” pensando en aplicaciones para dispositivos móviles. Hay de todo.

Pero los emprendedores mexicanos no solo trabajan para este tipo de proyectos o empresas. También la innovación se relaciona con las necesidades concretas y específicas dentro del territorio nacional aunque en su proyección puedan ser aprovechadas en otras economías del mundo.

También hay decenas de ellas cuando no centenares.

Recién comentamos en este espacio de muchachos Politécnicos que consiguen un tabique o ladrillo derivado del proceso de reciclar el pet.

Resulta mucho más barato, más ligero, con mayores bondades constructivas entre las cuales está una mayor capacidad de carga.

Imagine lo que este proyecto puede significar para la construcción de interés social.

Pero nada se mueve. Una de las grandes limitaciones de la política pública pro pymes y emprendimiento es su limitación en procesos de vinculación. Es, diría el clásico, un área de oportunidad.

Hay concretos que dejan pasar la luz, pisos urbanos que son ecológicos al permitir el paso del agua y con ello la recarga de mantos friáticos.

Hay productos que hacen una suerte de “cemento” que se elabora a partir del uso de la tierra existente en la región en donde se construye. Incluso se puede pensar en el aprovechamiento de la arena del mar.

Este grupo de productos innovadores también han surgido en México pensando primero en las grandes necesidades sociales y retos que impone el crecimiento o el cuidado del medio ambiente.

Estas también se han consolidado gracias a políticas públicas de apoyo al emprendimiento aunque no disfrutan del reflector global que se invierte en favor de las START`s Up´s.

¿Estaremos viviendo lo mismo que ya vivimos con las multiafamadas empresas del “punto com” que ocasionaron una defraudación global de dimensiones espectaculares?

Es preferible pensar que no, aunque siempre está la duda abierta. Lo cierto es que los dados del recurso público tienen una mayor propensión hacia esa startup manía, aunque no lo quieran reconocer.

“That´s the way the cookie crunchs” dirían los de Bloomberg.

Twitter:@ETORREBLANCAJ

Correo:direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:

Pyme atiende problema de autismo en México

Los 'llaneros solititos' del emprendimiento

Pyme renovará estrategia del futbol