Opinión

Así fue como me estafaron en Twitter

 
1
 

 

Pantallas con logo de Twitter

No voy a exagerar. Sólo fueron 700 pesos, pero me estafaron.

La última comunicación que recibí del usuario de Twitter @brennd_lloopzz, quien a cambio de un depósito que le hice en un Oxxo me prometió dos boletos para un concierto, fue esta, en mensajes directos (MD) sucesivos:

“Oye que onda” (sic)
“No te estafé”
“Por algo doy la cara”

Pero sí me estafó. No dio la cara. Y me bloqueó, lo que me hizo difícil prevenir a otros tuiteros que andaban en las mismas que yo.

La ausencia en México de una plataforma que conecte digitalmente revendedores y compradores como StubHub (de eBay) y que ofrezca la certeza de que los boletos para eventos deportivos, musicales y artísticos son válidos, me hizo postear desesperadamente en Twitter que buscaba tickets para el concierto de Jamie XX la semana pasada.
Digo “desesperadamente” porque Twitter evidentemente no es un medio óptimo para comprar y vender bienes, servicios. Facebook lo es más. Pero en ese momento no reflexioné que lo que buscaba en Twitter muy probablemente me lo ofrecería alguien quien no conozco, con quien no tengo amigos en común, con una identidad que no pasó ningún control para garantizar su veracidad y sin ningún sistema efectivo para denunciar malos comportamientos.

Pero eso es la esencia y el valor de Twitter: no ser una red social, sino un medio digital que promueva la ruptura de nuestro encapsulamiento social definido por nuestros conocidos, amigos, familia, muchas veces vía el anonimato.

En fin.

El hecho de no conocer a esta persona (@brennd_lloopzz) que se identificó como Brenda Pamela López Zaragoza –me pasó una foto de su IFE vía MD– no me detuvo a entablar un acuerdo con ella. ¿O con él?

Fui un atrabancado, está claro, y el timo me hubiera pasado igual offline por mi descuido. Pero también está claro que emprendedores e inversionistas tienen una oportunidad de negocio en la plataforma para la reventa de boletos. Hay mercado, porque yo no fui la única víctima de esta persona.

Twitter: @leyva

También te puede interesar:
​De cómo el iPhone mató a RadioShack… en EU
El peor servicio para ver Netflix
Audi contra los 'geeks' del Silicon Valley