Opinión

'Arrival', ¿una adaptación imposible?

 
1
 

 

Arrival. (Cine PREMIERE)

El gobierno de Estados Unidos contrata a una lingüista para decodificar el idioma de una serie de alienígenas que han aterrizado en diversas partes del mundo. Conforme su conocimiento del lenguaje extraterrestre avanza, la lingüista empieza a entender el universo, y su propia vida, de una forma distinta. Estos pasajes, en apariencia más técnicos, se interrumpen por recuerdos de la relación de ella con su única hija. En las últimas páginas, el autor Ted Chiang vincula ambas narrativas de forma magistral, hasta que una resulta impensable sin la otra. Story of Your Life es uno de los cuentos más fascinantes que he leído este año, y la base para Arrival, la nueva película de Denis Villeneuve, protagonizada por Amy Adams, como Louise, la lingüista.

En esta columna ya he dicho que las adaptaciones cinematográficas deben funcionar separadas de su fuente. El espectador no tiene que volverse lector para 'entender' la película (entrecomillo porque ese es el argumento predilecto de quienes sugieren leer equis cómic o novela para de veras disfrutar cierta adaptación). Leer Story of Your Life no es necesario para comprender Arrival; su lectura, si acaso, arruinará las sorpresas que depara la obra de Villeneuve. No obstante, el cuento de Chiang sí ayuda a revelar los problemas centrales de su adaptación. En este caso, por lo tanto, me tomaré licencia para revisar la fuente.

En la superficie, ambas cuentan la misma historia. Una es estupenda; la otra, una película en muchos sentidos virtuosa y finalmente fallida. ¿Qué las distingue? Yo diría que es el carácter eminentemente literario de la premisa. Tanto en Story of Your Life como en Arrival el lenguaje forma parte central del argumento: la deconstrucción de un idioma, la sintaxis, la forma en que es pensado y expresado, transforman la vida de Louise. Se trata, pues, de una narración perfecta para la palabra escrita y complicada para trasladarse a imágenes. Villeneuve se topa con este brete a la mitad de Arrival, después del deslumbrante primer encuentro entre Louise y los extraterrestres. Al director le resulta imposible condensar la importancia y las características peculiares del idioma alienígena sin sermonear al espectador o darle una clase de lingüística, y por eso incorpora montajes, sin remitente ni justificación, para exponer la información necesaria, como cuando uno de los científicos del equipo, Ian (Jeremy Renner), explica –quién sabe a quién– todo lo que Louise ha hallado sobre el lenguaje alienígena. Una y otra vez, Arrival opta por la pedagogía como método explicativo. Las relaciones entre los personajes, tan lúcidas y económicas en el cuento de Chiang, se quedan en el asiento trasero.

Story of Your Life es interna, pero no externamente dramática, y eso también plantea un problema para su adaptación. Los cambios ocurren en la mente y el corazón de Louise, pero la llegada de los extraterrestres apenas si acarrea una amenaza. Una película, sobre todo si viene de Hollywood, apenas se puede sostener en un conflicto difícil de visualizar… y no se me ocurre algo más complicado de traducir en imágenes que el cerebro y el alma de una lingüista lentamente transformados por su conocimiento de un nuevo idioma. Consciente de este embrollo, Arrival incluye la amenaza patente de un ataque humano contra los aliens: colaborar y escucharnos sin importar la diferencia de razas o credos se vuelve esencial; no hacerlo implicaría (supongo) una guerra intergaláctica. Esta trama seguro calará hondo en la era de Trump, pero lo cierto es que no va en paralelo con el resto de la película. El valor de la comunicación, como tema, tiene poco que ver con la transformación íntima de Louise, y las revelaciones a las que llegará con respecto a su pasado y su futuro. Arrival es inconexa; una serie de historias que no terminan por trenzarse y cuya resolución se siente impuesta más que lógica.

Ninguno de estos reparos resta un ápice de fuerza al genio visual de Villeneuve y su fotógrafo Bradford Young, quienes han hecho una película estéticamente consistente –llena de bruma, de rincones opacos, como nuestra memoria–, ni a la actuación magistral de Amy Adams, que logra transmitirnos el asombro, el terror y la empatía que Louise siente con los alienígenas (en sí, creaciones asombrosas). Adams, una actriz dúctil y magnética, es tan brillante que el drama de Story of Your Life, esa pequeña obra maestra, vive en su mirada.

Twitter: @dkrauze156

También te puede interesar:
'Dr. Strange', un superhéroe inteligente
'Swiss Army Man', para sobrevivir, aléjese de ella
'Black Mirror', el lado oscuro de la tecnología