Opinión

Arranca AMLO su campaña de 2018

1
 

 

AMLO buscará la presidencia otra vez

La última ocasión que en México tuvimos un gobierno que puede calificarse como “populista” fue en el sexenio de Luis Echeverría.

El de López Portillo, durante buena parte de su gestión, más bien fue derrochador y desordenado, y en muchas áreas deshonesto, pero no propiamente populista.

Quienes nacieron después de 1976, el último año en el que estuvo Echeverría en el gobierno, representan apenas 15 por ciento de la población y quienes tenían 18 años o más en 1970, cuando comenzó su sexenio, representan apenas 4.0 por ciento del total de los mexicanos.

Esto quiere decir que ya es muy poca la gente en el país que tiene vivo el recuerdo de lo que significa vivir bajo un gobierno populista, particularmente por sus consecuencias a largo plazo.

Por esa razón es que el discurso de López Obrador puede resultar atractivo para múltiples grupos de la población.

El otro factor es la persistencia de la pobreza. De acuerdo con los datos oficiales compendiados por Coneval, entre 1992 y 2012 (año más reciente de medición), el porcentaje de personas en condición de pobreza de patrimonio pasó de 53.1 a 52.3 por ciento. Es decir, virtualmente nada bajó en este lapso de 20 años.

Y específicamente en la etapa más reciente, creció de 42.9 por ciento en 2006 a 52.3 por ciento en 2012.

Es decir, es un hecho que durante los gobiernos más recientes del PAN y del PRI, no se abatió la pobreza (al menos medida de esta manera).

Malos resultados en materia de reducción de pobreza, olvido de lo que implica un gobierno populista, un alto reconocimiento de López Obrador y la crisis de los partidos tradicionales, son la combinación de factores que le pueden dar un alto grado de competitividad a su propuesta.

Es en ese contexto que hay que entender el arranque de la campaña publicitaria de Morena en la que se hace presente Andrés Manuel López Obrador.

Hasta ahora, la publicidad de Morena no había usado la imagen del excandidato presidencial. Desde ahora, la participación de AMLO crecerá hasta llegar a su punto máximo al final de la campaña.

En la conversación que esta semana tuvimos en La Silla Roja, en EL FINANCIERO Bloomberg TV, con Ricardo Monreal, precandidato único a la delegación Cuauhtémoc, éste expresó la intención de Morena de convertirse en la fuerza política número uno en el DF y obtener quizás un porcentaje de votación de dos dígitos a nivel nacional.

Independientemente de que lleguen a esas metas o se queden por abajo, lo que todas las mediciones de opinión e intención de voto que se han hecho hasta ahora reflejan es que van a convertirse en una fuerza electoral relevante que usará esta campaña como pista de despegue para la candidatura presidencial de López Obrador en 2018. Es una intención clara y explícita.

Un amigo argentino me dijo una vez: “Por más mal que esté el país, en México la mayor parte de la gente no sabe lo que puede significar que un populista llegue al poder y el desastre al que puede dar lugar por décadas enteras”.

Desde estos días, el país empezará a vivir esta disyuntiva, con la paradoja de que los enemigos de AMLO son a veces quienes más lo ayudan a que crezca en popularidad.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Anunciarán hoy alianza con el mayor del mundo
¿Llegará el dólar hasta 16 pesos?
¿Qué golpe de credibilidad se requiere?