Opinión

Arne, el síntoma y la enfermedad

1
   

    

Arne (Tomada de Facebook oficial)

Como cualquiera de ustedes, en las últimas horas y días he leído y escuchado documentados análisis sobre los excesos, de forma y fondo, de la actuación de Arne aus den Ruthen, el llamado city manager de la Miguel Hidalgo.

Ya me convencieron. Arne es un peligro para México. Ni más, ni menos. El pernicioso rosario de sus agravios va desde usurpación de funciones –la definición de su puesto no le permite quitar huacales– hasta la insolencia –cómo está eso de que se queja de la recomendación de esa campeona de la legalidad que es la ombudsman Perla Gómez.

Porque Arne es, ni más ni menos, un violador de derechos humanos. Una fichita. No sé cómo anda suelto. No atino a comprender cómo sigue en su puesto. Caray, hasta dónde va a llegar el desorden, Mancera, hasta dóooonde.

Y como el problema es Arne, pues hay que pedirle a su jefa, la desparpajada Xóchitl Gálvez, que lo corra. Y no sólo que lo corra, que se deslinde de él. Es más, que nos dé una disculpa pública, en la plaza de la Comisión presidida por doña Perla, por haber apoyado las técnicas (típicas de vigilantismo, dice Puig) de ese colaborador que encima presume que es más proclive al orden por sus raíces no mexicanas (o eso entendí de su entrevista con Nacho Lozano en Más por Más).

Salvo que… no es cierto. Lo que nos ha ocurrido con el sencillito Arne (nadie dijo que sea simpático, nadie dijo que un político tiene que serlo) es un síntoma de una enfermedad que no se terminará con aplacar al city manager, con ordenarle que cierre el Periscope.

Me desvío un poco, para subrayar con otro caso lo formalista de una de las partes más sustantivas de la crítica a Arne. Hace unos días se dio a conocer el caso del editor Tomás Granados que ha sido despedido del FCE, e inhabilitado, por supuestamente usurpar funciones. Su delito habría sido buscar a otros editores de esa misma casa. ¿No les parece singular que Humberto Moreira –con miles de millones de pesos en deuda tramitados con documentos falsos– disfrute del apoyo del gobierno federal mientras un editor de buena fama es echado de la administración por brincarse una norma?

Regreso a Arne. Puede ser que el city manager se sienta un cruzado. Y seguro, como se dice en esta nota http://horizontal.mx/arne-entre-la-ilegalidad-y-la-denuncia/, es enorme el agujero de dudas legales sobre su actuar. Dicho eso, hay que recordar que el problema no es Arne.

El problema es vivir en una ciudad donde los escoltas (iba a escribir guaruras pero no vaya a ser que me denuncien por discriminación, ¡Jesús!) pueden levantar un rifle automático como respuesta a tu queja de que no respetan a peatones. O insultar a mujeres que los encaran. Sobran testimonios. ¿Que los denuncie? No me hagan reír.

El problema es vivir en una ciudad donde los restauranteros pueden apropiarse de áreas públicas, vender alcohol sin permiso, trapear con las normas y, encima, amedrentar a los vecinos que les echan en cara sus tropelías.

El problema es vivir donde los delegados se hacen tontos (y ricos) mientras se destruye el patrimonio, donde el GDF se dedica al dizque yoga mientras impera la ley de la selva.

El problema es que llevamos días, y ríos de tinta, hablando de Arne y no de qué hacer con los cientos de Libien que andan sueltos.

Arne es síntoma, pero la enfermedad son políticos y empresarios gandallas e intocables.

Adiós Arne. Ganó el impresentable Libien. Se la pelamos.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Mando Único, mucho más que policías
Mancera, ¿populismo o responsabilidad?
El presidente sin prisa