Opinión

Aristegui debe disculparse con García Soto

1
 

 

Carmen Aristegui

Después de la excelente investigación de Carmen Aristegui sobre la "casa blanca", la periodista cometió un inaceptable acto de intolerancia y de soberbia contra el colega Salvador García Soto.

García Soto dijo en su columna de El Universal que el reportaje de Aristegui sobre la residencia presidencial fue hecho a partir de una investigación previa, realizada por el equipo de espionaje de Marcelo Ebrard.

Lo anterior no le quitaba validez alguna al reportaje, pero Aristegui reaccionó con una de las peores ofensas que le pueden hacer a un periodista: acusarlo con el dueño.

Aristegui dijo en su programa de MVS: “atención señor Ealy Ortiz
-dueño de El Universal-, tenga cuidado con lo que están haciendo con sus páginas”, y arremetió contra García Soto.

Eso no se vale. Quien faltó a la ética no fue García Soto, sino Aristegui.
¿A poco hay que hablarle a Joaquín Vargas, dueño de MVS, por las voladas de Aristegui? Según el proceder de Carmen, así debería ser. Muy mal. Tiene que disculparse con García Soto.

Le reclamó a Salvador, al aire, que no hubiera consultado con ella antes de publicar sus columnas que hablaban de la influencia de Ebrard en el reportaje de la "casa blanca".

¿Por qué le reclama a García Soto lo que ella no hizo con su reportaje?
Ella no consultó previamente con Presidencia su denuncia en torno a la propiedad de la esposa del presidente, y le exige a Salvador que antes de publicar lo que escribió debió preguntarle a ella.

En la conversación que Aristegui tuvo al aire con el vocero presidencial, Eduardo Sánchez, éste le dijo que el código de ética de MVS la obligaba a tomar la opinión de la parte afectada antes de hacer pública la denuncia, y Carmen respondió que ella había mandado una solicitud de información a la Presidencia a través de Transparencia.

Mezcló peras con manzanas para salir del paso: solicitar información por Transparencia no tiene nada que ver con pedir la opinión de la parte afectada en un reportaje. Aristegui violó el código de ética (con el que yo no estoy de acuerdo) de MVS.

Aún más: con personal de MVS, es decir con recursos de esa empresa, realizó un reportaje que primero publicó en su portal de noticias, y luego le dio la exclusiva a Proceso. Y MVS nomás mirando.

¿Por qué si MVS patrocinó con sus recursos ese reportaje, Aristegui no dio la primicia en la empresa en la que trabaja?

Allá MVS si quiere patrocinarle al portal de Aristegui una exclusiva de ese tamaño, y luego conformarse con leer en Proceso el trabajo que sus propios periodistas hicieron.

Es asunto de ellos, pero tengo dudas: si MVS le paga más de un millón de pesos mensuales a Carmen, y además le pagan un equipo de periodistas investigadores, ¿por qué Aristegui no dio en MVS la primicia de su exclusiva?

Pregunto y digo todo lo anterior porque Carmen Aristegui recriminó la ética de García Soto que publicó una crítica a la forma en que ella hizo la investigación, y si alguien en esta historia ha faltado la ética, a su ética, es Aristegui y no el columnista de El Universal.

Twitter: @PabloHiriart