Opinión

Argentina sin Cristina


 
Es una buena noticia que Argentina no tenga, al menos durante un mes, a Cristina Kirchner al frente del poder ejecutivo. No veo que pueda entenderse de otra manera la circunstancia médica de su presidenta por el simple hecho de que los argentinos viven dos realidades: una realidad ilusoria oficial, y una realidad verdadera.
 
 
En la realidad ilusoria oficial el dólar lo puede comprar un ciudadano en tan sólo 5 pesos con 83 centavos, y lo puede vender en $5.78. En esa realidad, maquillada por el gobierno de la presidenta operada el día de hoy, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) reporta una inflación anualizada para los últimos 12 meses de 10.5 por ciento.
 
 
En la realidad verdadera las cosas son diferentes. El tipo de cambio es de $9.50 a la compra y $9.55 a la venta. En la cotidianidad de los argentinos hay un mercado negro amplio y a la vista de todos, a través del cual la mayoría de la gente realiza sus transacciones cambiarias (en lugares llamados “cuevas”). Asimismo, la inflación es muy diferente a la reportada por el Indec. Las estimaciones más sólidas hablan de un desplazamiento del índice de precios al consumidor de más 25 por ciento, y hay pronósticos que ubican ese indicador en 29 por ciento para 2014.
 
 
Argentina está en el hoyo. Ayer La Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos le negó revisar el fallo de un tribunal de Nueva York por el que Argentina está obligada a dar trato igualitario a todos los acreedores de los bonos que incumplió (Cristina quería cambiar selectivamente ciertas condiciones y acusa a un juez estadounidense de apellido Griesa de querer dejar a ese país en situación de default). Bien hizo Elektra, de Ricardo Salinas, hace unos días, en anunciar la salida de sus operaciones de ahí.
 
 
Argentina tiene una ventana de un mes para evaluar si quiere seguir como está o si la llegada de Amado Boudou —un aficionado al motociclismo—a la titularidad momentánea del Ejecutivo abre una posibilidad para discutir con mayor seriedad qué clase de país quiere ser hacia el futuro.
 
 
¿Por qué? Porque dentro de 19 días los electores renovarán a la mitad de los diputados y a un tercio de los senadores. El sábado inicia la veda para la publicidad oficial.
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota