Opinión

Anestesia social

Anestesia es un acto médico controlado en el que se usan fármacos para bloquear la sensibilidad táctil y dolorosa de un paciente, sea en todo o parte de su cuerpo y sea con o sin compromiso de conciencia.

Así, bloqueada de sensibilidad contra la corrupción, se encuentra el cuerpo de la sociedad mexicana. Este bloqueo no es en todo el cuerpo y espero que no sea con el compromiso de nuestra conciencia. Hay partes que aún muestran dolor por esta práctica tan profunda en el sistema político-económico-social de nuestro México. Ya señalaba Octavio Paz en El laberinto de la soledad, las repetidas “inmoralidades” con las que el régimen post-revolucionario se fue forjando.

Así, anestesiados, presenciamos que Monreal regresa 15 millones de pesos de una “subvención extraordinaria” que su fracción parlamentaria recibió de la Secretaría General de la Cámara de Diputados. Es noticia un día, sin explicación de nadie. ¿Cuánto han recibido los otros partidos? ¿Qué han hecho con estas cantidades? ¿Qué justifica esta llamada subvención?

Anestesiados escuchamos que en todo México, hoteles, centros de negocios, residencias millonarias, ranchos, pertenecen al gobernador, al alcalde, al diputado. Anestesiados vemos cómo políticos amasan fortunas multimillonarias. Anestesiados somos testigos de que los contratos de obra, compras y servicios que adquieren municipios, estados y el gobierno federal, benefician a los amigos y familiares de los poderosos. Leemos de jueces que venden sus fallos. Somos una sociedad “aceitada” para que los acuerdos “transiten”. Verbos y adjetivos tatuados en la piel de lo que somos y cómo hacemos las cosas. Tatuados a pesar de la pobreza extrema y lacerante.

El Congreso hizo bien en concentrar su trabajo estos meses para aprobar las reformas de telecomunicaciones y de energía. Ahora permanecerán en receso durante 15 días de agosto, hasta el nuevo periodo de sesiones. Sería una gran señal que retomen el tema de la Comisión Anticorrupción. Que se constituya con mujeres y hombres ejemplares, y que tenga las facultades para iniciar procesos de investigación y judiciales para comenzar a erradicar este cáncer. Hoy China vive una purga en este sentido; políticos de primer orden están en la cárcel por actos de corrupción. ¿Cuándo veremos esto en México?