Opinión

Anaya, el sin amigos

  
1
 

  

Anaya, el sin amigos.

A nada llegaron el presidente del PAN y la puntera del partido en las preferencias electorales para 2018, la semana pasada, sobre el tema de los por qué porqué
de Ricardo Anaya donde hace promoción personal. El Instituto Nacional Electoral no encontró que Anaya violara las disposiciones legales y que su mensaje contra el PRI y la economía estaba dentro de las prerrogativas del partido, con lo que contribuyó a que la descomposición en el PAN tenga combustible. En la reunión con Margarita Zavala no hubo un momento en el que Anaya aceptara que está promoviéndose para alcanzar la candidatura presidencial azul, e insistió que su objetivo son las tres elecciones estatales del próximo año. Nadie le cree.

Anaya se ha convertido en el factor de división dentro del PAN por la forma sibilina y timorata con la que acaricia la candidatura presidencial. Oculta sus intenciones aunque todos ven sus huellas, pero al mismo tiempo no se atreve a salir a jugar al campo donde están todos, por el miedo que como político lo ha acompañado en su carrera. Es el temor a arriesgar y perder de su líder lo que tiene al partido en incertidumbre y con creciente enojo. También es una de las explicaciones del porqué en el reciente escándalo, por sus poco claros ingresos personales, Anaya se quedó solo, luchando aislado por su vida pública.

Cuando estalló hace un par de semanas, ninguna figura dentro del PAN salió a dar la cara por él, salvo los coordinadores Fernando Herrera, en el Senado, y Marko Cortés, en la Cámara de Diputados, que responden a su actual grupo de incondicionales y al único panista de nivel a quien todavía no traiciona, Santiago Creel. La prensa lo criticó abiertamente y cuestionó la integridad de quien tanto presume tenerla. El aislamiento mediático tiene una explicación: Anaya sólo busca a los medios cuando piensa tener el control de la entrevista que le van a hacer, incluso en la mayoría de los casos de las preguntas, para que pueda preparar las respuestas. Utiliza a los medios tantas veces puede, y en los medios le han empezado a pasar las facturas. En este negocio, las cosas son de doble sentido.

Manipulador consumado, Anaya mostró las formas por las que el calificativo se le aplica perfectamente. Para respaldar su dicho que actuaba con transparencia, se escudó en su declaración 3de3, y en medio del fin de semana pasado obligó a que Transparencia Mexicana y el Instituto Mexicano para la Competitividad le entregaran un escrito donde lo exoneraron. Anaya puso entonces, en domingo, al coordinador de prensa del PAN, Fernando Rodríguez Doval, a hablar con dueños de medios y directores, para que esa carta firmada por los responsables de las ONG tuviera difusión. A la mañana siguiente, con la carta publicada en varios medios, Anaya corrió a la televisión con los periódicos en la mano para mostrar, como si fuera prueba de honestidad, que decía la verdad.

Las ONG, que admitieron días después que la forma de declaración 3de3 tiene errores que permiten esas lagunas, sólo habían dicho que los ingresos de Anaya como persona moral no tenían que incorporarse en el formato de declaración patrimonial. Transparencia Mexicana y el Instituto Mexicano para la Competitividad no se metieron en la explicación sobre los orígenes de dos empresas, de donde Anaya explicó provienen los recursos para una vida acomodada en dos países. Un dato adicional, sus orígenes de empresario que le permitieron comprar una nave industrial por 53 millones de pesos en Querétaro, también quedó en el olvido. Anaya nunca fue requerido a explicar públicamente en qué momento de sus 37 años, luego de haber ingresado al PAN en 2000; ser diputado local en Querétaro a los 21; secretario particular del gobernador Francisco Garrido Patrón de 2003 a 2009; funcionario de ese gobierno de 2008 a 2009; diputado local una vez más hasta 2011, cuando fue nombrado subsecretario de Planeación Turística, de donde brincó a diputado federal de 2012 a 2014, y líder del PAN a partir de septiembre de ese año.

El origen del dinero para adquirir propiedades, así como en qué momento pudo distraerse lo suficiente para ser un empresario exitoso, sigue siendo un misterio. En el PAN tienen ideas más precisas sobre las fuentes de esos ingresos para actividades del sector privado, pero no lanzan acusaciones fáciles. Tampoco le han brindado apoyo en absoluto. Muchas de las figuras del partido lo consideran un traidor porque a muchos ha traicionado. Lo hizo con Garrido Patrón, su primer apoyo, y después con el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, quien lo recogió para impulsarlo. Lo hizo con Gustavo Madero, que lo convirtió en su relevo en la dirigencia del partido. “No hay nadie que tenga más de cuatro años trabajando con él”, dice una panista que lo conoce bien.

Anaya va por la vida pública perdiendo amigos y rompiendo alianzas. Pero tiene el partido que le entregaron, a quienes traicionó, y el poder suficiente, en este momento, para iniciar el proceso de destrucción de las posibilidades de ganar la presidencia en 2018, por sus dudas y temores sobre si se atreve a ser él quien la conquiste. No hay opción. A diferencia de sus diputaciones, no hay plurinominal para llegar a Los Pinos. Se requiere valor y capacidad para tejer alianzas, dos virtudes de un político que hasta hoy, él no ha demostrado.

Twitter: @rivapa

También te puede interesar:
El caso Padrés
La otra rebelión
El perro de las dos tortas