Opinión

AMLO, en caballo de hacienda

1
   

    

AMLO. (ilustración)

López Obrador está arriba en las encuestas para 2018, entre otras cosas, porque lleva a cabo una frenética campaña presidencial anticipada.

Y también porque cuenta con la ayuda involuntaria del gobierno y los demás partidos.

Cómo no va a encabezar las preferencias si es el único que está en campaña, recorre el país, se anuncia todos los días en radio y televisión y hace promesas para cuando llegue a Los Pinos.

Si lo que hace es ilegal, tiene que ser sancionado desde ahora por el INE.

Y si es legal, los otros partidos tienen que cambiar sus estrategias porque, de lo contrario, AMLO les va a ganar.

Da la impresión de que lo que hace AMLO es legal, pues él no llama específicamente a votar por él en 2018 (que es lo que prohíbe la ley), simplemente dice que va por la presidencia y que cuando gane hará tales y cuales cosas.

¿Entonces? ¿Se van a quedar de brazos cruzados los demás partidos mientras López Obrador sigue caminando entre mítines y confeti rumbo a la presidencia, sin ninguna barrera que lo frene?

Tan sólo desde julio del año pasado a la fecha, López Obrador ha recorrido 72 mil kilómetros en campaña electoral.

Le ha dado el equivalente a casi dos veces la vuelta al globo terráqueo en menos de un año, en campaña por el país, en la que siembra el encono y el odio.

Desde julio a la fecha ha sacado al aire 325 mil spots de radio y televisión con su figura, su voz y su mensaje.

Hablamos de unos mil 100 anuncios diarios en medios electrónicos, gratis, en los que muestra un panorama negro de México.

Si no quieren que gane, tienen que frenarlo con una legislación democráticamente aprobada para evitar que tome tal ventaja en épocas que no son de campaña.

O cambiar sus estrategias y tiempos rumbo a 2018.

El gobierno no puede gobernar ni el Legislativo legislar como deberían, porque López Obrador ha metido al país en una dinámica de campaña electoral permanente desde antes de 2006 a la fecha.

Ni los partidos (excepto el de AMLO) ni el gobierno se han dado cuenta que estamos en campaña, y que si no avanzan es porque no han derrotado a López Obrador en el debate público.

Hace tiempo que debieron haber acometido los temas que más ofenden a la población, generan mal humor social y nutren el discurso de López Obrador.

El sistema de justicia es una basura.

Vivimos en medio de escándalos de robos, asaltos, torturas y violaciones de las policías hacia la gente pobre.

La “desigualdad de poder” entre el ciudadano común y el influyente es intolerable.

No pueden sacar una buena reforma que frene la corrupción, pues tienen sus narices metidas en el 5 de junio próximo y no en 2018.

Ahí está el problema. El gobierno y los tres principales partidos actúan como si no pasara nada. ¿No entienden?

Les va a ganar López Obrador porque está en campaña todos los días. No tiene rivales enfrente. Y buena parte del gobierno renunció a dar el debate de las ideas contra el populismo porque nunca entendió que estábamos y estamos en campaña.

​Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Ricardo, el ambicioso
Informe GIEI, verdades y mentiras
El fiasco del GIEI