Opinión

Alza de Banxico podría estar próxima

 
1
 

 

banxico

El peso mexicano ha mostrado una acelerada depreciación frente al dólar, exhibiendo una mayor afectación respecto a la media de las monedas emergentes. Si bien el mercado cambiario luce ordenado, creo que una nueva acción conjunta por parte de Banxico y la Comisión de Cambios podría materializarse en los siguientes días. Tal acción tendría como objetivo, por un lado, el garantizar el comportamiento ordenado del mercado y, por otro, el limitar los riesgos inflacionarios.

A diferencia del contexto que llevó a las acciones del 17 de febrero pasado, el actual muestra mejorías sensibles en cuanto a los principales elementos que habían explicado en buena medida el comportamiento del peso mexicano frente al dólar y el mismo funcionamiento del mercado cambiario local.

Así, y en contraste con las sesiones previas a la acción conjunta de política monetaria, cambiaria y fiscal implementada en febrero, el precio del petróleo se ha recuperado, el volumen operado en el mercado cambiario local es superior, la volatilidad implícita e histórica es menor y el diferencial bid/ask es más reducido. En el rubro psicológico, el nivel del tipo de cambio nominal se ha mantenido por debajo al registrado previo a la intervención de febrero. Finalmente, se han tomado acciones constructivas en el rubro fiscal, destacando la reciente recompra de deuda gubernamental.

No obstante, lo preocupante es la velocidad de depreciación actual y la marcada afectación relativa que ha mostrado el peso mexicano en relación no sólo al promedio de emergentes sino aún en un comparativo con monedas ligadas con el petróleo de manera fundamental y aún a aquellas con amplia transaccionabilidad en el mercado cambiario internacional.

Más aún, el mismo Banxico ha pasado de considerar que una depreciación desordenada pudiera llegar a contaminar las expectativas de inflación y aumentar los precios de bienes no comerciables (comunicado de marzo) como un riesgo al alza, a sugerir que ya se ha dado una afectación en ese sentido. En específico, en el comunicado de mayo se refiere a que una depreciación desordenada podría “afectar en mayor grado a la inflación general”.

Basta echar un ojo a las cifras de inflación para evidenciar cómo el rubro de “mercancías sin alimentos” (en buena medida bienes duraderos) ha pasado de registrar un incremento anual de 1.66 por ciento en enero de 2015 (2.93 por ciento en diciembre de 2015) a 3.36 por ciento en abril de 2016. No resulta aventurado asociar tal incremento a la depreciación del peso frente al dólar.

Tomando todo lo anterior en consideración, y previendo eventos con potencial importante de volatilidad hacia adelante (Fed, Brexit, elecciones en Estados Unidos, etcétera), creo que es muy probable que Banxico y la Comisión de Cambios actúen, aún fuera de calendario, con un incremento de 50 puntos base en la tasa de fondeo e intervención(es) discrecional (es) en el corto plazo, respectivamente.

El autor es subdirector de análisis de mercados financieros en la dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
Se recupera inversión extranjera en portafolio
Dinámica de expectativas 2016
Banxico, cuando 'aburrido' es bueno