Opinión

Alianza Morena-PRD en 2018, propone Monreal

  
1
  

 

Ricardo Monreal, jefe delegacional en Cuauhtémoc (Eladio Ortiz)

Una gran alianza de la izquierda para las candidaturas presidencial y al gobierno de la Ciudad de México propone el delegado de Cuauhtémoc, Ricardo Monreal.

Quien encabeza con 37 por ciento la encuesta de EL FINANCIERO para la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México manifestó que sería conveniente una alianza con el PRD para la capital, en la que incluso participaran sectores del PRI y del PAN.

Viejo lobo de mar de la política, Ricardo Monreal también se refiere a la posibilidad de una gran alianza para la candidatura presidencial.

Claro que primero habla de todas las cualidades de Andrés Manuel López Obrador como líder y posteriormente señala que es el momento histórico de la izquierda y con Andrés como principal referente podría ganar Morena, “pero creo que será menos difícil hacerlo con una alianza de izquierda”.

Y posteriormente señala: “Yo creo que sí se pueden lograr acuerdos de manera inteligente y se tienen que hacer en beneficio del país y sobre todo en transiciones como la que viene”.

En una plática en sus oficinas, después de que se dio a conocer la encuesta de EL FINANCIERO que lo pone 11 puntos arriba de Xóchitl Gálvez, quien ocupa el segundo lugar, Monreal Ávila no festina los resultados, porque como señala, muchas veces lo que provocan es la embestida política.

Con la experiencia de siete candidaturas, que entre otros cargos lo llevaron a la gubernatura de Zacatecas, Ricardo Monreal afirma que la ciudad está enferma de manera grave y necesita con rapidez ser atendida.

Asegura que de ser el nuevo jefe de Gobierno estará dispuesto a tomar medidas no fáciles, que quizá no sean populares pero sí en beneficio de la comunidad en temas de movilidad, desarrollo sustentable, corrupción e impunidad, y explica que por ello se habla de un nuevo acuerdo social, donde no haya cotos intocables, ni grupos sociales que ponen al estado de rodillas.

Y señala algo muy importante que puede ser una de las múltiples lecturas del voto a favor de Donald Trump en Estados Unidos. Asegura que la irritación ciudadana es real, así como la polarización política y el hartazgo que se han venido acumulando por tres vertientes: el binomio inseguridad pública e impunidad; corrupción y cinismo de su clase política y gobernante, y el de movilidad y afectación de libertades.

REGRESIÓN EN LIBERTADES INDIVIDUALES
Lo dicho: el gobierno federal y su partido tiraron la piedra, encendieron los ánimos y escondieron la mano. La Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados rechazó los tres dictámenes que tenía sobre matrimonios igualitarios.

Total, ya movilizaron a la Iglesia y a los grupos conservadores contra la comunidad LGTTTBI y ahora simplemente se considera que la Constitución no prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo, por lo que no requiere de ningún ajuste.

Eso debieron haber pensado en mayo, hace casi seis meses, cuando decidieron presentar la iniciativa que provocó que los homosexuales fueran calificados como enfermos y crispó los ánimos de la sociedad.

El PRI se quedó sin apoyar la iniciativa de su presidente y sólo los diputados: Ivonne Ortega y Benjamín Medrano, votaron a favor. También estuvo en contra el PAN.

Mientras que fueron los diputados del PRD y Morena quienes defendieron la iniciativa presidencial a favor de los matrimonios igualitarios.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Hendricks chaqueteó
Cuidado con Veracruz
Elección muy cerrada en el Estado de México