Opinión

¿Alianza militar con EU?

 
1
 

 

Helicóptero

Lo han dicho y repetido de muchas maneras Trump y su secretario de seguridad, John Kelly: Estados Unidos quiere un Plan Colombia con México.

La respuesta de nuestro gobierno es el silencio, al menos en público.

¿Sabe el Congreso lo que discutieron el presidente Peña, el canciller Videgaray y el secretario de Gobernación, Osorio Chong, con los secretarios Kelly y Rex Tillerson de Estados Unidos (EU) durante la visita de éstos el 23 de febrero?

El tema amerita no declaraciones protocolarias como fue la comparecencia de Videgaray el martes ante los senadores, sino definiciones de la posición del gobierno y del Ejército mexicano al respecto.

Ni Trump ni Kelly han dejado pasar oportunidad para decir con toda claridad que quieren 'ayudar' a luchar contra el crimen organizado en territorio mexicano, como lo hace su Ejército en Colombia desde 2009 con un acuerdo que le da a EU capacidad para establecer objetivos, conducir la estrategia y operativos desde siete bases del Ejército colombiano.

El Congreso federal, el Poder Judicial y la sociedad debemos poder avalar o rechazar la posición del gobierno de Peña ante lo que Kelly, en la audiencia de su confirmación como secretario de Seguridad, el 10 de enero, dijo sobre Colombia y México. Del país sudamericano señaló que con la ayuda militar estadounidense había “dado la vuelta de ser un Estado fallido, a uno que exporta seguridad a la región”. Y enseguida agregó que “si me confirman, presionaré a México para lograr una alianza” para frenar el flujo de drogas e indocumentados.

Trump reveló el 6 de febrero que durante su conversación telefónica con el presidente Peña a fines de enero, le ofreció ayuda para enfrentar a los cárteles de la droga porque nuestro Ejército, de acuerdo con versiones periodísticas de esa conversación, “no los enfrentaba por incapacidad o miedo”. En una entrevista posterior con la cadena Fox, Trump 'reveló' acerca del presidente Peña que “me parece muy dispuesto a recibir ayuda de nosotros”.

Videgaray compareció el martes en el Senado para comentar la reunión con Kelly y Tillerson y decir que "México quiere seguir una relación de amplia colaboración y estrecha comunicación (en materia de seguridad), pero para ello es necesario que la relación sea genuina y de diálogo constructivo, en la que dejemos atrás las amenazas y agravios".

¿Eso quiere decir que si la ultraderecha estadounidense, con rasgos fascistas, cambia su tono y deja los agravios, el gobierno de Peña aceptaría la presencia militar estadounidense en los cuarteles del Ejército mexicano, para seguir la inútil y cruenta guerra a los cárteles de la droga?

http://estadoysociedad.com

También te puede interesar:
Bien por la Cámara de Diputados
Seguridad pública, antes que la guerra al narco
Estado fallido…