Opinión

Algunos aspectos que debemos conocer de la reforma financiera

El conjunto de reformas estructurales requeridas y diagnosticadas desde hace varios años para nuestro país, finalmente se han venido concretando en el actual sexenio, como son: laboral, educativa, de telecomunicaciones y competencia, hacendaria, financiera y energética. De igual forma como todos sabemos, se debe acelerar la aprobación de las reformas secundarias que serán el detonante para la puesta en marcha del conjunto de reformas aprobadas, que dará por resultado el tan esperado beneficio para nuestro país y, sobre todo, para la población.

En ese entorno enfocamos algunos comentarios relacionados con la reforma financiera. Su denominación no ayuda mucho a llamar la atención del público en general, por lo que vale la pena destacar que uno de los propósitos de esta reforma es familiarizar y facilitar a las personas el acceso a las operaciones financieras, con lo cual se logrará que el sector financiero deje de ser un tabú o un sector de acceso limitado. Esta reforma incluye aspectos que deben ser de interés general, porque nos afecta en nuestras actividades cotidianas como personas y en el ámbito empresarial, no sólo a las grandes y medianas empresas, ya que existen lineamientos específicos para las Pymes. Algunos aspectos que debemos tener presentes en la realización de nuestras actividades económicas más comunes son: la contratación inicial de préstamos, la movilidad de préstamos de un banco a otro con la finalidad de mejorar las condiciones de financiamiento, adquisición de seguros, etcétera.

A continuación, presentamos algunas de las ventajas derivadas de la reforma financiera, que las personas y las Pymes deben tener presentes:

• Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo (Socaps), Sociedades Financieras Populares (Sofipos) y Sociedades Financieras Comunitarias (Soficos). Para incrementar el acceso a los servicios de estas sociedades, se contempla contratar con terceros los servicios necesarios para su operación, estableciendo medidas de seguridad relacionadas con: i) límites individuales en las operaciones, y ii) la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) supervisará a los prestadores de servicios y difundirá en su sitio electrónico las sanciones a estas entidades. En lo relativo a las comisiones por los servicios de pago y créditos que cobren al público, deberán registrarse en la Comisión Nacional de Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef). Es importante destacar que, de acuerdo con la legislación actual aplicable, existe un Fondo de Protección de 25 mil Udis (111 mil pesos aproximadamente) para los depósitos de los socios.

• Incremento de préstamos y baja de tasas de interés. Para lograr este aspecto tan sensible a toda la población, se modifica la legislación con la finalidad de realizar el cobro de las garantías de crédito con juicios más expeditos y jueces especializados. También se incluyen en los juicios mercantiles las figuras jurídicas “radicación de personas”, que solamente se aplicarán cuando exista el temor fundado de que la persona demandada se ausente u oculte del lugar del juicio, sin dejar a un representante legítimo, y “retención de bienes” cuando exista temor fundado que los bienes en garantía o respecto de los cuales se vaya a ejercitar una acción, se dispongan, oculten, dilapiden o sean insuficientes.

El beneficio de una rápida recuperación dará por resultado para las instituciones de crédito: menor cartera vencida, menor riesgo de recuperación y, por consiguiente, baja en las tasas de interés.

Un ejemplo reciente del incremento de préstamos y baja de tasas lo representa el programa “Impulso Energético” por 26 mil millones de pesos, anunciado recientemente por HSBC, el cual funcionará con tasas atractivas (desde 6.0 por ciento en pesos y 4.5 por ciento en dólares) gracias al programa de garantías que dará Nacional Financiera a este programa.

Competencia entre instituciones. Algunos aspectos que contiene la reforma financiera que ayudarán a la competencia entre instituciones y el beneficio a los usuarios de la banca, serán: i) buró de instituciones financieras, cuyo compromiso está a cargo de la Condusef y en breve iniciará su funcionamiento. El objetivo: mayor equidad al sistema financiero en la relación cliente–banca, ya que los clientes podrán analizar y comparar los servicios y productos que ofrecen los bancos; ii) posibilidad que los clientes puedan transferir sus créditos (portabilidad de banco) a la institución que les ofrezca mejores condiciones; iii) Banco de México (Banxico) regulará las comisiones que cobran los bancos y las tasas de interés que rigen los créditos (antes ya supervisaba las comisiones de cajeros automáticos y de tarjetas de crédito); iv) la CNBV difundirá en su sitio electrónico a los infractores, indicando el nombre o razón social y la causa de la infracción; v) en lo relativo a las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple no reguladas (Sofomes), las que se registren en la Condusef, gozarán de los beneficios fiscales propios de esta figura; vi) otros aspectos en beneficio de los usuarios: se faculta a la Condusef para vigilar las prácticas abusivas hacia el cliente, evitar cláusulas engañosas o el pago de intereses crecientes, así como las ventas atadas (seguros en operaciones de crédito, etcétera).

La apreciación del Instituto Mexicano de Contadores Públicos es que las reformas como tales lucen con buenas intenciones; sin embargo, como es bien conocido, para el sistema financiero las buenas intenciones no son suficientes. Desde nuestra perspectiva, los aspectos que deben resolverse para que realmente se pueda percibir el beneficio de las reformas son: i) que la economía a nivel mundial se reactive para la generación de empleos; ii) que la parte que nos corresponde como país, como es el ejercicio del gasto público oportuno y el aprovechamiento del mercado interno, evite repetir lo sucedido en 2013, respecto al Producto Interno Bruto (PIB 1.1 por ciento) y tasa de desempleo (4.6 por ciento). El PIB para el año en curso ha sido revisado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de 3.9 por ciento a 2.7 por ciento, y la tasa de desempleo a abril es de 4.89 por ciento, de acuerdo con lo publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El C.P.C. José Luis García Ramírez es vicepresidente de Práctica Externa del IMCP, y es autor del presente artículo.