Opinión

Alerta amarilla en Segob

La muerte del niño José Luis Alberto Tehuatlie, en Puebla, encendió las luces de alerta no sólo en el gobierno estatal a cargo de Rafael Moreno Valle, sino en la propia Secretaría de Gobernación.

El asunto es que la versión de que la bala de goma disparada supuestamente por policías estatales causó la muerte del menor, ha unificado en contra del gobierno estatal a varias poblaciones vecinas de Chalchihuapan, donde se dio el enfrentamiento entre policías y civiles, con el saldo de varios presos y el niño muerto.

Y como en esos lugares la gente es de armas tomar, la preocupación es seria porque los habitantes de varios pueblos vecinos ya anunciaron que se hará justicia.

¿Cómo? Estamos por saberlo.

* * * *
Para citar a un clásico, “haiga sido como haiga sido’’ en el Senado de la República se aprobaron los cuatro dictámenes de las leyes secundarias en materia energética sin que hubiera toma de tribuna, jaloneos o incluso el abandono de las sesiones, como generalmente hacía el PRD.

Hubo sí, efectivamente, una negociación política que dio cauce a las inconformidades de los legisladores de izquierda.

A cambio de no tomar la tribuna, los senadores del PRD y el PT pudieron hacer esos murales en la ventanas del segundo piso de su edificio sede y ayer colocar 18 pancartas en el salón de plenos para criticar las leyes secundarias, que por supuesto votaron en contra.

Ahí se dejó notar el colmillo de Emilio Gamboa, sin duda.

¿Será lo mismo en San Lázaro?

* * * *

Una muy peculiar sociedad se pactó el domingo en Acapulco.

El senador perredista Armando Ríos Piter se reunió en el puerto con Ángel Aguirre Herrera, para más señas hijo del gobernador Ángel Heladio Aguirre Rivero, con quien pactó hacer un recorrido por las colonias del puerto, que representan algo así como 600 mil posibles votos, 30 por ciento del padrón electoral estatal.

Ríos Piter quiere ser gobernador y Aguirre Herrera le tira a la presidencia municipal del puerto.

La sociedad –quién sabe si efímera– ha despertado el morbo en la clase política estatal, pues muchos dan por hecho que el delfín del gobernador para sucederlo es el senador Sofío Ramírez.

¿Acaso el acuerdo entre Ríos Piter y el hijo del gobernador es una señal de que el mandatario cambió de opinión?

Por lo pronto, lo que sí es cierto es que la baraja se está abriendo en la casa del PRD.

* * * *
En el famoso caso de Mamá Rosa y su albergue desalmado, existen más dudas que certezas, pese a los encontronazos que se han dado entre sus defensores y sus detractores.

El caso es que ayer salió el procurador general Jesús Murillo Karam a precisar que la anciana es inimputable, es decir que no se le puede fincar responsabilidad penal porque está “física y mentalmente disminuida. Tiene demencia senil’’.

Ojo, no es porque no tenga responsabilidad, sino porque su condición física la hace inimputable a pesar de que existen testimonios de niños que la acusan de maltrato.

Y mientras sus defensores se desgarran las vestiduras por lo que consideran un “michoacanazo’’ –lo cual es totalmente falso–, ¿quién se ocupa de los niños violados y maltratados?