Opinión

Ahora le toca a los mexicanos

 
1
 

 

Donald Trump

Un bully tiende a ser predecible y Donald Trump no es la excepción. Cuando enfrentan contratiempos, alguien los cuestiona o los reta o están frustrados, los bully se lanzan contra aquellos que perciben como débiles y vulnerables.

Por eso, ahora le toca a México. De nuevo.

El presidente Donald Trump ha enfrentado varias e importantes derrotas desde que asumió la presidencia. Se hizo público que desde el verano pasado el FBI había iniciado una investigación en contra de personas involucradas en la campaña a la presidencia de Donald Trump, por una posible conspiración con el gobierno ruso para impactar los resultados de las elecciones de Estados Unidos. El general Michael Flyn, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, fue despedido por “mentirle” al vicepresidente sobre su relación con Rusia. Y cada día que pasa surge más información sobre los vínculos de personas cercanas a Trump con el presidente Vladimir Putin. Y cada día que pasa surgen información y reportajes de que el número de personas dentro de su círculo cercano tuvieron algún contacto cuestionable con los rusos, incluyendo su yerno y asesor de la Casa Blanca, Jered Krushner.

Pero para los que quisieran ver los titulares de que se inició un juicio político en contra del presidente Trump, no se alboroten.

Investigaciones por parte de legisladores y de fiscales independientes pueden durar años o toda una administración. Cualquier posibilidad de un impeachment y el juicio del presidente no se puede ni contemplar hasta después de los resultados de las elecciones intermedias en noviembre de 2018.

Así que el bully de Trump continuará como presidente por un tiempo más.

En medio de este panorama la legislación ‘reina’ del presidente Trump, que es ‘eliminar y reponer’ el Obamacare –legislación que ha permitido que millones de personas puedan acceder a un seguro médico–, no pudo obtener suficiente apoyo de legisladores republicanos.

Ja, ja, ja, ja. Esa fue la reacción de la izquierda, los demócratas, organizaciones de mujeres y en aparentemente muchos electores, ya que los índices de popularidad de Donald Trump han tenido una caída importante. Esta semana Gallup publica que el índice de aprobación de Donald Trump ha caído a 36 por ciento, nivel que nunca tuvieron Bill Clinton, Gerald Ford y Barack Obama durante toda su administración.

Y ahora toca la arremetida contra México. Ante las dificultades que tendrá el presidente Trump de poder traducir sus controversiales políticas económicas, financieras y de comercio exterior, incrementa las probabilidades de volcarse en contra de los indocumentados. Y en contra de México.

En uno de los tuits que lanzó Donald Trump después de su derrota legislativa fue una felicitación para el general John Kelly, el secretario de Seguridad Doméstica. Señalando que “el general Kelly está haciendo un gran trabajo en la frontera. Los números están bajando mucho. Muchos ya ni siquiera están tratando de entrar”, dijo Trump.

O sea que el atemorizar a comunidades enteras y amenazar con separar a madres de sus hijos por lo menos parece darle a Trump un pequeño respiro.

Además de satisfacer su instinto de bully, perseguir indocumentados podría ser la respuesta a la falta de éxitos que ha tenido Trump en sus primeros meses de presidente. También esta semana el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, amenazó con eliminar los fondos federales de las 'ciudades santuario', las cuales 'frustran' el “endurecimiento de las leyes de inmigración” de la presente administración. Durante una reunión en la Casa Blanca, Sessions dijo que “esas políticas hacen a sus ciudades y estados menos seguros.

Asustando para justificar la persecución de indocumentados. Seguramente estas decisiones podrían incrementar la decadente popularidad del presidente ante sus electores.

Pero México tiene aliados. El 64 por ciento de los estadounidenses tienen una opinión muy favorable y generalmente favorable sobre México, a diferencia del 59 por ciento en 2016. Esta es la mejor opinión que han tenido los estadounidenses sobre México desde 2006. Según Gallup, este incremento tendría que ver con los ataques de Trump durante la campaña en contra de México.

¿Y el muro? La propuesta de Trump tendrá que esperar hasta el año que entra, si bien le va. Los demócratas se rehúsan a entregarle dinero para que inicie la construcción de su muro este año. Y esto seguramente lo enfurecerá.

Esperemos en estas dos semanas más pataleos del bully. Es su naturaleza.

Twitter: @Amsalazar

También te puede interesar:
Asesinos, violadores y el muro
Cómo detener a AMLO y no destruir al país en el intento
Seguridad + Política = Fracaso