Opinión

Ahora el tema en EU
es el Congreso

 
1
 

 

Ahora el tema en EU es el Congreso.

Hillary Clinton tiene 85 por ciento de probabilidades de ganar la elección en Estados Unidos, de acuerdo con el pronosticador Nate Silver, al menos antes del debate de ayer por la noche.

No se trata solamente de un ejercicio académico. El comportamiento del peso frente al dólar ha sido un termómetro de la opinión del mercado respecto a la elección en Estados Unidos, y por la tarde de ayer se cotizaba en 18.52 pesos por dólar, lo que implica una ganancia de casi 7.0 por ciento respecto al nivel previo al primer debate.

Ya comenté en este espacio que las evidencias indican que aunque hubiera 'voto escondido' a favor de Trump, la ventaja es muy amplia y las previsiones de la tasa de participación –que por lo menos estará en 70 por ciento– hacen poco probable que suceda lo que pasó en Colombia con el plebiscito de paz.

A diferencia de lo que puede preverse en la elección presidencial, lo que no está aún claro es el resultado de la elección del Senado y de la Cámara de representantes.

De acuerdo con Nate Silver, en el Senado la probabilidad de que se presente una mayoría demócrata está en 75 por ciento, contra 25 por ciento de que sean los republicanos quienes lo controlen.

La Cámara de representantes actualmente tiene mayoría de los republicanos, con 246 asientos, 28 más de los 218 que requieren para ser mayoría.

En este caso, en este momento todavía existe una mayor probabilidad de que los republicanos mantengan el control de esta parte del Congreso.

Por ejemplo, el sitio ‘270towin’ establece un escenario en el cual, aunque los republicanos pierden 18 sillas respecto al nivel que actualmente tienen, pero se mantienen con 10 más que los requeridos para tener la mayoría simple.

El problema que hoy confrontan los republicanos es que si Trump se hunde más podría generar un ‘efecto naufragio’ y llevarse consigo las aspiraciones de un grupo de legisladores republicanos que quieren reelegirse, arriesgando incluso la mayoría de la Cámara de representantes.

Con este contexto, hay quienes están aún apoyando a Trump, aunque lo detesten, porque están luchando por mantener su asiento. Otros más bien buscan separarse del candidato presidencial y construir una imagen que les permita atraer de manera autónoma a los electores.

Más allá del resultado de la elección presidencial, lo que cada vez atrae más la atención es lo que pueda pasar en las dos cámaras del Congreso.

En Estados Unidos, aun siendo un régimen presidencialista, existe un fuerte condicionamiento de las decisiones fundamentales al Congreso.

De hecho, el no contar con mayorías en las cámaras ha conducido a que el gobierno de Obama haya hecho muy pocos cambios sustantivos a pesar de que la aprobación popular al trabajo de Obama es de 51 por ciento en estos momentos, muy por arriba de lo que tienen otros mandatarios.

La perspectiva de los próximos cuatro años en Estados Unidos sería muy diferente si además del triunfo de Hillary se presenta una ventaja de los demócratas en el Congreso.

En los próximos días habrá de definirse este escenario.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
No todo es Trump
¿Por qué ha crecido el empleo?
¿Podrían fallar las encuestas en la elección de EU?