Opinión

Adiós conexión
dólar-petróleo

 
1
 

 

Adiós conexión dólar-petróleo.

Durante muchos meses, uno de los factores más influyentes en el comportamiento de la cotización del peso frente al dólar fue el precio del petróleo.

Si le iba mal a la mezcla mexicana, el reflejo era inmediato y le iba mal al peso.

Entre junio del año pasado y marzo de este año, el precio de la mezcla mexicana de exportación cayó en 45.4 por ciento. En ese mismo lapso el dólar se encareció en 9.8 por ciento.

Aunque las proporciones sean diferentes, la dirección estaba muy bien definida.

Bueno, pues tal parece que en los últimos días las cosas cambiaron.

A lo largo de este mes, el precio de la mezcla mexicana de exportación subió 6.1 por ciento y cerró ayer en 39.87 dólares por barril. Y en contraste, el dólar se encareció 6.6 por ciento en el mismo lapso y ayer cerró en 18.30 pesos en el mercado interbancario.

Aunque México dejó de ser hace tiempo un país en el que las exportaciones petroleras representaran una parte significativa de los ingresos de divisas del país, quedó la imagen de que había una relación estrecha entre precio del crudo y disponibilidad de dólares.

En el primer trimestre del año los ingresos por exportaciones petroleras ascendieron a tres mil 462 millones de dólares mientras que el valor total de las ventas al exterior fue de 85 mil 122 millones. Es decir, el petróleo representó apenas 4.1 por ciento del total.

Pero el asunto es peor. Si consideramos las exportaciones petroleras netas, o para decirlo más claramente, el saldo de la balanza comercial petrolera, resulta que en el primer trimestre hubo un déficit de dos mil 541 millones de dólares.

¿Qué significa lo anterior? Que en términos netos, es muy probable que a nuestra balanza comercial le favorezca un precio del petróleo menor y que un aumento de éste significa un déficit comercial mayor.

Este hecho que algunos hemos venido señalando desde hace meses parece finalmente haber sido tomado en cuenta por los mercados y pareciera que por fin se ha roto la conexión entre precio del crudo y paridad.

Vale la pena señalar que, sin embargo, no es así para las finanzas públicas. La razón es que cuando se encarecen los productos petrolíferos que importamos, esencialmente la gasolina, existe un esquema que permite que el gobierno obtenga recursos adicionales, mediante el IEPS.

El IEPS a las gasolinas sumó 62 mil 848 millones de pesos en el primer trimestre de este año y está siendo un amortiguador esencial para la caída de los ingresos petroleros por segundo año consecutivo.

Me parece, sin embargo, que los determinantes del movimiento de nuestro peso frente al dólar ya no vendrán del comportamiento del precio o de las exportaciones petroleras, sino del nivel de aceptación o aversión al riesgo en los mercados internacionales.

Como ayer le comentamos, cuando hay tantos ingredientes de incertidumbre, lo más probable es que tengamos vaivenes.

Ayer por la noche el dólar ya había subido otros tres centavos. No sería raro que hoy se fuera aún más arriba… sólo para bajar en cuanto cambie favorablemente la sensación del riesgo en los mercados financieros en los siguientes días.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Las razones de la incertidumbre
Brasil, lo que no se debe hacer
¿Podría cancelar Trump el TLC?