Opinión

¿Adiós a Banamex?

1
 

 

Banamex

Desde la venta de Banamex a Citigroup, en 2001, no ha habido un año en que no se registre en los medios alguna nota en donde se especule sobre la venta de la institución financiera con el nombre más emblemático para el país.

El año en que estuvo más cercana esa posibilidad fue en la crisis de 2008, cuando Citi recibió dinero del gobierno de Estados Unidos para hacer frente a la peor contingencia en el sistema financiero internacional. Esto derivó en la violación al artículo 13 de la Ley de Instituciones de Crédito, que impide que un gobierno extranjero tenga participación en el sistema financiero, problema que fue resuelto con el apoyo de la Secretaría de Hacienda. La dependencia dijo que el artículo era obsoleto y planteó cambios a diversas leyes para que esto no se repita.

Hoy, al menos, sí hay un interesado real en adquirir a Banamex. Tan interesado está que podemos confirmar que, desde hace unas semanas, algunos de sus directivos se reúnen con diversos especialistas y consultorías internacionales para solicitarles cotizaciones de sus servicios e iniciar el Due Diligence por el Banco Nacional de México (Banamex).

El posible comprador planteó en las reuniones que tuvo la semana pasada con algunos de los especialistas, que podría haber otros posibles interesados e incluso mencionan en esos encuentros al mismo Banorte, solo o en alianza con Interacciones, pese a que Carlos Hank, su nuevo presidente, ha descartado que eso suceda.

Estiman que Banamex podría costar cerca de 30 mil millones de dólares, monto que –quienes conocen al banco– dicen es muy cercano a lo que vale.

El grupo en cuestión es Itaú, de origen brasileño, quien este año concreta la fusión con Corpbanca, en Chile y Colombia. Su intención es ser el banco más grande en América Latina y Centroamérica y, como lo dijeron en su momento, buscan opciones para consolidarse en esa posición.

De reunir el dinero y ser aceptada la oferta por Citi, también tendrían que pasar el filtro de las autoridades, en el sentido de dar un banco emblemático a Brasil, eterno rival de México en todos los ámbitos.

Para extrabajadores de Banamex es poco probable que la unidad mexicana sea vendida, tal como lo dijo Michael Corbat la semana pasada, aunque no descartan que sí se deshagan de algunas unidades relacionadas, como puede ser la Afore, siguiendo el camino de hace un año de BBVA Bancomer.

Por lo pronto ya varios despachos se alistan a prestar sus servicios a este grupo brasileño y ayudarle a valuar (y de ser el caso, ofertar).
Sólo hay que recordar que el año pasado, por estas fechas, se iniciaba la valuación del banco WalMart, operación que negaba la empresa, pero que al final fue vendido a Inbursa al cierre de 2014.

Este año la historia podría repetirse, pero hoy es todavía muy temprano para saber el final. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Twitter: @JLeyvaReus

También te puede interesar:
​Empleados bancarios de primera y de segunda
Seguros de depósitos, ¿discriminatorios?
Ficrea, historia sin fin; Banamex y su Consejo​