Opinión

Activistas

 
1
 

 

Sean Penn.

Y sigue la mata dando. Gil lo leyó en su periódico El Universal: Sean Penn ha considerado que no es bueno “demonizar” a Joaquín Guzmán Loera: “demonizar en exceso a cualquier ser humano no está en nuestro mejor interés (…). Nos guste o no, estamos casados con este tipo de personajes. Son parte de nuestro tiempo. Nos están afectando. Así como ocurre en un matrimonio, es posible que deseemos un divorcio, pero tienes que mirar a esa persona como una persona”.

Qué equivocado estaba Gilga al pensar que Sean Penn era sólo un fanfarrón. Penn es, además, un idiota. Guzmán Loera forma parte de nuestro tiempo y como en los matrimonios mal avenidos tienes que mirar a la otra persona como persona.

Se oyó un lamento desgarrador en el amplísimo estudio: ay, mis hijoos estúpidos.

A Mr. Penn no le interesan los miles de muertos que Guzmán Loera carga en su historia delictiva. Si las declaraciones de Penn no fueran repercutidas (ah, una voz pasiva, al fin) en todo el mundo, sólo serían materia de una vacilada, pero aparecen publicadas en innumerables medios y se refieren a uno de los más sangrientos criminales de la historia de México. “Nosotros sólo recibimos una invitación, dice Penn y añade: lamento que toda la discusión sobre este artículo haya ignorado su propósito, que era tratar de contribuir al debate sobre la política de la guerra contra las drogas”. Buenas tardes, voy a colaborar al debate sobre las drogas charlando con el asesinazo Guzmán Loera. No me juzguen, ni me pongan en la mira del Cártel de Sinaloa.

¿Estamos locos?, se pregunta Gamés: Mr. Penn contactó a los más peligrosos sicarios para llegar hasta el lugar donde estaba El Chapo y ahora dice que las críticas a su entrevista publicada en la revista Rolling Stone, o como se llame lo que hizo, lo ponen en riesgo. ¿Cómo la ven? Dicho sea esto sin la menor intención de un albur de enero.

SIMULACIÓN
Gil no comparte la opinión de que los miles de efectivos de la Marina y el Ejército que perseguían al asesino daban vueltas como mosquitos alrededor del foco sabiendo que El Chapo despachaba en su rancho con su má en la silla de ruedas.

Comuníqueme con el Periquillo, da igual, todos los apodos se parecen.

Aquí, tranquilazo, pasado mañana me regreso a la cárcel, desde allá voy a despachar. Deberías venir a tomarte uno de los tequilas de Kate.

Te cuento: voy a fingir que me escapo por las alcantarillas. Ya me dieron una camiseta muy sucia, hasta huele mal. Si fabricamos un túnel que nunca usamos (todo mundo sabe que salí por la puerta principal sorbiendo del popote mi piña colada) una camiseta es lo de menos.

Luego me voy a meter a un motel y ahí me aprehenden de nuevo. Sí, correcto, el cargamento sale directo, no dejes de preocuparte. Lástima que no vengas porque viene la bella Kate, un actor gringo y unos mechudos. Suerte, mi hermano. Sí, un poco incómodo eso de que te cambien de celda. Lo del piso con varillas es lo de monos, o de menos.

SOCIO
Gamés siguió leyendo su periódico El Universal y en especial una nota de Juan Omar Fierro. Cuando el abogado de Guzmán Loera le sugirió a Kate del Castillo la posibilidad de que El Chapo fuera su socio ella escribió: “Sería divino”. El abogado le escribió a Kate: “Le pienso comentar el proyecto de su tequila, quien quita y se interesa y se vuelven socios”. ¿Algún problema? Porque la verdad sea dicha (muletilla patrocinada por Liópez y su siamés Fernández Noroña), ¿cuál es el problema de entrevistarse con Guzmán Loera e incluso considerar una sociedad con él?

Todo es muy raro, el activismo todo lo oscurece. El cineasta González Iñárritu, merecidamente premiado y consagrado por Hollywood, ha defendido a Sean Penn: “Lo entiendo. Lleva treinta años de activista y ha escrito muchos artículos. Posee una gran curiosidad y le atraen figuras controvertidas. Tiene todo el derecho de buscar al Chapo”.

Grandes actores y mejores cineastas opinan de la vida política, de la vida pública y aparecen, como en un escenario y en una película, burros, muchísimos burros. Gil lo ha dicho: en moscas cerradas no entran bocas.

BASAVE A CABALLO
Agustín Basave, Basave a caballo, ha respondido a las caricias de Gilga con una soflama de enorme firmeza, casi se diría que con energía inaudita: tranquilo, estimado alianciólogo: sana, sana, colita de rana, si no sana hoy, sanará mañana.

La máxima de Cicerón espetó en el ático de las frases célebres: “La sola idea de que una cosa cruel pueda ser útil es ya de por sí inmoral”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Breve colección de delirios
Reyes Heroles
Como si nada