Opinión

Actividad económica
en 2015 y perspectivas

1
 

 

Canasta

La información sobre la solidez de la recuperación de la actividad económica en los últimos meses ha sido “volátil” y, en algunas ocasiones, aparentemente contradictoria. Ese fue el caso durante los primeros cuatro meses de 2015. Hace algunas semanas el INEGI anunció que el PIB en el primer trimestre de 2015 registró una tasa de crecimiento anual de 2.5% a tasa anual, pero de sólo 0.4% (desestacionalizada) con respecto al trimestre inmediato anterior, lo que confirmó la tendencia “plana” de la actividad económica que se observa desde principios de 2013. No crecemos más de 2-2.5% desde ese periodo. El comportamiento del PIB fue relativamente sorpresivo dada la evolución que habían registrado diversos indicadores del comercio, los servicios no financieros e, incluso, algunos rubros de la industria manufacturera como el automotriz y la construcción; no obstante, se anticipaban efectos negativos en el crecimiento derivados de la contracción de la economía estadounidense y de la desaceleración de las exportaciones.

Por otra parte, la semana pasada se dio a conocer el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) durante abril de 2015, que registró un incremento de 2.4% a tasa anual y de 0.7% en relación con el mes anterior. Este último fue el más elevado desde noviembre de 2012; sin embargo, hay que tomar esas cifras con cautela. La expansión del IGAE se debió fundamentalmente al crecimiento de las actividades primarias, que tradicionalmente muestran una elevada variabilidad, y al de las terciarias. En contraste, las actividades industriales se redujeron en relación con marzo pasado y aumentaron marginalmente con respecto a abril de 2014.

Más allá de la variabilidad y las aparentes contradicciones, las perspectivas para el segundo semestre no son del todo halagüeñas, sobre todo si se considera el debilitamiento del IGAE durante 2015: de un crecimiento anual de 2.9% en enero a uno de 2.5% en abril. El anunciado recorte al gasto público para 2015 se concentrará en julio-diciembre dado que, cuando menos hasta el primer cuatrimestre, no se realizó. Ello incidirá no sólo en el ejercicio presupuestal directo sino también en la derrama (pagos) de recursos al sector privado.

Por otra parte, continúa latente la amenaza de que la Reserva Federal de Estados Unidos inicie el proceso de incremento de las tasas de interés hacia el cuarto trimestre de este año. Como ya lo planteó el Banco de México, la política monetaria interna seguirá esa ruta. Ello impactará tanto a la inversión como al consumo privados y, por ende, al crecimiento económico. Además, si bien no se ha registrado un impacto significativo del tipo de cambio en los precios internos, el comportamiento reciente de los precios internacionales de las materias primas sí podría generar presiones inflacionarias en el segundo semestre, lo que le daría argumentos adicionales al banco central para incrementar las tasas de interés internas en los próximos meses. A ello se sumaría la inestabilidad financiera y cambiaria –ya se tuvo una “probada” esta semana– en los mercados internacionales, en los que Grecia y Europa seguirán siendo protagonistas clave.

Por el lado positivo, además de que se consolide la recuperación de los sectores comercial y de servicios no financieros, está la expectativa de que empiecen a materializarse, al menos parcialmente, algunos de los proyectos de inversión extranjera que se han anunciado durante este año, en particular, en los sectores automotor y agroalimentario (por cerca de 20 mil millones de dólares), así como los correspondientes a las primeras asignaciones de la Ronda Uno de la reforma energética, que se darán a conocer en julio próximo. Asimismo, está por confirmarse el repunte del sector construcción que anticipó el Presidente Peña Nieto esta semana (mayor a 5% en el año, según señaló), como resultado de la reactivación en la edificación de vivienda, aunque la generación de valor de este sector en abril (-0.4%) parece desmentir esa expectativa.

Twitter: @ruizfunes
mruizfunes@gmail.com

También te puede interesar:
La Selección, la economía y la gestión del equipo
Comercio exterior, más allá de los acuerdos
Pendientes de la nueva Cámara