Opinión

¿Y después de la decisión de la Fed, qué podemos esperar?

El 29 de enero se tiene programada la próxima reunión del Comité de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal de Estados Unidos, el banco central de la economía más importante del mundo.

Esta será una reunión histórica. La última presidida por Ben Bernanke, actual presidente del instituto central. En este comité participa su sucesora, Janett Yellen. Pero más importante que esto para los mercados financieros internacionales es la decisión que se tome en esta reunión en materia de los programas de estímulo monetario. La Fed ha incrementado su balance desde el 2008 a la fecha en más de 3 billones de dólares, mediante diversos programas de compra de bonos.

El pasado 18 de diciembre, la Fed decidió, por primera vez, reducir en 10 mil millones de dólares mensuales, a partir de enero, sus dos programas vigentes de inyección de dinero que a lo largo de todo el año pasado inyectaron dinero por 85 mil millones mensuales.

La reacción de los mercados financieros fue muy positiva, después de que desde el pasado mes de mayo, los mercados financieros globales marcaron una continua tendencia a la baja (A excepción de las bolsas desarrolladas) cuando Bernanke advirtió que los programas ya no iban a permanecer vivos por dos años, como originalmente nos lo habían dado a entender, y que la fiesta de la liquidez podía empezar a disminuirse desde finales del 2013.

Pero desde mayo pasado, hemos estado observando en los mercados emergentes y en las materias primas un extraño patrón de comportamiento en el que los precios de estos activos reaccionan a la baja ante buenos datos de la economía de EU, por la impresión de los inversionistas de que la dosis de antibióticos va a disminuir más rápidamente, mientras que cuando los datos salen negativos, los mercados emergentes y las materias primas suben de precio, ante la expectativa de que la Fed va a mantener más tiempo sus esteroides. Ante la creación excesiva de dinero, los precios de las materias primas y de los mercados emergentes se infló, por entradas de recursos en exceso. La idea actual es que ante una menor creación de liquidez, se está dando una reversión de flujos de los mercados emergentes y de las materias primas, hacia los mercados desarrollados.

La mejor explicación de por qué en México el peso está cotizando a 13.40 por dólar, las tasas de largo plazo en pesos se fueron arriba de 6.40 por ciento, y la Bolsa ha bajado hacia los 41 mil puntos, se debe principalmente a esta expectativa. Hoy en día existe una expectativa generalizada de que la Fed va a reducir en 10 mil millones de dólares adicionales sus programas para llevarlos a 65 mil millones mensuales.

¿Qué podemos esperar después de esta reunión?

De cumplirse nuestro escenario de que la Fed reduce en 10 mil millones, es muy probable que el comunicado nos mantenga el mensaje de que a cambio de la reducción en el ritmo de creación de liquidez, la tasa de interés de referencia (tasa de fondos federales) se mantendrá muy baja (0.25 por ciento anual) por mucho tiempo más.

La reacción inmediata probable de los mercados es que se ajusten al alza. Es probable que el peso se fortalezca (que el tipo de cambio baje), que las tasas de interés de largo plazo en pesos bajen, y que la bolsa suba, pero esto durará sólo algunas semanas, ya que después viene otra reunión de la Fed.

¿Para cuándo será la siguiente reunión? La siguiente reunión está programada para el 20 de marzo. Ésta será la primera presidida por Yellen.

Nuestro escenario básico es que la Fed continuará reduciendo gradualmente sus programas y en la medida en que éstos van disminuyendo, los efectos negativos previos en los mercados emergentes y en las materias primas van a ir aminorándose.

Director de Análisis y Estrategia Visión Actinver.