Opinión

A tomar con alfileres las cifras de enero

1
 

 

Compradores

La principal cadena minorista del país, Walmart, informó ayer que sus ventas comparables, es decir, a tiendas iguales, crecieron 5.6 por ciento en enero.

Este resultado es mucho mejor que lo que estaba previendo la mayoría. En términos reales, hay un crecimiento de 1.5 por ciento.

¿Quiere decir que finalmente el consumo ya va despegando poco a poco?

Me temo que hay que irnos con pies de plomo cuando interpretemos estas cifras y otras más que surgirán en los siguientes días y semanas.

El primer mes de 2014 fue fatídico para el consumo, sobre todo en el sector comercial moderno.

La ANTAD reportó entonces en el primer mes del año pasado una caída nominal de sus ventas de 1.7 por ciento a unidades comparables, lo que significa un descenso real de 5.9 por ciento.

Hay que acordarse de que hace un año empezaban a pegar los cambios derivados de la reforma fiscal, los que tuvieron un gran impacto en los primeros meses del año.

El nivel absoluto de la actividad en enero del año pasado estuvo muy abajo, por lo que los comparativos de 2015 contra 2014 van a ser favorables.

Si comparamos las ventas de enero de 2015 contra las del mismo mes de 2013, es decir, dos años atrás, tenemos todavía una caída de más de 4.0 por ciento.

Esto quiere decir que la recuperación del primer mes de este año está lejos de compensar la caída del anterior.

Qué bueno que las cifras sean positivas, como seguramente las veremos en otros casos, pero hay que ser ponderados y saber que no están como para fiesta.

Ayer mismo, la encuesta que realiza Banamex entre instituciones financieras, y que ya incluyó la evaluación del impacto del recorte presupuestal, considera que la economía mexicana crecerá en promedio 3.2 por ciento en este año.

Y una parte importante de este crecimiento vendrá del empuje de las exportaciones.

Es decir, el consenso entre los analistas es que el mercado interno mantendrá un paso moderado, lo que más allá de cifras como las de Walmart en enero, poco a poco se ajustará a niveles más reales.

Yo soy de los que piensan que el recorte presupuestal tendrá un efecto menos negativo de lo que usualmente se cree.

Pero, a pesar de eso, no veremos una recuperación sensible del consumo, pues el consumidor sigue muy cauto y el crédito no está fluyendo suficientemente.

Hay que recordar que el saldo del crédito al consumo en diciembre de 2014 fue superior sólo en 1.4 por ciento real respecto al de 2013. Y, en el caso específico de tarjetas de crédito, se registró una caída de 2.1 por ciento.

Cuando estamos sumergidos en problemas de todo tipo, nos vemos tentados a aferrarnos a cualquier buena noticia que aparezca. Es natural.

Y, eso a veces nos puede llevar a sobreestimar su impacto.

Ni modo. A veces hay que hacerle al aguafiestas. Pese a los buenos datos de Walmart y otros que seguramente veremos pronto, la realidad es que para el mercado interno todavía no está claro que tengamos ya una franca recuperación.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
“Perdimos ‘Pollo’, perdimos”
La clave, restaurar la credibilidad
Rehacer el aparato de gobierno