Opinión

¿A quién van a sacrificar?

 
1
 

 

Tres autobuses de la empresa Parhikuni fueron incendiados este martes en la comunidad de San Juan Tumbio por maestros de la CNTE, así como por pobladores y normalistas. (Cuartoscuro)

¿Quién asumirá los costos políticos de controlar a la CNTE? ¿El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong? ¿El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño? O los platos rotos los pagará el mismo presidente Enrique Peña Nieto.

Y cada día que pasa, el precio de resolver el conflicto magisterial incrementa dramáticamente. Porque detener o por lo menos reducir las protestas por parte de los maestros requerirá que uno de los secretarios sea el sacrificado en el altar del proceso electoral de 2018. ¿Quién será?

No es claro por qué el gobierno federal acordó abrir una mesa de negociación con la CNTE, ni cuál es la estrategia de negociación. Pero, cada día que pasa no sólo incrementan las protestas, sino los costos a los empresarios, a la sociedad y sobre todo a los estudiantes de estos maestros.

Aunque no es clara cuál es la estrategia de negociación del gobierno federal, la estrategia del magisterio disidente es bastante clara: presionar.

Esta presión se ha traducido en movilizaciones masivas en Oaxaca y en Chiapas, e incluyen bloqueos de carreteras, aeropuertos, centros comerciales y otros puntos vitales para el sector privado, y empresas transnacionales. En el caso de Guerrero, la población está muy acostumbrada no sólo a la violencia, sino al impacto de las protestas.

Pero en este momento el magisterio busca afectar aún más el sector turístico con las tomas de la Autopista del Sol. Es sorprendente lo poco que se ha reportado de lo que está sucediendo en Michoacán.

Desde el 26 de junio los maestros han retenido en la meseta Purépecha de Michoacán hasta 200 vehículos diversos, de los cuales cinco son pipas que contienen material peligroso, según las autoridades estatales.

De estas unidades, 142 son camionetas y vehículos de empresas privadas, agencias automotrices, ayuntamientos y gobierno estatal, también se habla de un camión que transporta cemento, dos tráileres de transporte de autos nuevos, contenedores de carga y 50 autobuses.

Todo esto es parte del plan de acciones en contra de la reforma educativa y la decisión de comunidades indígenas y del Consejo General de Normales locales.

Armados con piedras y palos, jóvenes encapuchados que se identificaron como normalistas se encargaron de despojar de sus unidades a los choferes y no permiten que se tomen imágenes de su motín en Turícuaro, donde se atrincheran usando de escudo a la comunidad indígena de aquel poblado. Los estudiantes de esa localidad han incendiado autobuses y los dejaron abandonados. En Nahuatzen, Michoacán, han retenido 85 vehículos, en Tarícuaro 101 y 14 en Carapan. Las autoridades han reconocido que en la comunidad de Caltzontzin se encuentran retenidos más vehículos, pero que no tienen una cifra aproximada.

Sin olvidar que fue en Morelia, Michoacán, donde la CNTE levantó temporalmente el bloqueo de las vías del tren por nueve días.

Y al mismo tiempo que incrementan las protestas, la presión magisterial, continúa el secretario de Gobernación y de Educación dialogando con la CNTE. La estrategia del magisterio ha sido exitosa ya que a pesar de que la CNTE en Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Michoacán y Ciudad de México le está costando por lo menos 4 mil 200 millones de pesos a los empresarios, según el CEESP, no se vislumbra que Gobernación mueva un dedo para reprimirlos. Adicionalmente el líder la Sección 18 de Michoacán, Víctor Zavala, comentó que el próximo 11 de agosto se reunirán con legisladores para plantear una ruta legislativa para modificar, abrogar o suspender la reforma educativa. Abriendo la posibilidad de que se derogue parte de las reformas.

El magisterio está arrinconando a los secretarios de Gobernación y de Educación a una selección darwiniana para escoger el candidato a la Presidencia en 2018.

El momento en que el presidente permitió que los secretarios de su Gabinete aspiraran a ser el candidato, el conflicto que surgiría era de esperarse. Lo interesante es que el presidente permita que esta confrontación continúe impactando su credibilidad y su legado.

El dilema para el presidente Enrique Peña Nieto es el siguiente: o se repliega el gobierno en la implementación en los aspectos fundamentales de las reformas, donde el sacrificado sería Aurelio Nuño.

O, llegará el momento, y probablemente será muy pronto, en donde el secretario de Gobernación tendrá que replegar las protestas y hacer el uso legítimo de la fuerza. Y por más que se respeten los protocolos de intervención y confrontación de las protestas, habrá heridos y seguramente más muertos. Y esto terminará con la posibilidad de una candidatura presidencial por parte de Miguel Ángel Osorio Chong.

¿Quién será el sacrificado? Estará por verse. Muy pronto.

Twitter:@Amsalazar

También te puede interesar:

Es la misma historia y va acabar mal

Atrapando pokecorruptos

Políticamente radioactivos