Opinión

¿A quién protegen Invea
y Mancera en Framboyanes 495?

1
   

   

Miguel Angel Mancera (Eladio Ortiz)

“Ya nos metimos cinco veces a su casa, perfecto, la sexta no sólo nos metemos: la violamos a usted y matamos a su madre, así que párele”. Esta es la advertencia que recibió el 6 de noviembre una de las vecinas que ha denunciado la construcción ilegal que se lleva a cabo en Bosque de Framboyanes 495.

Esa amenaza constituye el más reciente capítulo de la pesadilla que durante dos años han vivido una madre y su hija, cuyo pecado ha sido el no resignarse a que junto a su propiedad se levante una edificación que tan viola la ley que hoy tiene sellos de clausura del Instituto de Verificación Administrativa del Distrito Federal (Invea).

Esa obra ha sido tema de esta columna –DF: Ser decente no funciona (http://bit.ly/1Jg7DFA 31/07/15) y Vecinas sin amparo de la ley (http://bit.ly/1LknFlK 19/08/15)–, pero vale la pena resumirlo así: las vecinas han demostrado ante diversas autoridades que el edificio en construcción contraviene varios aspectos de la normatividad vigente.
¿Y qué han ganado? Salvo amenazas e invasiones a su propiedad, nada. Porque con sellos del Invea y todo, la obra sigue.

La vecina me ha hecho llegar un reporte de una caseta a cargo de la Policía Bancaria donde se consigna que, en efecto, su casa ha sido allanada en los últimos meses. “No estoy loca”, me dice con frustración al contarme que las amenazas que han recibido tienen sustento y que las autoridades no le hacen caso.

En el tiempo transcurrido desde la primera vez que publicamos aquí sobre el tema (julio), han habido algunos avances, pero la realidad es que quienes se han propuesto quebrantar la ley en Framboyanes 495 operan con toda tranquilidad, el avance de la edificación es cotidiano.

Hoy las vecinas han sido atendidas por la nueva autoridad delegacional en Miguel Hidalgo, y el Invea, que había actuado de manera indolente, ya ha puesto sellos. De la misma manera, las vecinas han sido recibidas por Juan José García Ochoa, subsecretario de Gobierno del DF.

Y a pesar de ello, el desconocido dueño del predio es más poderoso que todas esas instancias, pues la obra sigue.

El Invea y sus sellos valen sombrilla. Los trabajadores –la vecina ha enviado fotografías– siguen en la talacha, la delegación alega que como ya hay sellos del Invea ya no puede actuar, el Invea no se sale de su cantaleta de que ya clausuraron, y el subsecretario García Ochoa se quitó de encima a la vecina pidiéndole que denuncie las amenazas ante el Ministerio Público.

Pónganse en los zapatos de estas vecinas: ¿ustedes denunciarían ante el MP? ¿Confiarían en la Fiscalía de un gobierno capitalino que no ha podido proceder como se supone que dice la ley cuando alguien viola sellos de clausura? ¿Y si les echan montón con múltiples testimonios falsos y son ellas las acusadas de mentir? ¿Y si se les meten de nuevo en la casa? ¿Deben ahora buscar también un abogado penalista? ¿Por qué el ciudadano que no ha violentado la ley es el que se tiene que defender?

Contacté al Invea y me dijeron que si se rompen o burlan los sellos de clausura lo que procede es la vía penal. Suena bien, salvo que no hay dios (es decir, no hay autoridad) que haga que el Invea vaya y constate que los sellos no han sido respetados y proceda al respecto.

Así que la clausura es una simulación. Pero las amenazas no.

Sólo resta preguntar: ¿A quién protegen Miguel Ángel Mancera y el Invea en Framboyanes 495?

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
ALTA Grupo, ¿el nuevo Ficrea?
Slim, de Diego Osorno, viaje a un país sin gobierno
El milagro de Santa Fe