Opinión

¿A quién le tienen más miedo los banqueros, a Trump o a AMLO?

 
1
 

 

AMLO.

En el sector bancario mexicano, en un arranque de año que para muchos ha sido mediáticamente más intenso que cualquier otro, un tema que no ha dejado de estar presente en todas las conversaciones es sin duda el referente a Donald Trump, el cual, contrario a lo que se podría creer, eventualmente será un problema que podrá resolverse

Así es. En este arranque de año —que por momentos parece que nos encontramos al borde de la próxima gran crisis internacional, ocasionada por el presidente de Estados Unidos— los directivos que participan en el sector financiero comentan 'en corto' que si bien es un tema al que debe dársele seguimiento, “no es el problema central para el mediano plazo, sino 2018”.

Son (aunque no lo crean) las elecciones presidenciales de 2018 lo que consideran el principal foco de atención y preocupación para todos, ya que si hoy fueran los comicios el gran ganador —según todas las encuestas (si siguen creyendo en ellas ya que las últimas han fallado en todo el mundo)— el próximo presidente de nuestro país sería el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

En los últimos meses, López Obrador ha ido moderando su discurso contra los que ha llamado durante años los ricos del país, “la mafia del poder”. El tabasqueño se ha acercado al sector empresarial y financiero e, incluso, como todos ya saben, tiene a los dos suegros más importantes del país entre sus asesores. Poco a poco, dicen, AMLO ha mostrado un rostro sereno.

Y es precisamente esta serenidad y moderación en sus mensajes lo que los tiene preocupados, ya que no saben si es parte de la experiencia adquirida en todos estos años de campaña, que le hacen poner una cara de amabilidad hacia ellos, o bien es parte de su nueva estrategia y es sincero.

Hoy, consideran, las inversiones están detenidas y serán menores en este 2017 por la llegada de Donald Trump, pero no tienen claridad de qué pasará si gana en México por primera vez la izquierda, o el populismo como dicen otros.

En 2012, cuando AMLO asistió a la Convención Bancaria, garantizó “seguridad jurídica a los bancos y también seguridad patrimonial a las empresas”. Propuso incluso algo que se aprobó en la reforma financiera del actual presidente Enrique Peña y que no se ha podido poner en marcha en los últimos tres años: la creación de tribunales especializados para asuntos empresariales de crédito y de gobierno corporativo.

Quizá para ayudarles un poco a despejar el panorama económico de los próximos dos años y un cambio eventual de gobierno de izquierda, la próxima Convención Bancaria, a realizarse en Acapulco en marzo, será una de las más interesantes en los últimos años, no sólo porque ampliaron nuevamente los días de convención (no serán dos, sino tres), sino porque el tema será 'El dilema global: Liberalismo vs. populismo', en donde se espera la presencia de panelistas de todo el mundo. En ese cónclave de banqueros, sin duda y sin estar presente físicamente, López Obrador será uno de los temas más comentados. El año pasado fue Donald Trump, el que nadie creía que ganaría.

Y en el otro lado de la moneda, en pleno prefestejo del Día del Amor y la Amistad, la Condusef hizo enojar a más de un banco, al dar a conocer los datos de los errores que cometen los bancos en perjuicio de sus clientes. Esto lo cuento porque, mientras por un lado los bancos buscan fomentar las domiciliaciones de servicios a fin de disminuir el uso de efectivo e incrementar la transaccionalidad, resulta que ese es uno de los servicios que más quejas recibe por parte de los usuarios. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Twitter: @JLeyvaReus

También te puede interesar:
¿Cuál es la marca mexicana que busca quitarle mercado a Visa y Mastercard?
¿Cuáles son los bancos que nadie quiere dirigir?
¿Y si vienen más burós de crédito?