Opinión

A las nuevas administraciones estatales: ¿por dónde empezar?

 
1
 

 

ICRE. (alchilepoblano.com)

Por Pablo Velázquez.

La educación en México es un tema que requiere de la responsabilidad compartida entre el Gobierno Federal y los gobiernos estatales. La colaboración entre los distintos ámbitos de gobierno es una condición necesaria para contar con un Sistema Educativo Nacional ordenado y orientado a atender las necesidades de los integrantes del mismo: alumnos, familias, maestros y comunidad escolar. En Mexicanos Primero nos hemos empeñado en diagnosticar, exigir y proponer acciones a las autoridades educativas federales y estatales que auxilien su labor en garantizar el derecho a aprender de niñas, niños y jóvenes.

Con base en las leyes educativas, vigilamos que en la práctica diaria se cumpla lo que está establecido en la ley.

Este año, contamos con la primera edición del Índice de Cumplimiento de la Responsabilidad Educativa Estatal (ICRE-E). El ICRE es un instrumento que evalúa el cumplimiento que tienen las autoridades educativas con su obligación de garantizar el derecho a aprender de sus niños y jóvenes. En esta edición del Índice evaluamos no sólo los resultados educativos de las entidades federativas –producto de decisiones y acciones realizadas en el pasado- sino también los esfuerzos actuales de los gobiernos estatales para mejorar su desempeño. Por lo tanto, el ICRE no evalúa a maestros o alumnos, sino al sistema educativo estatal en su conjunto, encabezado por la autoridad educativa estatal.

A partir del próximo 5 de septiembre comenzará la transición gubernamental en las doce entidades que sostuvieron elecciones el pasado 5 de junio. Las nuevas administraciones tendrán la tarea de realizar un diagnostico pormenorizado de la situación que guarda su estado en cada una de las áreas de la administración. En Mexicanos Primero invitamos a las nuevas administraciones a examinar el ICRE y ubicar las áreas de oportunidad de su estado. Asimismo, el ICRE es una herramienta ciudadana, pues apoya a los ciudadanos a entender qué está pasando en su estado en materia educativa y les cuenta en qué puntos deben exigir un cambio inmediato. Los resultados a nivel nacional son decepcionantes: ninguna entidad federativa obtiene resultados óptimos y la mitad de ellos tienen fallas graves en su sistema educativo estatal.

En lo que respecta a las entidades federativas con cambio de administración, seis de ellas tienen resultados pésimos en garantizar el derecho a aprender: Durango, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz. Las otras seis entidades, aunque su desempeño general no es alarmante, cuentan con un desempeño mediocre: Aguascalientes, Chihuahua, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala y Zacatecas. El cambio de administración estatal representa una buena oportunidad para identificar los puntos débiles del sistema educativo en la entidad y proponer acciones específicas para corregirlas.

Un grave problema que comparten todas las entidades es la inclusión de los alumnos con necesidades educativas especiales (NEE). A nivel nacional, solamente 1 de cada 10 niños con NEE reciben algún tipo de apoyo para su aprendizaje. No se destina suficiente recurso humano ni material para apoyar el aprendizaje de estas niñas y niños. En Puebla, por ejemplo, 8 de cada 10 escuelas públicas no están preparadas para recibir a niños en condición de discapacidad móvil.

Lo importante de un sistema educativo es que las personas lleguen y que al llegar, se fomenten procesos de aprendizaje adecuados en condiciones materiales dignas y acompañados de una red de apoyo. Sin embargo, observamos que esto no pasa con consistencia en estas 12 entidades. En Aguascalientes, Sinaloa, Tamaulipas y Tlaxcala, pocos niños entran en tiempo y forma al primer grado de preescolar, limitando sus oportunidades. En Chihuahua, Veracruz y Zacatecas, un porcentaje inaceptable de directores de escuelas tienen que dobletear tareas y ser maestros frente a grupo. En Durango e Hidalgo, no se fomenta la participación activa de las familias en las escuelas. En Quintana Roo, la mayoría de los niños asisten a escuelas sin espacios recreativos. En Durango, Oaxaca, Tamaulipas, Tlaxcala y Veracruz desconocemos si existe algún registro de acompañamiento docente. Y hemos sido testigos de un sistema educativo fallido para brindar oportunidad a los niños oaxaqueños.

Para rendir cuentas, primero hay que tener cuentas. Invitamos a la ciudadanía a conocer el ICRE-E y demandar a sus autoridades estatales un cambio de rumbo positivo, que permita que las niñas, niños y jóvenes de su estado aprendan lo que deben y quieran aprender.

Asimismo, exhortamos a las autoridades locales a discutir nuestros hallazgos y caminar de manera paralela en la construcción de un mejor sistema educativo. Nuestra responsabilidad como sociedad es vigilar que sus responsabilidades se cumplan.

(El ICRE, su metodología y hallazgos están disponibles en (http://www.mexicanosprimero.org/images/icre/ICRE_2016_E-Book.pdf)

El autor es investigador en Mexicanos Primero.

Twitter:@PGVelazquez

www.mexicanosprimero.org

También te puede interesar:

Una buena noticia

Nulidad de los pactos en lo oscurito. Sobre los acuerdos ilegales entre SEGOB, el gobierno de Oaxaca y la CNTE

Niñas y niños presentes desde 1º de preescolar