Opinión

¿A dónde se fueron los impuestos?

 
1
 

 

¿A dónde se fueron los impuestos?

Si al comenzar este sexenio se hubiera planteado que al término del cuarto año los ingresos tributarios aumentarían en cinco puntos del PIB, a pesar de una caída de los precios del petróleo en más de 50 por ciento, francamente nadie lo hubiera creído.

Aquella controversial reforma del IVA que pretendió aplicar Fox y que no pasó en el Congreso buscaba recaudar cuando mucho tres puntos porcentuales adicionales del PIB.

En términos de sus objetivos recaudatorios, la reforma fiscal es todo un éxito.

A precios actuales, obtener cinco puntos adicionales del PIB equivale a recaudar aproximadamente un billón de pesos más. De ese tamaño es lo que se ha obtenido.

El llamado gasto corriente estructural, que es el que mide los desembolsos asociados a la operación del gobierno, apenas creció entre 2012 y el estimado de cierre de este año en 0.6 por ciento del PIB.

¿Entonces dónde ha quedado el incremento de los ingresos públicos? ¿Por qué no se ha conseguido reducir la deuda pública?

Van las siguientes explicaciones, que deben tomarse en cuenta cuando conozcamos el jueves el Paquete 2017 al Congreso.

1.– En los primeros siete meses de este año el pago de pensiones alcanzó 370 mil millones de pesos, lo que permite anticipar una cifra cercana a 700 mil millones de pesos para todo el año. Esto implica un crecimiento real de 31.6 por ciento entre 2012 y 2016. A precios actuales, esto implica que hoy se pagan cerca de 170 mil millones de pesos más que hace cuatro años.

2.– Las participaciones que los estados recibieron en los primeros siete meses de este año fueron de 415 mil millones de pesos. Esto significa que bien pueden esperar alrededor de 700 mil millones de pesos en todo este año. Su crecimiento real con relación a 2012 es de 21.7 por ciento. Esto implica que hoy se está entregando a los estados –a precios actuales– alrededor de 125 mil millones de pesos adicionales a los de hace cuatro años.

3.– Los pagos por concepto de costo financiero de la deuda fueron de 266 mil millones de pesos en los primeros siete meses del año.

Extrapolando la cifra, en una proyección muy simple se podría pensar en 455 mil millones este año. En pesos constantes, el crecimiento respecto a 2012 será de 35 por ciento. Esto significa que por este concepto hay un pago adicional del orden de 120 mil millones de pesos aproximadamente.

4.– La caída de ingresos petroleros entre los primeros siete meses de 2012 y el mismo lapso de 2016 es de 58 por ciento. En términos anualizados, esto implica dejar de percibir algo así como 470 mil millones de pesos anuales.

Entre los ingresos petroleros perdidos y los gastos adicionales en pensiones, participaciones y costo financiero, se comieron 885 mil millones de la recaudación adicional.

Es decir, de la mayor captación de impuestos, queda para financiar gasto discrecional apenas el 10 por ciento.

Ese contexto de un gasto público inercial muy elevado, por razones legales y contractuales, lo vamos a ver otra vez cuando se proponga esta semana el Paquete Económico 2017, con todo y sus recortes.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Hay que serenarse y trazar estrategias
Los límites de lo razonable
Quedan 821 días del sexenio