Opinión

A AMLO se le cayó
el teatrito

   
1
  

  

AMLO. (ilustración)

Resulta inverosímil que una persona con ingresos de 50 mil pesos al mes realice 206 viajes al año, 37 de ellos en avión –París incluido–, mantenga dos familias con gastos de luz, agua, gas, teléfonos, vestuario, pague camionetas, gasolina, comidas y hoteles.

Y que además esa persona no tenga trabajo.

Porque Andrés Manuel López Obrador, quien presentó una declaración 3de3 que ni Pinocho la haría, empezó a trabajar como presidente de Morena el 20 de noviembre de 2015.

Es decir, tuvo ingresos sólo un mes y medio del año pasado, que es el que comprende la declaración 3de3.

Seguramente muchos otros políticos gastan más de lo que ingresan, lo que constituye una violación flagrante a las leyes fiscales.

Pero López Obrador dice que es diferente, y con sus mentiras en la declaración 3de3 nos muestra que es igual a los demás.

O peor, ya que acusa a los otros de ser deshonestos, mafiosos y corruptos, y él no puede justificar sus ingresos y sus gastos.

Durante años, López Obrador se ha erigido como la única autoridad moral del país. Descalifica a sus adversarios y extiende certificados de honorabilidad a los que le son leales.

Se le cayó el teatrito. Miente con respecto a sus ingresos y oculta sus gastos.

Al descubierto ha quedado una persona que abandera la honestidad como su gran virtud, y acusa a todos sus adversarios de ser deshonestos o francamente rateros.

¿De qué vive? ¿De 50 mil pesos al mes que alguien desconocido le ha pagado durante una década? Y le alcanza para realizar cada año más de 200 viajes por el interior del país y cuando menos uno a Europa (EL FINANCIERO, lunes, nota de Rivelino Rueda).

Sus leales dicen que eso es creíble y que los viajes alguien se los puede pagar. Obviamente así es. ¿Quién o quiénes se los pagan? Esa es la pregunta que López Obrador no contesta en su 3de3.

Le dan dinero para sus viajes, para llevar una vida sin lujos pero más cómoda que la de 90 por ciento de los mexicanos, viajar en avión, desplazarse en Suburban y dormir en hoteles. Y que su familia no tenga apreturas económicas.

Está bien que así sea, pero esos ingresos se deben declarar al fisco.

La 3de3 le pide el origen de tales recursos, cosa que López Obrador no ha hecho. O mejor dicho, ha mentido.

El Instituto Mexicano de la Competitividad no es Ministerio Público, sino una institución privada que actúa de buena fe y confía en la honestidad de los declarantes de la 3de3 porque no tiene atribuciones legales para investigar ni mucho menos sancionar.

Pero la población en general puede darse cuenta de la incongruencia entre lo que López Obrador dice en la 3de3 y lo que hace de manera cotidiana a la vista de todos.

Miente con sus ingresos. Miente con sus gastos.

AMLO tiene patrocinadores ocultos que le pagan los gastos, y él no ha dicho quiénes son esos benevolentes y desinteresados benefactores de su causa y de su persona.

'El pueblo', 'la gente', o ricos interesados en tenerlo de su lado pueden ser los que sostienen a López Obrador. No importa, tiene que declararlo ante el fisco y no lo ha hecho.

Con su declaración 3de3 miente peor que otros políticos, pues durante una década ha recorrido el país diciendo que es honesto y que los demás son corruptos y mafiosos.

No, no es honesto y es mentiroso.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
La bala de plata de Josefina
Sin cambios y a la baja
Sus impuestos AMLO, sus impuestos