Opinión

48 horas y sigue el misterio

Nada se movió ayer luego de la detención del expresidente municipal de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa.

Se cumplió el paro en algunas universidades y la marcha anunciada por lo padres de los normalistas desaparecidos, pero del gobierno federal no hubo información, al menos al cierre de este espacio.

Y es que la captura de Abarca y su señora permitió suponer que habría movimiento hoy en la PGR, después de la declaración de la llamada “pareja infernal’’

Trascendió que los Abarca negaron conocer el paradero de los 43 desaparecidos y haber dado la orden de que fueran ejecutados, como era de esperarse.

Sin embargo, las pruebas que las autoridades tienen en contra de ambos y los testimonios de sicarios que los señalan directamente como los autores intelectuales de los hechos, los tienes hundidos.

Lo lamentable es que sigue sin conocerse el paradero de los 43 desaparecidos, lo cual alienta las protestas y permite la confluencia de grupos radicales que se han montado en la legítima exigencia de familiares y amigos de la aparición de los normalistas.

Así que, en tanto el gobierno federal no informe del hallazgo de los desaparecidos, la intensidad de las protestas seguirá en aumento alentada por grupos radicales que han encontrado por fin a los mártires que necesitan para salir nuevamente a las calles.

Por eso la versión de que el gobierno “está administrando el conflicto’’ resulta falsa, pues es el primero en querer solucionar el problema que ya escaló a nivel internacional.

Efectivamente, el gobierno tiene prisa.

****

El presidente Enrique Peña sí viajará a China porque se trata de una visita de Estado que le organiza el gobierno del país asiático, un honor que el mandatario mexicano podrá compartir sólo con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

En el Senado, la fracción priista se opuso el martes al debate en el pleno sobre un punto de acuerdo impulsado por el PAN para discutir la pertinencia de que Peña viajara a China “en estas circunstancias’’.

Los priistas consideraron, en corto, que Peña sí tendría que ir porque de otra manera se estaría enviando una señal a los economías más importantes del mundo de que el país “se encuentra fuera de control y nada más alejado de la realidad’’.

En cambio, la oposición argumentó que Peña no tendría por qué salir del país en estas condiciones sin que se haya resuelto el problema de Iguala.

El viaje presidencial, manifestó un legislador de oposición, retrasará la solución porque, en el supuesto de que se conozca el paradero de los desaparecidos durante la ausencia del Presidente, ¿a poco el gobierno la iba a dar a conocer?

Buena pregunta.

****

La fracción perredista en la Asamblea Legislativa del DF, le quiere cobrar al Partido Verde que no se haya sumado a varias de sus iniciativas, pretendiendo revertir la ley que impide la utilización de animales en los circos.

La iniciativa que promueven los perredistas pretende que los animales se puedan usar –esa es la palabra– en los circos si los dueños demuestran que están bien alimentados –los animales claro–, que están sanos y que no son maltratados.

Nomás falta que pidan que se les extienda una carta de buena conducta –a los animales y a los dueños– y que tomaron un curso de actuación para demostrar que lo hacen porque “lo han hecho toda su vida’’.
Ufff.