Opinión

48 horas de insultos (I)

  
1
  

    

48 horas de insultos (I).

El periódico Boston Globe, uno de los grandes diarios regionales en Estados Unidos, publicó un excepcional editorial el viernes pasado sobre el conflicto entre los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump. Titulado 'México enseña a Trump una importante lección sobre los límites del poder presidencial', apunta: “Los presidentes norteamericanos no siempre se salen con la suya. La mayoría lo saben. Donald Trump, aparentemente, necesitaba que se lo enseñaran. La dramática decisión (de Peña Nieto) el jueves de cancelar una reunión programada con Trump, no era para el beneficio de los norteamericanos. En México, donde Trump es ampliamente detestado, Peña Nieto estaba muy presionado para que la cancelara. Trump continúa demandando que México pague por un muro en la frontera, como si tuviera la capacidad para mandar sobre una nación democrática y soberana. Al decir que no, aún con el riesgo de antagonizar con el famoso presidente de la piel delgada, México mostró su soberanía. Aún si esa no hubiera sido su intención, Peña Nieto también le hizo un favor a todo el mundo, incluidos muchos norteamericanos, al horadar la noción que Trump puede salirse con la suya mediante la fuerza de sus bravuconadas”.

Lo que el Boston Globe no sabía era que esa decisión no se alcanzó por medio de un proceso en el cual se fueron analizando las opciones que se tenían para alcanzar el mejor objetivo posible, sino como producto de la acción de un perro rabioso, como se podría describir la de Trump, que mordió como quiso a sus interlocutores, los sacudió, los aplastó y luego, cuando finalmente se cansó de patearlos, los tiró a la basura. Un iracundo presidente enfrentando a un presidente educado en la escuela de los buenos modales mexiquenses, de suaves palabras y finas formas, que nunca se pelea en público y que no pierde la paciencia. Los mismos síntomas de su encuentro del 31 de agosto del año pasado, con la misma receta. En aquél entonces no funcionó; ahora, menos. La cancelación del viaje se dio cuando Trump ya lo había desinvitado públicamente, colofón de su majadería.

Peña Nieto y sus enviados a Washington esperaban otro resultado del primer encuentro institucional entre los dos gobiernos, pero una vez más se equivocaron en cómo lidiar con Trump. Del primer encuentro en Los Pinos, en verano, a los preparativos para la reunión de invierno, la curva de aprendizaje ha sido deficiente. Peña Nieto permitió que su jefe de Oficina, Francisco Guzmán, reuniera un grupo de expertos en la relación bilateral –exembajadores y negociadores del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, entre ellos–, quienes recomendaron dejar atrás la frivolidad y la soberbia con la que habían abordado la relación. Tomó nota Guzmán pero no le sirvió para nada, como quedó claro cuando la semana pasada formó parte de la delegación mexicana que vivió directamente los insultos contra Peña Nieto, su gobierno y los mexicanos, en la Casa Blanca.

La historia del viaje de 48 horas de la delegación de alto nivel en Washington, encabezada por el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, es casi un cuento de horror por la forma como los trataron en la Casa Blanca los emisarios de Trump, bajo la batuta del jefe de Gabinete, Reince Priebus, de acuerdo con una narración que le dio a legisladores de todos los partidos –menos Morena, que decidió no ir– el viernes pasado en Los Pinos. Según un recuento de las palabras del canciller, lo que vivieron en Washington fueron “amenazas reales”. El miércoles, cuando se iniciaron las pláticas para establecer los primeros temas de lo que sería la primera fase de la renegociación de las relaciones, Videgaray dijo que estuvieron a punto de levantarse de la mesa ante la actitud de sus interlocutores. Con él se encontraban el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, Guzmán, y Narciso Campos, coordinador de asesores de Videgaray, quien realizó la minuta del desencuentro.

“Había mucha presión y hostilidad”, reconoció Videgaray. “Había mucha agresión, casi al insulto”. El choque se dio por la insistencia de Trump de que México tendría que pagar por el muro. Los funcionarios de la Casa Blanca, de acuerdo con lo que se había anticipado –nunca hubo confirmación de quiénes estuvieron–, incluía al yerno y asesor de Trump, Jared Kushner, al consejero de Seguridad Nacional, Michael Flynn, y al estratega en jefe presidencial, Steve Bannon, quien desarrolló todo el plan electoral racista, antimexicano, de difusión de mentiras durante la campaña, y cuyo portal Brietbart News publicó, cuando Peña Nieto ganó la elección presidencial, que estaba vinculado al narcotráfico.

Videgaray no dibujó una línea de tiempo clara –tampoco se la pidieron–, pero de lo que dijo a los legisladores se puede asumir que cuando comenzaron la primera reunión el miércoles en las oficinas ejecutivas de la Casa Blanca, pasadas las ocho de la mañana, Trump no había dado un cambio de instrucción a sus negociadores. Una hora antes, Videgaray había llegado solo a la Casa Blanca para hablar con Kushner y decirle que si Trump mencionaba durante su discurso ese día en la Secretaría de Seguridad Territorial que México pagaría por el muro, como había anticipado en la víspera, sería muy difícil mantener la visita de Peña Nieto. El primer tema que se vio poco después en la reunión bilateral fue precisamente el tema del viaje. Videgaray les dijo a los asesores que estaban afinando los detalles de la reunión que sería este martes, cuando todo se descompuso. Venía lo peor.

Twitter: @rivapa

También te puede interesar:
Los tamborileros de Peña
Desafiemos a Trump
“No me odian como creía”