Opinión

2018, ¿una carrera ‘parejera’ de Meade
y AMLO?

 
1
 

 

AMLO y Meade. (Especial)

Las elecciones presidenciales en México nunca se han resuelto en una contienda de tres. Han acabado siendo una ‘carrera parejera’ desde que hay realmente competencia electoral.

En el año 2000, Vicente Fox logró una ventaja de 6.48 puntos porcentuales sobre Francisco Labastida. Y Cuauhtémoc Cárdenas quedó en un distante tercer lugar, a 24 puntos de Labastida.

Es altamente probable que Fox haya capitalizado una parte de los votos que hubieran sido favorables a Cárdenas en caso de que éste hubiera tenido posibilidades reales de ganar.

En 2006, Felipe Calderón derrotó a López Obrador por una diferencia de 0.62 por ciento de los votos válidos. En un distante tercer lugar, Roberto Madrazo quedó a 13.28 puntos del segundo puesto.

En ese caso claramente hubo un desplazamiento de votos originalmente priistas, hacia el PAN, lo que permitió el triunfo de Calderón.

En las más recientes elecciones presidenciales, de 2012, Enrique Peña aventajó a López Obrador por 6.63 por ciento de los votos válidos. Y, en tercer lugar, Josefina Vázquez Mota quedó a 5.89 puntos de AMLO.

Este es el caso más cercano de una competencia de tres, aunque, en cualquier caso, la diferencia entre primero y tercer lugar fue de 12.5 puntos, lo que en realidad no hizo una competencia de tres.

Si en 2018 este patrón se repitiera, sobre la base de lo que hoy se observa en encuestas y en la cobertura de medios, se estaría perfilando una competencia entre el candidato de una alianza que va a encabezar el PRI (seguramente con PVEM y Panal), José Antonio Meade, con la que encabezará López Obrador, con Morena y PT (y quizás el PES).

El PAN y el PRD, o en su caso el Frente, hasta este momento se han quedado desdibujados por el hecho de que no tienen candidato.

Los datos publicados por EL FINANCIERO del estudio ARMA, correspondientes a noviembre, dan cuenta de una cobertura volcada hacia Meade y AMLO en noviembre.

Y diciembre se empieza a dibujar de la misma manera.

¿A quién conviene que se configure una carrera ‘parejera’ en esta elección presidencial?

Claramente a quien va a ser el candidato del PRI. AMLO tiene un nivel de conocimiento de alrededor de 95 por ciento, y tiene el porcentaje de ‘mala opinión’ más alto entre todos los aspirantes a la presidencia.

Meade tiene un nivel de conocimiento que, según la encuesta que se use, está entre 40 y 45 por ciento.

La oportunidad que tiene de que el crecimiento en su grado de conocimiento se traduzca en un mejor balance de opinión que el de AMLO, es alto.

Si, al final de las campañas, lo que tuviéramos fuera una carrera ‘parejera’, como hemos visto en otras elecciones, el candidato del PRI tiene una buena oportunidad para que se repita el esquema del ‘voto útil’ y que haya una franja de electores que hubieran votado por el PAN o por un candidato independiente, y que muevan su voto hacia él.

Claro que también al riesgo de que una campaña inadecuada conduzca a que los votos contra el gobierno en funciones se muevan de otros candidatos opositores hacia AMLO.

Por esa razón es que las campañas contarán. Claro que entendidas de manera amplia, con presencia en medios y redes sociales, no sólo como las concentraciones en plazas públicas, como era en el pasado.

Como hemos comentado, la película aún no comienza y tendremos aún mucho por ver.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Los candados para el próximo presidente
El choque de AMLO con Meade
¿Una mujer para el Banxico?