Opinión

2018: el juego cambió

   
1
   

  

Enrique Peña Nieto, presidente de México, anunció cambios en su gabinete, tras la renuncia de Luis Videgaray como secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP). El jefe del Ejecutivo designó a José Antonio Meade como nuevo titular de la SHCP, y a Luis E

En la madrugada, el presidente Enrique Peña Nieto, tras haber sido incapaz de hacer cambiar la determinación de su alter ego en el gabinete a seguir al frente de la Secretaría de Hacienda, tuvo que tomar decisiones que colapsaron el diseño de su presidencia. La clave era quién sustituiría a José Antonio Meade al frente de la Secretaría de Desarrollo Social, porque era el único que en las condiciones actuales
–descrédito de Luis Videgaray con los agentes económicos, mediocre crecimiento y entrega del Presupuesto para 2017– podía asumir la cartera hacendaria. Peña Nieto optó por una alternativa cortoplacista: su compadre Luis Miranda, su secretario general de Gobierno en el Estado de México y quien desde la subsecretaría de Gobernación empoderó a la disidencia magisterial. Con los dos nombramientos, el presidente se enconchó en una especie de repliegue táctico ante la abrumadora reacción negativa por la invitación a Donald Trump, pero cambió por completo su baraja sucesoria. Hoy, su candidato del PRI a la presidencia en 2018 es Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación.

Videgaray se reunió con el presidente cerca de la medianoche en Los Pinos para presentar su renuncia con carácter irrevocable. Peña Nieto no quería aceptarla, pero la insistencia de su principal consejero en la última década lo persuadió, como también lo hizo para invitar a Trump a México. Con él habló sobre el relevo idóneo, y dijo que junto con él renunciarían el subsecretario Fernando Aportela, su número dos en Hacienda, y Aristóteles Núñez, su eficiente jefe del SAT, que pese a que creció profesionalmente con Meade, estaba identificado con Videgaray. La razón de su renuncia no fue aclarada por Peña Nieto, pero se debió a su papel de autor intelectual de la visita de Trump.

La opacidad para explicar los ajustes internos está directamente relacionada a las contradicciones públicas que hacerlo implicaría. Apenas en la víspera, Peña Nieto seguía defendiendo la decisión de invitar a Trump. De manera coincidente, porque no sabía que su destino cambiaría, Meade defendió en El Universal la visita con los mismos argumentos de Videgaray y del presidente. Cuando Videgaray habló con Peña Nieto le dijo que debía aceptar su renuncia para restaurarle credibilidad y capacidad de maniobra, frente a la debacle pública que había resultado el viaje del republicano. Al hacerlo, el presidente reconoció que esa invitación, en efecto, había sido un error. Pero al no hablar de las razones de la renuncia, dejando todo en el aire, no tuvo que explicar nada ni rendirle cuentas a la nación. El sacrificio de Videgaray queda como un gesto privado, aunque en el mismo campo de la arena pública, que tanto parece despreciar el presidente, las razones de su salida son claras.

La salida de Videgaray es un ejemplo claro del diseño de la presidencia, montada en dos patas fuertes, la del exsecretario de Hacienda y la de Osorio Chong, funcional en el primer tercio, pero disfuncional en el resto de la administración, que creó un proceso endogámico en la toma de decisión. Así fue la invitación a Trump, mantenida en secreto del resto del gabinete mientras Videgaray y el jefe de la Oficina –que no ha renunciado–, Francisco Guzmán, la concretaban. El no oxigenar la idea impidió escuchar los puntos de vista del resto del gabinete para depurar la decisión y mantener el consenso. Ocultarla resultó en una crisis de gabinete que, conforme pasaron los días, escaló y causó la caída de Videgaray. Lo paradójico, por el diseño con que se ha manejado Peña Nieto, es que perderlo es como amputarse la pierna más fuerte. Por eso, su sustitución es mucho más que un relevo de envergadura.

El ajuste apresurado en Hacienda eliminó a dos precandidatos a la presidencia, Videgaray y Meade, al tiempo que dejó sangrando profusamente al equipo de los técnicos, que se habían venido apoderando, bajo la conducción estratégica del exsecretario de Hacienda, de todos los puestos de poder en el gobierno y el PRI. En términos pugilísticos, tenían en la lona a Osorio Chong, a quien Videgaray acusó privadamente de haber sido el promotor de las críticas en la prensa, pero quien tras este inesperado relevo no sólo sacó nuevamente la cabeza, sino se convirtió en el único de los precandidatos en la baraja de Peña, con la fuerza para ir, en estos momentos, por la candidatura presidencial.

A Peña Nieto le quedan en su mano los secretarios de Educación, Aurelio Nuño, bocabajeado por Osorio Chong por su mal manejo con la disidencia magisterial, y al de Agricultura, José Calzada, que con estos cambios quedó desdibujado. Peña Nieto, como se dijo líneas arriba, se enconchó, no balanceó. De hecho, si bien Miranda asumió Desarrollo Social, había establecido hace tiempo una alianza táctica con Osorio Chong, como representante de una clase política mexiquense a la que Videgaray había alienado con sus actitudes.

En un día, el péndulo del poder en Los Pinos se movió de un lado a otro, y quienes estaban en el sótano del poder ahora están en las alturas. Podría ser fortuito lo que sucedió el miércoles y los ajustes apresurados resultado de la premura con la que había que hacerlos. Sin embargo, otra lectura podría ser que el 'escándalo Trump' le ayudó a tomar una decisión que se esperaba para otro momento: con quién competirá en las elecciones presidenciales de 2018. Cuando menos, se puede decir, esto será el escenario hasta que la realidad diga lo contrario.

Twitter: @rivapa

También te puede interesar:
¡Por favor Hillary! (y III)
Peña engañó a Obama (II)
La apuesta por Trump (I)

>