Opinión

2017, el año más violento e inseguro

 
1
 

 

inseguridad

Ya no hay duda: 2017 se perfila para ser el año más violento y peligroso en el país por el incremento de las cifras de homicidios, robos, secuestros y extorsiones en todo el territorio. No hay sector social ni entidad que esté libre de esta auténtica epidemia que demuestra el fracaso evidente del Estado de derecho.

Crímenes recientes, como el del vicepresidente de telecomunicaciones de Grupo Televisa, Adolfo Lagos, en el Estado de México, o el del ombudsman de Baja California Sur, Silvestre de la Torre, junto con los constantes homicidios de mujeres en Ecatepec y la violencia desatada en Guerrero, nos dan una idea de que nadie está a salvo de esta ola delictiva.

Los datos son cada vez más graves y el propio Congreso de Estados Unidos los documentó en su reporte “¿Por qué está rebotando la violencia en México?”:

1.- Hasta septiembre de 2017 el número de homicidios dolosos había alcanzado 21 mil 200 casos; es decir, 23 por ciento más que el año pasado, con un promedio de 68 homicidios al día. Esta cifra es muy superior a los 62 homicidios diarios que se promediaron en 2011, el año más violento antes del actual, según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

2.- El mes pasado se registraron dos mil 764 víctimas de homicidios dolosos, con lo que octubre de 2017 se convirtió en el mes más violento no sólo del sexenio, sino de las últimas dos décadas.

3.- El secuestro ha crecido 9.0 por ciento en los diez primeros meses de 2017, en comparación con el mismo periodo de 2016: entre enero y septiembre se registraron 866 casos.

4.- El robo a negocios se ha incrementado 35 por ciento este año, en relación con 2016. Se han registrado 69 mil 330 casos.

5.- El sindicato patronal Coparmex ha destacado que la cantidad de asaltos y robos ha aumentado 60 por ciento en lo que va del año, según información de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT). Entre enero y septiembre de 2017 se registraron dos mil 41 robos con violencia de carga en carreteras, lo que significa un incremento de 99 por ciento en relación con 2016.

6.- El reporte del Congreso de Estados Unidos concluyó que con este nivel de violencia, 2017 terminará con un promedio de 18 homicidios por cada 100 mil habitantes, la tasa más alta en los últimos siete años.

7.- El mismo análisis del Legislativo, fechado el 8 de noviembre, destacó que “el rebote de los asesinatos de 2017” ocurre pese a que el gobierno presume haber neutralizado a 107 de los 122 más importantes criminales violentos de México. Esto “sugiere que esos líderes son reemplazables. Las organizaciones se fragmentaron, pero no desaparecieron”.

8.- Los focos rojos más graves ahora son el Estado de México, el más poblado del país, Tabasco, Tamaulipas, Guerrero, Chihuahua, Baja California y Veracruz, entidades con mayor incidencia delictiva.

9.- En el Estado de México se han registrado mil 322 homicidios dolosos sólo en 2017, esto es, 5.0 por ciento de los cometidos a nivel nacional y el índice más alto desde 2012. El promedio es de 32 homicidios diarios, muy superior al promedio nacional de 18 casos.

10.- El 94 por ciento de las víctimas de delitos en el Estado de México prefieren no denunciar, lo que subraya desconfianza en la procuración de justicia de esa entidad.

11.- El Observatorio Nacional de Seguridad, Justicia y Legalidad prevé que, con las cifras actuales de violencia, 2017 terminará con una cifra récord de 27 mil 955 víctimas de homicidio.

12.- La percepción ciudadana también ubica a la inseguridad y la violencia como problemas más graves que la inflación, el desempleo o la corrupción. La última encuesta del Inegi sobre Victimización y Percepción sobre Inseguridad Pública reveló que 61 por ciento de los entrevistados consideró a la inseguridad como el principal problema del país. Muy lejos de este nivel, 36.5 por ciento consideró que el aumento de precios es el principal problema.

El presidente Enrique Peña Nieto dijo recientemente que las organizaciones ciudadanas practican bullying contra su gobierno, al criticarlo por su ineficacia ante este incremento de la violencia y la inseguridad pública.

Pero no, señor presidente, todo indica que no hay bullying, sino una realidad con la que su gobierno no pudo.

* La autora es senadora de la República.

Twitter: @Dolores_PL

También te puede interesar:
Paradise Papers, consorcios, financieros y políticos en la misma red

​​El caso Odebrecht y la mala salud de nuestra democracia
¿Plan de reconstrucción o plan de negocios?