Opinión

20 años de “el error de diciembre” (2)

El viernes pasado le narraba en este espacio lo ocurrido en la noche del lunes 19 y la madrugada del martes 20 de diciembre de 1994.

Decidida la ampliación de la banda de flotación del peso en 15 por ciento, se discutió su comunicación. Jaime Serra expresó que él hablaría a los noticieros radiofónicos matutinos mientras que los empresarios insistían en que la explicación tenía que hacerla en un mensaje al país el presidente Zedillo.

Uno de los asistentes a esa reunión me contó que Luis Germán Cárcoba, líder del Consejo Coordinador Empresarial, insistió en buscar al presidente.

Aunque se le permitió hacer uso del “teléfono rojo” de la red privada desde la oficina del secretario Santiago Oñate, al contestar el jefe de la Oficina de la Presidencia, Luis Téllez, reiteró que la instrucción era que los funcionarios en la reunión tomaran las decisiones.

José Madariaga, otros de los asistentes a la reunión, sugirió al secretario Serra organizar de emergencia un “conference call” con manejadores de fondos antes de que abrieran los mercados. La respuesta fue que él haría personalmente llamadas telefónicas matutinas a diversos fondos y bancos para explicar la medida.

No hubo manera de que los funcionarios aceptaran cambiar la estrategia y a las tres de la mañana aproximadamente se dio por concluida la reunión.

Yo era entonces colaborador del noticiero matutino Monitor, dirigido por José Gutiérrez Vivó. Poco después de las seis de la mañana, recibí una llamada telefónica del equipo de producción del informativo para pedirme que les explicara qué significaba “abrir la banda de flotación del peso en 15 por ciento”, pues minutos después, habría una entrevista con el secretario Serra, que anunciaría algo al respecto.

Ésta ocurrió poco antes de las 7:00 de la mañana y pese a las insistentes preguntas de Gutiérrez Vivó, el secretario expresó una y otra vez que no se trataba de una devaluación.

A la apertura de los mercados aquel martes 20 hubo una gran confusión, pues no había información ni entendimiento de lo que estaba ocurriendo e incluso muchos operadores de fondos en Estados Unidos ya estaban en sus vacaciones de diciembre.

Las llamadas telefónicas con Nueva York comenzaron por la mañana. El director de Investigación Económica de Banxico, Agustín Carstens, así como el director adjunto de Nafin, Carlos Mendoza, ofrecieron un “conference call” con inversionistas y señalaron que el Banxico contaba con recursos para defender la banda de flotación.

El dólar, como era previsible, se fue al techo de la banda y se cotizó a 4.00 pesos, contra los poco más de 3.40 del día previo. La incertidumbre provocó una caída de 4.15 por ciento en la Bolsa.

El relevo de funcionarios en Hacienda derivado del cambio de administración, provocó un vacío que condujo a que no hubiera quién le respondiera a muchos inversionistas que pedían explicaciones aquel martes.

Mañana concluiremos con esta crónica de la que hay mucho que aprender.

Twitter: @E_Q_