Nikkei

Honda rompe tabúes
y se prepara para volar

Tras décadas de cuidadosa preparación en tierra, el HondaJet está finalmente listo para su despegue comercial con un primer avión, programado para ser entregado este año.
Chikara Nakayama, Subdirector de Nikkei
14 abril 2015 19:40 Última actualización 15 abril 2015 5:0
Nikkei. Honda rompe tabúes y se prepara para volar.

El HondaJet cuenta con una serie de nuevas tecnologías que el fabricante de automóviles ha desarrollado al romper tabúes en la industria aeronáutica. (El Financiero)

TOKIO - Tras décadas de cuidadosa preparación en tierra, el HondaJet está finalmente listo para su despegue comercial con un primer avión, programado para ser entregado este año.

El proyecto ha atraído considerable atención, ya que marca la primera incursión de Honda Motors en el negocio de los aviones.

El pequeño jet ejecutivo es también un símbolo de la reciente tendencia de innovación entre los fabricantes japoneses.

EL CAMBIO ESTÁ EN EL AIRE

El HondaJet cuenta con una serie de nuevas tecnologías que el fabricante de automóviles ha desarrollado al romper tabúes en la industria aeronáutica.

En septiembre pasado, clientes potenciales tuvieron la oportunidad de conocer el HondaJet al dar una vuelta de prueba. Muchas de las personas que tienen la mirada puesta en el jet son pilotos y Honda confía que sabrán reconocer las diferencias entre su avión y otros aviones ejecutivos convencionales.

Michimasa Fujino, presidente y CEO de Honda Aircraft, la filial estadounidense a cargo del desarrollo y fabricación de la aeronave, ha comparado el jet con un coche deportivo de lujo.

Algunas características que le distinguen, según Fujino, son su espaciosa cabina, su capacidad de respuesta y una excelente aceleración y capacidad de ascenso gracias a un cuerpo ligero y potentes motores.

Además de dar una sensación de lujo, dijo, tiene vibración y ruido mínimos durante el despegue. De los diversos elementos originales incorporados en el jet, quizá el que más destaca es la colocación del motor.

Aunque la mayoría de los aviones ejecutivos tienen sus motores en la parte trasera del fuselaje, los dos motores utilizados en el HondaJet están montados en el ala principal. La compañía afirma que el diseño no sólo se traduce en una cabina más espaciosa, sino que también permite una velocidad máxima mayor y una mejor eficiencia de combustible.

El montaje de un motor en el ala principal había recibido un rotundo no durante mucho tiempo en los aviones de negocios. El argumento era que crea demasiada resistencia aerodinámica entre la góndola, que cubre el motor y el ala principal.

Honda cuestionó ese punto de vista preguntándose si quizá este tipo de diseño no sólo era posible, sino incluso superior. Esa chispa de la curiosidad esencialmente marcó el inicio del desarrollo del proyecto del HondaJet.

El montaje de un motor en el ala principal no fue fácil. La empresa necesitaba identificar una posición adecuada para el motor, teniendo en cuenta la estabilidad de dirección, así como las características de vibración y de arrastre. Después de jugar con un gran número de variables, Honda descubrió un punto ideal, en el que encontró la mínima resistencia aerodinámica.

TERRITORIO NO EXPLORADO

Otras características originales del HondaJet son los diseños de reducción de arrastre para el ala principal y el fuselaje, así como el uso de plástico con fibra de carbono reforzada para reducir el peso.

Para el ala principal, el jet usa lo que se llama un ala de flujo laminar natural. Este tipo de ala se distingue por tener un alto coeficiente de ascenso, excelentes características de elevación, baja fricción al ganar altitud de crucero, y mínimo movimiento a altas velocidades.

Sin embargo, este tipo de ala tiene sus inconvenientes y por mucho tiempo se consideró inadecuada para aviones ejecutivos debido a las altas velocidades que alcanzan. Pero una vez más, Honda desafió el estatus quo.

Al diseñar la forma del ala, Honda entró en territorio desconocido. Y esta pionera apuesta también fue evidente en los experimentos de la compañía para probar el desempeño del HondaJet. Para hacer la aeronave más ligera y mejorar su rendimiento, Honda utiliza dos tipos de materiales compuestos de fibra de carbono para el fuselaje.

Además de la adopción de tecnologías originales en la estructura del avión, Honda también está utilizando procesos de producción únicos, que incluyen el cómo se pinta el avión.

Honda le da importancia adicional al proceso de pintado debido a que “la mejora de la calidad de la pintura conlleva directamente a mejorar la posibilidad de venta (de la aeronave)”, afirmó Fujino de Honda Aircraft.

La planta de producción del HondaJet se ubica en Greensboro, Carolina del Norte, y cuenta con dos cabinas de pintado, con aire que sopla en diferente dirección en cada una.

En la cabina de “flujo cruzado”, el aire fluye horizontalmente, desde la parte delantera a la parte trasera de la aeronave. En la cabina de “flujo descendente”, el aire fluye verticalmente, desde la parte superior a la parte inferior de la aeronave.

La cabina de flujo cruzado se usa para la primera capa y la de flujo descendente es para la última capa. La manera en que están montadas las cabinas está dirigida a lograr la máxima calidad y eficiencia.

El HondaJet está siendo sometido a un chequeo final por parte de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos antes de su entrega a los clientes este año. Los pilotos de la FAA están realizando vuelos de prueba finales con cuatro aviones.

El llevar al jet de un concepto a la realidad ha representado un camino largo, de tres décadas, para Honda. La planta de Greensboro ya ha comenzado los trabajos de montaje, operando a un ritmo de 80 unidades por año. Finalmente, el sueño de Honda está a punto de emprender el vuelo.