New York Times Syndicate

Si tienes problemas para dormir, debes leer esto

Dormir se ha convertido en algo ‘complicado’ en el agitado mundo actual, pero para hacer las pases con Morfeo existen diferentes técnicas y trucos como almohadas de lavanda y masajes, así como la meditación y los diarios.
Hilary Howard
04 julio 2014 21:46 Última actualización 05 julio 2014 5:0
Etiquetas
Ilustración: NYT

C:\Users\acesar\Downloads\bundle_733fcde5.zip

La doctora Amy Wechsler, una dermatóloga neoyorquina, recientemente hizo entrar a una paciente a su consultorio y señaló una arruga que no había estado ahí una semana antes.

“Le pregunté qué había cambiado en su vida y, como era de esperar, no había estado durmiendo”, dijo Wechsler.

La belleza es dormir; dormir, belleza. Pero en nuestros agobiados mundos de multitareas, el dormir, como la verdad, en ocasiones puede verse comprometido.

Wechsler, autora de “The Mind-Beauty Connection”, dijo que no había solución rápida para lograr dormir lo suficiente, solo una lenta y consciente.

“Debe haber un plan, uno debe desacelerarse”, dijo. Para quienes están en la vía rápida y desesperan por verse descansados, el botox entre las cejas puede ayudar a fingirlo a corto plazo, dijo, pero no aborda la raíz del problema.


Tampoco los auxiliares para dormir, de los cuales se puede abusar fácilmente y son peligrosos para la salud. El principal problema para la mayoría de nosotros, según Michael Breus, un sicólogo que se hace llamar Doctor Sueño, es la ansiedad.

“Y para eso es necesario encontrar algo que calme al cerebro”, dijo.

Aquí entran las almohadas de lavanda, los receptáculos de siesta y los masajistas. La industria del bienestar del sueño está al alza mientras el dormir se vuelve una experiencia de belleza cada vez más buscada.

El Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa, parte de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, tiene una sección en su sitio web dedicado a tratar los desórdenes del sueño con hierbas y prácticas de meditación como el tai chi.

Canyon Ranch está en camino de duplicar el número de estudios sobre el sueño de toda la noche que ha realizado en 2013 y 2014. El número de huéspedes que eligen programas de descanso y relajación en Omega, un centro holístico en el norte del estado de Nueva York, ha aumentado en más de un tercio desde 2006. Otros recursos que ofrece el sitio de descanso incluyen clases para tomar siestas, menús de almohadas y programas de sueño con yoga.

Yelo Spa, un centro de masajes, reflexología y siestas en Nueva York abierto desde 2007, tiene nuevos locales en Sao Paulo, Brasil, y San Juan, Puerto Rico, y tiene planes para su primer spa del sueño en un aeropuerto en 2016, en el Charles de Gaulle, en París. Nicolás Ronco, el dueño de Yelo, abrió el spa centrado en el sueño después de notar durante un viaje de negocios a Kioto, Japón, que la ciudad estaba salpicada de centros de siestas y reflexología “igual que Nueva York tenía Starbucks”. Desconcertado por el énfasis de Occidente en la vigilia productiva a cualquier costo (cafeína, píldoras, pura voluntad), decidió enfocarse más bien en el bienestar.

Así lo hizo Sharyn Rosart, una editora de libros y madre de dos hijos que tuvo que “aprender de nuevo a quedar dormida”, dijo, después de abandonar Ambien, que le causaba “pesadillas amenazadoras” que hacían que su corazón se acelerara. Ha incrementado su yoga y pilates, aprovechando las fases de relajación al final de cada clase. “Esas cosas ayudan a darte la confianza de que puedes dormirte sola”, dijo.

La maestra de pilates de Rosart, Lawson Harris, conquistó un potencial insomnio entregándose a una meditación en movimiento antes de ir a la cama, de la misma manera en que guía a sus alumnos como Rosart al final de la clase. “Duermo como bebé después de eso”, dijo.

Pero quedarse y permanecer dormido es tanto un juego de la mente como una experiencia fisiológica. Por eso, Breus atiende a sus pacientes con técnicas de terapia conductual cognoscitiva como “diarios de preocupaciones”. En una página se escribe un problema, y en la página opuesta una solución, antes de irse a la cama. Incluso si la solución es “ya lo resolveré mañana”, dijo Breus, el acto de escribir lo que mantiene a sus cerebros despiertos ayuda a sus pacientes a “cerrar la mente a sus listas de ansiedades”. Para quienes despiertan en medio de la noche, ofrece un MP3 de una meditación de relajación muscular progresiva, similar a la que practica Harris.

Rubin Naiman, un especialista del sueño y los sueños que realiza talleres en ashrams y spas en todo Estados Unidos, enfatizó que las personas deberían evitar tratar intensamente de dormirse y que necesitan aprender a “enamorarse del sueño de nuevo”, y añadió que debe invocarse “a través del ritual y el placer”.

Con ese fin, Naiman fue instrumental en la formación del concepto detrás de Sleep Studio, una tienda en SoHo donde ritmos circadianos establecen el tono. Con productos de lujo de cuidado de la piel de Red Flower y Circ-Cell, que incluyen ingredientes como hinojo marino y mirra, piyamas de seda y colchones de última generación, la tienda parece un refugio para los obsesionados con el dormir.

Las compañías de cosméticos también están entrando al juego con productos como Deep Sleep Mineral Bath Salt de Kneipp, con valeriana y lúpulo, y la línea Age Corrective Night de Éminence, hecha con lavanda. Bath and Body Works tiene una colección de aromaterapia llamada Sleep, que incluye rociador para almohadas, exfoliante de azúcar y aceite para masajes. Y la línea de aceite esencial de Gillerman, que funciona con puntos de acupresión para liberar las tensiones del cuerpo y la mente, incluye un producto llamado Natural Rest Sleep Remedy.

Las hierbas con cualidades calmantes incluyen la valeriana y la corteza de magnolia, según Breus. En cuando a los elementos tranquilizantes de la lavanda, la promueve para establecer el estado de ánimo y causar una respuesta de relajación pero no para hacer dormir. “Uno no simplemente inhala algo y se duerme”, dijo.

Breus no aconsejó el alcohol antes de ir a dormir porque impide en la persona el sueño delta (profundo), que es donde ocurre la reparación celular. “Además es diurético, lo cual significa que levantarse para ir al baño interrumpirá el sueño natural”, dijo.

Pero ¿qué tal si uno deja pasar esa copa de vino, completa su diario de preocupaciones, toma un baño caliente, huele su almohada de lavanda, bebe algo de leche tibia, lee la mitad de “La guerra y la paz” y sigue sin poder dormir?

Ahí es cuando los trucos mentales de Jedi de Naiman pudieran resultar útiles.

“El sueño siempre está ahí en el fondo de su consciente”, dijo. “Estos intentos clínicos para dormir están imbuidos de una sensación de determinación, pero eso mismo socava el proceso”.

Así que, dijo Naiman: “El meollo es aprender a rendirse, dejarse ir. Dormir es delicioso, no es solo un sirviente de la vida en vigilia. Debe permitirse”.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos