New York Times Syndicate

Si eres fan de Stephen King o Kubrick, reserva en este hotel el 'Redrum'

El hotel Stanley fue donde nació "The Shining" y desde hace décadas complace a sus huéspedes con recorridos fantasmales, pero ahora tiene una nueva atracción: el laberinto inspirado en el pasaje más álgido de la novela... y la película. 
NYT
20 septiembre 2015 0:2 Última actualización 20 septiembre 2015 5:0
El hotel Stanley en colorado fue donde King tuvo una pesadilla que inspiró la historia de El Resplandor. (NYT)

El hotel Stanley en colorado fue donde King tuvo una pesadilla que inspiró la historia de El Resplandor. (NYT)

ESTES PARK, Colorado. Cuando un joven Stephen King se registró en el hotel Stanley en esta localidad, en 1974, tuvo una pesadilla que lo inspiró a escribir “The Shining”, la novela que llegó a ser la película de 1980, cinta de culto de Stanley Kubrick.

Durante años, los operadores del hotel Stanley han usado a “The Shining” y su trama paranormal como puro oro propagandístico: el centro vacacional cuenta con un psíquico de planta, ofrece recorridos de fantasmas a decenas de miles de visitantes cada año y es anfitrión de un festival de cine en el que la gente del pueblo se viste como zombis y come “sesos”. La película de Kubrick saca provecho de un circuito en las habitaciones del hotel, y el dueño de la propiedad, John W. Cullen, dijo que la historia lo ha ayudado a convertir al Stanley en una “fortaleza económica”.

Lo que le faltaba a la experiencia, no obstante, había sido el laberinto formado con setos vivos que utilizó Kubrick como escenario para el clímax de la película, en el que el enloquecido cuidador del hotel en invierno, interpretado por un Jack Nicholson de aspecto demoníaco, persigue a su pequeño hijo Danny con un hacha. Danny, quien ha estado teniendo visiones de fantasmas y, como es bien sabido, escribe “Redrum” en la pared (si no se ha visto la cinta, hay que leerlo al revés: murder o asesinato en español).

Sin embargo, generaciones de visitantes en la vida real que llegan al Stanley se habían sentido defraudados al encontrar que el laberinto ficticio es solo eso. “La gente seguía buscando el laberinto”, comentó Cullen.

Así es que, para festejar el año 20 de ser el dueño del hotel, Cullen cedió y construyó uno en junio. “La gente quiere la experiencia”, comentó. “Quiere reinterpretarla y contarles a todos sus amigos al respecto. ¿Y quién soy yo para interponerme en su camino?”.

A sugerencia de un colega, Cullen optó por llevar a cabo un concurso para el diseño, una acción que amplificó el potencial de las relaciones públicas. Un panel de jueces recibió 329 entradas de todo el mundo y la ganadora fue una arquitecta de Nueva York, llamada Mairim Dallaryan Standing.

Calificó al honor como el pináculo de su carrera. “Estuve levantada hasta la una de la mañana todos los días, diseñando y dibujando y bosquejando y tratando de hacer que funcionara matemáticamente antes de entregar”, contó Standing en entrevista por teléfono, y añadió que le atrajo el reto de la tarea, no necesariamente por su relación con una película de suspenso. Recibió dos estancias en el hotel a cambio de su trabajo.

Cullen decidió formar el laberinto con juníperos que solo crecen a medir un metro de altura, lo que hará que el del Stanley sea menos imponente que el laberinto de cuatro metros en la película de Kubrick. Cullen dijo que le preocupaba que se perdieran niños en él.

Esa decisión ha generado cierta desilusión.

“En la película, parecía de 10 metros de altura”, notó Ann Henderson, de 63 años, una maestra retirada que estaba de visita, proveniente de Greeley, Colorado, que calificó de poco satisfactorio al laberinto que apenas hace cosquillas en los muslos. “Él no podía ver; y eso es lo que lo hacía tan aterrador, tan importante”.


Sin embargo, cerca, Midge Knerr, de 64 años, una empleada del hotel que fungió como juez en el concurso de diseño, dijo que el laberinto tiene la mezcla adecuada de elegancia y fascinación, y es otro lugar para que los visitantes busquen signos de lo sobrenatural. Es frecuente que los empleados, notó, sientan la presión de improvisar fantasmas en un instante. “Llegan muchas personas”, dijo, “y pareciera que dijeran: ‘Está bien, ¿dónde están?’”.

El hotel ficticio de “The Shining” se llama Overlook, el Stanley no es el único mesón de la vida real que reclama conexiones con la cinta. El Timberline Lodge en Mount Hood, Oregón, se utilizó para hacer algunas tomas exteriores, aunque en el sitio web del hotel se explica que no tiene el laberinto de setos vivos. (Las tomas en el laberinto se hicieron en un estudio cinematográfico en Londres.)

El Stanley es un complejo que parece palacio, y lo construyó el inventor Freelan Oscar Stanley en 1909. Pronto se convirtió en una base para quienes visitaban el Parque Nacional de las Montañas Rocosas.

Cuando Cullen compró el hotel en 1995, apenas si funcionaba como negocio y tenía varios edificios sin electricidad y declarados en ruinas. Poco después de la adquisición, King anunció que planeaba filmar una miniserie basada en su novela, tenía mucho tiempo que había dado a entender que no le gustaba la interpretación de Kubrick, y que ABC pagaría cientos de miles de dólares en renovaciones para que pudiera usar el hotel como plató.

En ese entonces, “The Shining” ni siquiera era parte del plan de negocios del Stanley. La película de Kubrick se había filmado en otras locaciones, lo cual sigue siendo un punto sensible para los empleados del hotel.

Un día reciente, cerca de 20 chicas de un grupo juvenil de Colorado se habían reunido cerca del laberinto para una visita guiada de fantasmas con Aidan Brady, de 23 años, con traje oscuro, anteojos para sol y el cabello caído, cortado al estilo de George Harrison. Una de ellas, Flor Arellano, de 14 años, dijo que el laberinto la impresionó totalmente. “De inmediato, te va a dar escalofrío”, dijo, “y, luego, ya estás listo para otro susto dentro del hotel”.

Después de que se transmitió la versión de “The Shining” en miniserie para televisión, de la ABC, en 1997, Cullen incrementó el cociente de horror del hotel: agregó los recorridos de fantasmas y contrató a guías paranormales que narran historias de las almas perdidas que deambulan por los pasillos. Después, los guías animan a los huéspedes para que compartan sus experiencias sobrenaturales en la página del hotel en Facebook: una copa de vidrio que se desliza, un sonido fantasmal, una sombra misteriosa. En la tienda de regalos, se venden “Shining” o recuerdos que incluyen un fantasma que brilla en la oscuridad y tazas para café que dicen: “Redrum”.

“Dios bendiga a Stephen King por lo que ha hecho por este hotel”, dijo Cullen.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
La energía eólica en alta mar se vuelve convencional para el sector energético
La vida a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México
Una aldea en busca de calor, durante los días más fríos de Alaska
Ecosexo, condones que ayudan al medio ambiente
El tren Yibuti-Etiopía muestra la experiencia y financiamiento de China
¿Por qué Silicon Valley no funcionaría sin inmigrantes?
Vino para gatos; ahora podrás brindar con tu mascota
Trump quiere más autos estadounidenses en Japón; pero conductores japoneses, no
¿Ayuda moderna para quienes tienen el corazón roto? Ya está en internet
Te imaginas la casa más cara de Estados Unidos. Hay dos
El pueblo que se preprara para sus nuevos residentes: las FARC
Hormigas con genes modificados revelan cómo se organizan las sociedades
Estudia en Canadá y camina hacia la ciudadanía
Esta empresa transforma autos en convertibles
La secreta cueva artificial más grande del mundo que ahora atrae turistas
Cómo hacer que los robots de Estados Unidos sean grandes de nuevo
Así es la nueva ‘residencia’ del Chapo
Adultos mayores dan la bienvenida a nuevos amigos con baterías
Las personas poderosas deberían tener mascotas
Dos jubiladas de Colorado y su revolucionario negocio de envases de mariguana
Cuando ser melindroso para comer se vuelve un trastorno
Por qué 2017 puede ser el mejor año de todos
Privatización en EU podría ser una muy mala y cara idea
'No puedo dormir' ¿te suena familiar?
¿Nos estamos convirtiendo en robots digitales atados a un teléfono?