New York Times Syndicate

¿Por qué EU celebra el 4 de julio con pirotecnia?

John Adams, el segundo presidente de Estados Unidos, quería que la Independencia se celebrara con desfiles y fueron artificiales que iluminaran el cielo… siglos después su deseo sigue ardiendo.
Forrest Wickman / The Slate
04 julio 2015 0:27 Última actualización 04 julio 2015 5:0
Fuegos artificiales por las celebraciones del 4 de julio (NYT)

Fuegos artificiales por las celebraciones del 4 de julio (NYT)

Desde “siempre”, los estadounidenses han celebrado el 4 de julio con grandes espectáculos de fuegos artificiales en las plazas públicas. ¿Por qué conmemoran el Día de la Independencia con miles de pequeñas explosiones?

Porque John Adams, uno de los padres de la independencia y segundo presidente de Estados Unidos, así lo quiso. Antes de que la Declaración de Independencia incluso fuera firmada, él imaginó pirotecnia como parte de las festividades. En una carta a su esposa Abigail Adams, el 3 de julio de 1776, escribió que la ocasión debía ser conmemorada "con pompa y desfiles, con espectáculos, juegos, deportes, armas, campanas, fogatas e iluminaciones de un extremo al otro del continente en este tiempo y para siempre”.

Los primeros fuegos artificiales para conmemorar el Día de la Independencia tuvieron lugar el 4 de julio de 1777. El Pennsylvania Evening Post escribió que en Filadelfia "la noche terminó con el sonido de las campanas, y por la noche hubo una gran exposición de los fuegos artificiales (que iniciaron y concluyeron con 13 cohetes)". La nota señalaba que “todo se llevó a cabo con el mayor orden y decoro, y la cara de gozo y alegría era universal”.

Eso mismo año, fuegos artificiales también iluminaron el cielo en Boston. Para 1783 una gran variedad de fuegos artificiales estallaban para el pueblo. En 1784 un comerciante ofreció una gama de productos pirotécnicos que incluían "cohetes, serpientes, ruedas, cohetes de mesa, cerezos, fuentes y flores del sol".

Mientras que algunos historiadores han sugerido que los fuegos artificiales fueron inventados en India, las versiones modernas parecen haber llegado a Occidente a través de China. Durante el Renacimiento, se hicieron populares en Europa y fueron utilizados en las celebraciones por figuras como Pedro el Grande y Luis XIV, quienes fueron grandes admirados de la pirotecnia.

La tradición por sí sola, por supuesto, no explica la popularidad de la pirotecnia. Como con muchas otras decoraciones festivas, como serpentinas, confeti y globos, a las personas a menudo simplemente les gustan sus colores brillantes. Otros pueden apreciar el ingenio técnico y la coreografía, a otros los fuertes y dramáticos ruidos, el sentido de destrucción y la emoción de peligro. Con el tiempo, los espectáculos de fuegos artificiales pueden traer de vuelta los recuerdos de otras ocasiones festivas y las noches cálidas de verano.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos