New York Times Syndicate
THE NEW YORK TIMES

Las alquimistas de NY

En la ciudad de Nueva York hay un grupo de mujeres que por sus extrañas y novedosas infusiones curativas se les conoce más con el término de "alquimistas". En lugar de aspirinas, en Botica & Co se receta yerba mate o flores de ayahuasca.
The New York Times
31 octubre 2014 22:0 Última actualización 01 noviembre 2014 5:0
Halloween

Halloween

En la temporada de Halloween, aparecen por toda Nueva York las imágenes de brujas conspirando; hermanas raras que mueven infusiones en calderos, conjuran trabajo duro y problemas para quienes beban sus pociones.

Y, con todo, en Brooklyn, hay brujas buenas en la vida real que preparan infusiones mucho más amigables para el consumo público: un grupo de sanadores jóvenes, dedicados y herboristas, menos interesados en lanzar encantamientos que en ayudar a que las personas se sientan mejor de adentro para afuera. Se puede pensar en ellas como en cantineras de la alquimia, que sirven elixires personalizados para tratar todo tipo de males urbanos.

Un centro de este movimiento nuevo es Botica & Co, una botica tradicional establecida por Adriana Ayales. Ella es una herborista, con 27 años de edad, quien aprendió el arte de la destilación herbolaria y la sanación de su abuela, una curandera y chamana en su nativa Costa Rica. Abrió la Botica & Co. a principios de octubre con la esperanza, contó, de que se convierta “en una versión saludable del bar del programa 'Cheers’”.

1
   

    

infusiones

“Quiero que entren todos y hablen con nosotros, nos cuenten sus problemas y les improvisemos la cura perfecta”, explicó. “Quiero hacer que vuelva la intimidad y la atención personal de una farmacia retro, pero, en lugar de aspirina, recetamos yerba mate o flores de ayahuasca”.

Encima de la barra hay docenas de enormes frascos de conservas llenos de líquidos oscuros y ahumados – Ayales los llama “tónicos” – que son mezclas de hierbas, potentes y concentradas, muchas de las cuales consigue directamente en la selva tropical húmeda de Costa Rica, donde trabaja con “recolectores certificados de plantas silvestres sustentables”. El propósito es que se consuman en el bar, diluidas en jugos frescos de piña o uva Concord que conserva en barriles, o solas, como el café exprés, de un solo tirón. También vende una línea de jugos de presión en frío y agua de coco, llamada Pura Fruta.

Las fórmulas de Ayales que mejor se venden son Love Handles, un tónico que dijo que ayuda a destruir la grasa con jengibre, sal color de rosa del Himalaya, granos verdes de café y una baya de la selva tropical llamada cha de bugre, así como Lucid Dreaming, un coctel de kava, ashwagandha, rosa y pasiflora para la ansiedad.

¿También popular? Eros, una medida rápida de estimulante afrodisiaco que contiene dama de la noche, hibisco e ingredientes costarricenses, como catuaba y muira puama.

“Llegan muchos hombres pidiendo esa”, contó. “La noche de la inauguración, servimos un montón en una cuba de vino tinto. Las cosas se pusieron locas”.

1
   

    

infusiones

En caso de buscar una experiencia boticaria todavía más brujilda, hay que dirigirse a la tienda de lo oculto que está de moda, Catland, la cual celebra todo lo que sea magia, desde el tarot hasta cristales y aquelarres locales (quienes realizan reuniones alrededor de una fogata en un patio trasero).

No obstante, la verdadera atracción es la botica privada en la parte de atrás, donde Joseph Petersen, un copropietario de 26 años de edad, crea aceites e inciensos hechos por pedido para satisfacer necesidades cotidianas de sus clientes.

“Parte de nuestra misión aquí es encontrar formas de volver a cautivar al mundo”, comentó Petersen. “Y qué puede ser más cautivador que entrar, contarnos por lo que estás pasando y que trabajemos juntos para hacer algo?”.

Reconoce que algunas personas son escépticas de la “magia herbal” como un remedio para los males, pero señala que no hay que creer en lo oculto, ni decir encantamientos para experimentar los poderes curativos de sus pociones.

“Me metí en la magia cuando tenía 18 años”, dijo. “Y lo que encontré fue que todo se trata del poder de la convicción. Si crees que algo funciona, y pretendes que funcione, entonces, por lo general, es todo lo que necesitas”.

Si eso suena a efecto placebo, se debe a que puede ser que eso sea exactamente lo que es la sanación herbal.

“La mayoría de los grandes estudios de los Institutos Nacionales de Salud sobre las hierbas han mostrado que si bien no son dañinas, excepto en dosis extremadamente altas, tampoco hacen gran cosa”, dijo el doctor Pieter Cohen, un profesor de medicina en la Universidad de Harvard que estudia los suplementos herbales. “Dicho lo cual, el efecto placebo que tienen es poderoso. Si crees que un suplemento es saludable, de hecho, puede hacer que estés más sano”.

Los parroquianos distinguidos de Catland –hay que pensar menos en brujas bohemias con chales con borlas y más en jóvenes profesionales con sacos de franela y piel– le piden a Petersen que los ayude con una diversidad de padecimientos, desde insomnio hasta acné y atraer a una pareja.

Su remedio más poderoso es una poción para baños rituales, la cual prepara con hierbas y minerales de su arsenal, mezclándolos con el pilón en un pesado mortero. Las pociones, que contienen ingredientes como benzoína, jengibre azul, lavanda y artemisa, vienen en bolsitas de lona que uno sumerge en agua hirviendo, como el té, y luego se echa a la tina. Petersen también incluye una vela, a la que talla una imagen pequeña de cualquier deidad pagana que crea que ayudará más al cliente.

“Si quieres puedes decir una oración, o no”, señaló. “Es más importante que cuando te metas al baño, envíes la buena energía de regreso a ti. Allí es donde está la sanación”.

1
   

    

infusiones
Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Lowe logró el bronce... pero lo recibió 8 años después
¿El secreto del auge turístico de Islandia? Una crisis financiera y una erupción volcánica
Refugiados descubren dos Estados Unidos: uno que odia, y uno que cura
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos
El sueño es vital en la NFL
Swarovski quiere ser una firma tecnológica