New York Times Syndicate

GE, la empresa de 124 años que emerge al software

El gigante industrial de los Estados Unidos quiere cambiar su imagen de productor de bienes de capital a una empresa de software; el reto, lograr esta transformación en la siguiente década.
New York Times
09 septiembre 2016 21:34 Última actualización 10 septiembre 2016 5:0
General Electric (New York Times)

General Electric (New York Times)

NUEVA YORK.- Quizá no se califique como un momento de gran revelación, pero Jeffrey R. Immelt, director ejecutivo de General Electric, recuerda el día de junio de 2009 que lo puso a pensar. Estaba hablando con científicos de GE sobre los nuevos motores para jets que estaban construyendo, cargados de sensores para generar el ‘tesoro’ de datos de cada vuelo realizado, pero ¿con qué fin?

Estos datos pudieran ser algún día tan valiosos como la propia maquinaria, si no más. Pero GE no podría usarlos.

“Necesitamos tener una mayor capacidad en software”, decidió Immelt, según relató.

Quizá GE -- un fabricante de turbinas eléctricas, motores de jet, locomotoras y equipo de imágenes médicas -- necesitaba pensar que sus competidores eran Amazon e IBM.

En ese entonces, GE estaba regresando a sus raíces en la industria pesada y navegando por la crisis financiera mundial, deshaciéndose de gran parte de su inflada subsidiaria financiera, GE Capital.

Ese adelgazamiento continuó durante años mientras miles de millones de dólares en activos eran vendidos, y pasó un hito este verano cuando GE Capital fue retirada de la breve lista del gobierno de instituciones financieras consideradas “demasiado grandes para quebrar”.

Pero, en 2011, GE también abrió discretamente un centro de software en San Ramón, California, a 39 kilómetros al este de San Francisco, al otro lado de la bahía.

Hoy, uno de los proyectos más importantes de San Ramón es construir un sistema operativo para computadoras, pero a escala industrial; un Microsoft Windows o Google Android para fábricas y equipo industrial. El proyecto es esencial para el esfuerzo de GE para convertirse en lo que Immelt dice será una “de las 10 principales compañías de software” para 2020.

Los veteranos de Silicon Valley se muestran escépticos.

“GE está tratando de hacer esto a la manera en que lo hace una compañía grande, dedicando miles de personas y miles de millones de dólares a ello”, dijo Thomas M. Siebel, un emprendedor de tecnología que ahora es director ejecutivo de C3 IoT, una empresa emergente que ha trabajado para GE. “Pero no son personas de software”.

El complejo de San Ramón, que alberga a GE Digital, emplea ahora a mil 400 personas. Los edificios están diseñados para adaptarse a las costumbres laborales de libre albedrío de los desarrolladores de software: plantas abiertas, bancas para sentarse, pizarrones blancos, sofás para reuniones improvisadas, balcones que dan a los terrenos y áreas de cocina con bocadillos.

Por supuesto, muchas industrias ven amenazas digitales, sin embargo, el alcance del desafío es amplificado en GE, una compañía de 124 años de antigüedad y el fabricante más grande de Estados Unidos, con más de 300 mil empleados en todo el mundo.

Los empleados en toda la compañía han estado haciendo peregrinaciones a San Ramón para reuniones de información tecnológica, pero también para empaparse de la cultura. Sus órdenes son tratar de adaptar la magia digital y los hábitos acelerados de Silicon Valley al mundo de la manufactura industrial de GE.

El éxito o fracaso de GE en la próxima década, dice Immelt, depende de esta transformación. Le llama “probablemente lo más importante en que he trabajado en mi carrera”.

Aparentemente, no hay Plan B. “Es esto o la quiebra”, dijo.

1
El próximo campo de batalla


El internet industrial de GE (New York Times)

El avance de la tecnología digital -- principalmente sensores poco costosos, poderosas computadoras y software inteligente -- hacia el mundo industrial se ha puesto en marcha durante años bajo el disfraz del “internet de las cosas” (IoT, por su sigla en inglés), o “el internet industrial”.

Es el siguiente campo de batalla en tanto las compañías luchan por desarrollar el siguente software dominante que conecte a las máquinas.

Promete ser un mercado enorme para nuevos productos, un servicio mejorado y logros de eficiencia en industrias como la electricidad, el transporte y la atención médica. Para 2020, el mercado del internet industrial alcanzará los 225 mil millones de dólares, predijeron ejecutivos de GE en una reunión reciente con analistas.

Hasta ahora, una aplicación importante ha sido el mantenimiento preventivo. El software analiza los datos generados por una máquina para identificar las primeras señales de advertencia de que necesita reparación, antes de que se descomponga.

Los volúmenes de datos están explotando a medida que a las máquinas nuevas y viejas se les añaden sensores. Para 2020, GE estima que los datos que fluyan de sus máquinas en uso aumentarán en 100 veces.

Eso debería permitir un análisis mucho más detallado, dando a GE la posibilidad de vender a sus clientes no máquinas sino “resultados empresariales”, como ahorros de combustible. Immelt ve esto como un avance en la cadena alimentaria industrial.

Sin embargo, todo esto expone a GE a nueva competencia más allá de sus rivales tradicionales como Rockwell Automation, Siemens y United Technologies. Los gigantes tecnológicos, incluidos Amazon, Cisco, Google, IBM y Microsoft también tienen la vista puesta en el mercado del internet industrial, al igual que un grupo de empresas emergentes.

Hay precedentes de problemas en otras industrias, por supuesto. Google y Facebook transformaron los medios y la publicidad, Amazon redefinió las ventas minoristas, y Uber aplicó un modelo de negocios totalmente nuevo a los taxis, los cuales no habían cambiado mucho en generaciones.

“El verdadero peligro es que los datos y el análisis se vuelvan más valiosos que el propio equipo instalado”, dijo Karim R. Lakhani, profesor de la Escuela de Negocios de Harvard. “GE no tiene más opción que intentar hacerlo él mismo”.

1
Convirtiendo a los ingenieros


La nueva forma de hacer negocios de GE (New York Times)

Recientemente, GE ha atraído a ingenieros de software y científicos de datos de Amazon, Apple, Facebook y Google. Al principio, sin embargo, pasó apuros simplemente para hacer contrataciones. El año pasado, empezó a transmitir anuncios televisivos autocríticos, que presentaban a empleados jóvenes, con los cuales pretendía cerrar la brecha en imagen de la compañía de gigante industrial pero enano digital.

Hasta este año, Darren Haas no pensaba en GE, menos en trabajar ahí. Para él, GE significaba poco más que electrodomésticos de cocina y bombillas de luz. “No tenía idea”, dijo Haas.

Pero se sintió intrigado después de conocer a Harel Kodesh, un experto en computación móvil y de nube que encabezó equipos en Microsoft y VMware, fabricante de software para centros de datos. Hace menos de dos años, Kodesh se unió a GE, y ahora es director de tecnología de GE Digital.

Que alguien del calibre de Kodesh fuera un converso de GE atrajo la atención de Haas. Luego, Haas empezó a comprender el papel que el equipo de GE juega en toda la economía -- en el transporte, en hospitales -- “todo un mundo”, dijo. “Lo encontré realmente muy emocionante”.

La otra cosa que Haas, de 41 años de edad, encontró emocionante fue el gran desafío computacional que la compañía tiene por delante.

En mayo, llegó a GE desde Apple, donde era miembro del equipo fundador de Siri, la empresa emergente del asistente digital basado en voz que Apple adquirió en 2010. Cuando dejó Apple, Haas era jefe de ingeniería de nube, gestionando el motor computacional detrás de Siri, iTunes e iCloud.

En GE Digital, Haas tiene un título similar, jefe de ingeniería de nube en plataforma, pero en un escenario diferente. Describe su trabajo como la aplicación de la tecnología de software moderna --- aprendizaje de máquinas, inteligencia artificial y computación de nube -- al terreno industrial. “Tengo un trabajo hecho a mi medida”, dijo.

Haas está trabajando en la pieza central de la estrategia de software de GE, un producto llamado Predix. La evolución de este refleja las ambiciones de software de GE.

Predix empezó como poco más que una marca de software usada por GE para atender al equipo que vende. Alrededor de 2013, William Ruh, un ex ejecutivo de Cisco Systems incorporado para conjuntar el centro de software de San Ramón, empezó a ampliar Predix a otras empresas industriales de GE.

Pero eso pronto se sintió demasiado pequeño. El problema eran “los disruptores externos”, dijo Ruh. GE, señala Ruh, es la máxima compañía de activos enormes.

La otra amenaza era el creciente interés entre las compañías tecnológicas en tomar su experiencia en la conectividad en internet y tratar de aplicarla a las empresas industriales. Para adelantarse a esto, GE modificó Predix como un sistema operativo basado en la nube para aplicaciones industriales.

Kodesh encabeza ese esfuerzo.

Cuando se unió en 2011, Ruh no se hacía ilusiones de que hacer del software una fortaleza en una empresa de industria pesada fuera a ser fácil. En ese entonces, le dijo a Immelt que sería “una travesía de 10 años”, dijo. “Estamos a medio camino de esa travesía”.

Parte de eso es un esfuerzo para cambiar una cultura de ingeniería que se remonta a generaciones. “Si GE verdaderamente desea ser una compañía industrial-digital, no podemos estar separados aquí”, dijo Ruh de su división de software.

Las “herramientas y hábitos” digitales necesitan incrustarse “en la manera en que la gente realiza sus labores”, dijo.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos
El sueño es vital en la NFL
Swarovski quiere ser una firma tecnológica
Un pequeño bosque de una familia puede ayudar a salvar al planeta
Espiando los drones de Amazon
Esquizofrénicos en Venezuela, sin medicamentos y empeorando