New York Times Syndicate

En Kodak, aferrándose a un futuro más allá de la película fotográfica

Kodak, la que alguna vez fue la compañía líder en fotografía, salió de la bancarrota en 2013 vislumbrando un posible futuro en el desarrollo tecnológico. En laboratorios subterráneos un grupo de científicos investigan tintas de nanopartículas, sensores y pantallas táctiles que pudieran darle nuevas oportunidades a la empresa.
Quentin Hardy
03 abril 2015 21:42 Última actualización 04 abril 2015 5:0
kodak

Actualmente Kodak genera 2 mil millones de dólares en ventas, comparado con los 19 mil millones de dólares que tenía en 1990. (New York Times)

De los aproximadamente 200 edificios que alguna vez se ubicaban en el campus de 525 hectáreas del parque industrial Eastman Kodak en Rochester, Nueva York, 80 han sido demolidos y 59 más vendidos. Terry Taber, de lentes, 60 años de edad y leal empleado de Kodak por 34 años, aún trabaja en una de las estructuras restantes de la empresa, con escombros de las demoliciones a poca distancia de sus puertas.

Taber supervisa la investigación y desarrollo en Kodak. Muchas personas quizá se sorprendan de saber que Kodak siga en operación, mucho más de que emplee a alguien en la tarea prometedora de desarrollar nuevas ideas de tecnología. Pero si la compañía de películas fotográficas, que salió de la bancarrota en 2013, puede vislumbrar alguna luz en su futuro, probablemente Taber tiene algo que ver en ello.

En una madriguera de laboratorios subterráneos, algunos de los 300 científicos e ingenieros que trabajan para Taber están estudiando tintas maravillosas de nanopartículas, sensores baratos que puedan ser incrustados en empaques para indicar si la carne o las medicinas han caducado, y pantalla táctiles que pudieran hacer a los smartphones más baratos.

Gran parte de esto es viejo, remanentes de los días de gloria de la compañía. Pero el jefe de Taber espera que en alguna parte de esos proyectos pudiera haber una pepita de oro.

“Estoy hurgando en la historia de esta compañía en busca de sus tecnologías ocultas”, dijo Jeff Clarke, de 53 años de edad, quien se convirtió en director ejecutivo de Kodak el año pasado.

Clarke no se hace ilusiones de que Kodak pudiera llevar esas tecnologías al mercado por su cuenta; necesitará socios corporativos para hacer productos reales.

“Nunca podremos procesar el valor de nuestra propiedad intelectual con ventas con la marca Kodak”, dijo en una oficina en la misma torre desde donde George Eastman alguna vez dominaba su imperio tecnológico mundial.

¿Qué sucede después de que una compañía tecnología es dada por muerta pero la gente que queda detrás se niega a darse por vencida? En Kodak, la respuesta es cavar en lo profundo de un legado de innovación en la industria fotográfica y ver si talento remanente en óptica y química puede ser convertido en dinero nuevo en otras industrias.

1
 

 

Kodak. (NYT)


Alguna vez un nombre conocido tan grande en sus días como lo han sido Apple y Microsoft en las últimas generaciones, Kodak era parte de la vida cotidiana, su película fotográfica – vendida en una caja amarilla – registraba nacimientos, vacaciones, bodas. Y luego Kodak se convirtió en un relato aleccionador sobre lo que sucede cuando una compañía tecnológica es lenta al cambiar. Para Kodak, el advenimiento de la fotografía digital fue desastroso. Hoy, tiene 2 mil millones de dólares en ventas anuales, comparado con 19 mil millones de dólares que tenía en 1990 cuando reinaba la película fotográfica de consumo. Ahora tiene 8 mil empleados en todo el mundo; llegó a tener 145 mil en su apogeo.

Desde que salió de la bancarrota, la compañía ha atendido mayormente a mercados nicho de película fotográfica – sigue habiendo algunos directores intransigentes que se niegan a filmar digitalmente – y ofrece equipo para imprimir periódicos, empaques y demás. Gran parte de sus ingresos provienen de operaciones legado. Para el nuevo director ejecutivo de Kodak, junto con veteranos como Taber, la clave para sobrevivir está en su legado de investigación, miles de patentes y un grupo de científicos que están haciendo nuevos descubrimientos.

En el laboratorio de investigación, un láser imprime una malla de 256 unidades de cables de plata, más delgada que una tarjeta de crédito, en un segundo. Esa tecnología pudiera ser la base de un nuevo tipo de pantalla telefónica, más barata y más útil que la pantalla táctil. Es un trabajo del que Taber y su equipo de veteranos están claramente orgullosos.

“La gente me pregunta por qué sigo aquí”, dijo. “Es porque veo las posibilidades”.

1
 

 

Kodak


UN TRABAJO DE RESCATE

Clarke es impaciente. Llegó a Kodak hace un año y dice que le consternó que la compañía hubiera hecho tan poco por capitalizar el trabajo de sus científicos. La tecnología de Kodak para sensores de empaques, señaló, fue desarrollada hace años. Nadie imaginó qué hacer con ella.

Dejamos pasar oportunidades enormes”, dijo.
Kodak tiene una capitalización de mercado de unos 800 millones de dólares.

Clarke se crió en Hamilton, Nueva York, no lejos de Rochester, y obtuvo un título en economía de la Universidad Estatal de Nueva York en Geneseo.

Ha visto pasar a la industria a través de varios periodos de turbulencia. Clarke empezó en la Digital Equipment Corp., otro gigante tecnológico condenado a pasar por alto un gran cambio tecnológico, el auge de las PC de los años 90. DEC eventualmente se fusionó con Compaq Computer, un fabricante de PC, en 1998. Cuando Compaq luego se fusionó con Hewlett-Packard en 2002, Clarke, para entonces un gerente de finanzas bien considerado, fue una de las dos personas a cargo de la fusión y de deshacerse de 15 mil de los 145 mil empleados combinados.

La fusión creó años de disputas internas, pero ahorró 2 mil 500 millones de dólares y dio a HP una participación de mercado dominante en computadoras personales y servidores computacionales. A la espera de convertirse en director financiero de HP, Clarke dejó la compañía abruptamente en 2003, diciendo que estaba cansado de esperar el puesto. HP definió su salida como “mutuamente acordada y adecuada”.

Llegó a Kodak en marzo del año pasado, tras ser contactado por un buscador de talentos contratado por los grupos de capital privado que compraron la mayor parte de la deuda de Kodak.

Kodak reapareció en los mercados públicos en septiembre de 2013, aunque el grueso de la compañía sigue siendo propiedad de firmas de capital privado y de inversión.

1
 

 Jeff Clarke, director ejecutivo de Kodak

kodak


Con unos 750 millones de dólares en efectivo, una pérdida neta en 2014 de 114 millones de dólares y posiblemente más pérdidas este año, la compañía necesita encontrar socios que ayuden a desarrollar y vender lo que Clarke piensa puede ofrecer Kodak. Entre sus socios para negocios futuros está Bobst, una compañía suiza de mil 300 millones de dólares que produce maquinaria para fabricar cajas de cartón. Bobst está interesado en usar la tecnología de impresión digital de Kodak para personalizar empaques, dijo Jean-Pascal Bobst, el director ejecutivo. “Pudiera ser revolucionaria para las cajas de cartón corrugado”. Otros socios incluyen a una compañía de impresión en Utah y una compañía de maquinaria en Rochester que es propiedad de un refugiado de la antigua Kodak y está trabajando en las pantallas táctiles.

Mucha de la tecnología, como los sensores de empaques, existía dentro de Kodak mucho antes de que llegara Clarke. El verano pasado, Clarke creó una nueva división, Kodak Technology Solutions, para incubar más negocios.

“Tenemos tintas invisibles que la gente pudiera usar para combatir la piratería o las falsificaciones, sensores para empaques inteligentes, quizá cepas antimicrobianas para medicinas que usan plata”, dijo Eric-Yves Mahe, director de software de Kodak y jefe de Kodak Technology Solutions. “El desafío es sacudir a la gente”.

BAJAS PROBABILIDADES


Si se pasa mucho tiempo en Kodak, es evidente la gloria desaparecida de la compañía. Clarke enfatiza el poder que la historia aún le da a la marca Kodak. Pero las probabiliades están contra su tarea de rescate.
“La cuestión no está relacionada con la tecnología, es la competencia”, dijo Amer Tiwana, analista de CRT Capital Group. “La propiedad intelectual de Kodak parece ser ligeramente mejor, pero el riesgo es que sus competidores, ocho o 10 fuertes en cada mercado, los aniquilen en precio. Podrían nunca alcanzar la rentabilidad con lo nuevo”.

En 2013, Kodak vendió mil 100 patentes relacionadas con la captura de imágenes digitales a un grupo de 12 compañías, incluidas Apple, Samsung y fcbm por 527 millones de dólares. Kodak retuvo el mismo acceso a las patentes que los licitadores, si deseara competir en, digamos, fotografía una vez más. Y retuvo unas 7 mil patentes más, en gran medida conectadas a la química y física de crear imágenes.
Clarke dice que la cultura que George Eastman creó es un legado problemático.

En una reunión de 80 empleados en octubre, le preguntaron cuándo terminarían los más de 20 años de despidos de Kodak. “Mi respuesta, por supuesto, fue 'nunca’”, recordó Clarke. “Ninguna compañía puede decir que las cosas no van a cambiar”.

Algunas personas le agradecieron la franqueza, después de años de promesas de que este recorte sería el último. En diciembre, Clarke cumplió su palabra, con más reestructuración y despidos. En realidad, no hay signos de que los cambios vayan a dejar de ocurrir.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Lowe logró el bronce... pero lo recibió 8 años después
¿El secreto del auge turístico de Islandia? Una crisis financiera y una erupción volcánica
Refugiados descubren dos Estados Unidos: uno que odia, y uno que cura
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos
El sueño es vital en la NFL
Swarovski quiere ser una firma tecnológica